Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Bambucicleta, un invento muy rosarino

Por Hugo Lucero. Nicolás Masuelli es el fabricante y vende sus bicicletas en el exterior.

Un joven rosarino fabrica en forma artesanal bicicletas con cañas de bambú, una gramínea flexible muy resistente que en el ámbito de la construcción denominan “acero vegetal”, y las vende a selectos clientes de Estados Unidos y Europa.

El diseñador de la bambucicleta es Nicolás Masuelli, de 29 años, estudiante del 4ª Año dela Carrerade Ingeniería Industrial dela Universidad Nacionalde Rosario (UNR) y apasionado de la aeronáutica y la ecología.

La bambucicleta, ideada hace seis años, ya fue aprobada por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). “Salvo la parte donde asientan las ruedas, los cambios y pedales, que son metálicos, el resto de la estructura de la bicicleta es de caña de bambú, más un agregado de fibra de vidrio y resina epoxi”, dijo Masuelli.

La idea apunta a universalizar el uso social del rodado, que por ahora, Masuelli fabrica en forma artesanal en un galpón de la localidad de Alvear.

“El proyecto de la bambucicleta surgió luego de que desarrollara un rodado convencional para hacer biciturismo. Yo venía estudiando a la caña de bambú como material para la construcción y el cuidado del medioambiente”, contó.

Masuelli contó que tras investigar y recopilar numerosos documentos, pudo llegar a un ingeniero oriundo de Eslovaquia que “había diseñado el cuadro de una mountain bike con caña de bambú, y en las uniones utilizó fibra de carbono”.

Para Masuelli, esa resultó su “fuente de inspiración”, que resultó en el primer prototipo terminado en 2007.

Dos años después, Masuelli intentó darle un enfoque más comercial y formó una sociedad con Leonardo Pelegrin, Hernán Nicci y Néstor Fasola.

En el galpón de Alvear se están fabricando unas 10 bicicletas por mes, pero “debido a la creciente demanda, estamos cambiando algunas técnicas para sistematizar el proceso”, explicó.

Enla Argentina“por ahora parece que no hay demasiado mercado, pero sí lo hay en países más desarrollados y con fuerte conciencia ecológica. Por ejemplo, hemos vendido a clientes que viven en California y San Francisco, y en países como Bélgica, Holanda e Inglaterra”, indicó Masuelli.

Comentarios