Policiales

Operativo Gringo

Banda de las flores: un policía federal seguirá preso

La Cámara Federal de Casación declaró el inadmisible el pedido de excarcelación presentado por la defensa. El uniformado fue apresado en octubre de 2016 con otras 15 personas entre las que se encuentran un periodista partidario de Central, un ex candidato a senador y un veterano asaltante


Un policía federal acusado de ser parte de la llamada “banda de las flores”, como se llamó a la organización que recibía marihuana por encomiendas y que fue desbaratada en octubre de 2016, seguirá detenido hasta el juicio oral luego de que la Cámara Federal de Casación declarara inadmisible el recurso interpuesto por su defensor. Se trata de Cristian Negrette, un integrante de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina en Rosario. Para el expediente, donde hay 15 procesados, el policía federal pasaba información a los narcos y era el chofer de un animador radial -que conducía un programa partidario de Central-, sindicado como el distribuidor de la banda y con vínculos con el clan Cantero.

En la resolución, de finales de junio pasado, los jueces de Casación Ana María Figueroa, Carlos Mahiques y Walter Magnone confirmaron las decisión del magistrado Marcelo Bailaque, a cargo del Juzgado Federal Nº 4, y del tribunal de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario para que Negrette continúe con prisión preventiva al considerar que, en caso de ser liberado, el acusado puede eludir la acción de la Justicia o entorpecer la investigación.

La causa

En octubre de 2016, un megaoperativo de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal de Rosario dejó un saldo de 15 detenidos (12 hombres y tres mujeres) en el marco de una investigación bautizada Gringo, en referencia al apodo de Mario Visconti, el sindicado jefe de esa organización que integraba la pesada canalla asesinado hace dos años, poco antes del procedimiento.

Según la investigación, las flores de marihuana (que cuestan mucho más que el cannabis prensado) eran enviadas desde Misiones a Rosario por encomienda. En los 27 allanamientos (23 en Rosario y 4 en la provincia de Misiones) secuestraron 70 kilos marihuana, 90 mil pesos, 800 gramos de cocaína, siete armas de fuego, precursores químicos y tres autos. Entre los detenidos cayó el policía antinarcóticos de la propia fuerza federal, Cristian Negrette, y el ex candidato a senador nacional Juan Javier Granelli por la Alianza Compromiso Federal en la localidad de Casilda, junto con su esposa.

En la misma causa también fue apresado un veterano cañero que trabajaba desde prisión. Se trata de Joel Pucheta, un recluso de Piñero acusado en 2014 de liderar una banda de asaltantes, y su esposa Jimena Villalba, cuya función era venderle marihuana a los contactos de su pareja, según la acusación.

Otro de los apresados fue Eduardo “Picu” Smolski, quien era conocido por conducir un espacio radial dedicado a Rosario Central. Picu, quien convivía con el ex policía federal, había quedado en el lugar del Gringo y era el encargado de pedir el cargamento vía encomienda. Después lo redistribuía a sus puntos de venta para comercializarla por delivery, siempre según la acusación.

En ese marco, el rol del uniformado federal era pasar información a los integrantes de la organización sobre las tareas de sus compañeros y hacer chofer de Picu, a la hora de distribuir la droga.

Apéndice

El expediente surgió como apéndice de la investigación Los Patrones, por la cual el 30 de noviembre de 2015 la Justicia federal realizó más de 40 allanamientos para desbaratar la operatoria narco de la banda Los Monos y a la vez desarticular a algunos de sus proveedores. Ocho meses después, en julio de 2016, la pesquisa siguió en la localidad misionera de Apóstoles, donde detuvieron al conductor de un camión y a sus dos acompañantes con 500 kilos de marihuana con destino a Santa Fe. En esa operación, la Fiscalía Federal N° 3 de Rosario, a cargo de Marcelo Degiovanni, decidió enfocarse en la pata rosarina y descubrió que en un primer momento el hombre de Rosario que llamaba para pedir la droga se hacía llamar Robertito, el cual resultó ser Visconti. Sin embargo, tras su asesinato en mayo de 2016, el mando pasó a Picu Smolski, uno de los rosarinos que cayó en el megaoperativo de octubre de ese año.

La única causa federal por drogas contra algunos de los integrantes de la organización criminal conocida como Los Monos, liderada por la familia Cantero, se inició en 2014 y derivó en un megaoperativo con más de 20 allanamientos y secuestro de 500 kilos de marihuana y algo de cocaína en noviembre del año siguiente.

En los últimos días de diciembre de 2015, el juez federal Marcelo Bailaque procesó a 23 personas por distintas figuras contempladas en la ley de drogas. Entre ellas a uno de los líderes de la banda, Ariel Máximo “Guille” Cantero, de 29 años; a su lugarteniente Jorge Emanuel Chamorro, de 28, y a las parejas de ambos, Vanesa Jaquelina Barrios, de 33, junto a Jésica Ayelén Lloan, de 25.

Según la investigación federal, ambos eran las cabezas de una organización dedicada al tráfico de estupefacientes desde la cárcel de Piñero, donde entonces cumplían prisión preventiva por los delitos achacados en los tribunales ordinarios. Hoy ambos están alojados en penales federales fuera de la provincia de Santa Fe.

Los fiscales de Los Patrones pidieron a principios de este año su elevación a juicio oral, cuya fecha aún no fue dispuesta.

En el expediente hay 32 acusados por producción, transporte y tráfico de estupefacientes, entre ellos la madre de Guille Cantero, Patricia Celestina Contreras, de 51 años, quien también será juzgada por primera vez por narcotráfico.

Cantero y Chamorro fueron condenados en abril pasado por la Justicia provincial a 22 y 12 años de prisión respectivamente como integrantes de una asociación ilícita y por hechos de homicidios, en el juicio que la Justicia provincial le siguió a la banda.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios