Policiales

Dejaron nota amenazante

Balearon comedor de la UNR: “Desde el lunes todo el barrio come acá, si no se pudre todo”

Sobre el mensaje que dejaron pegado en la persiana, Bartolacci aclaró que “no fue una amenaza”. “En todo caso es un mensaje y no lo tomamos como algo en particular hacia la universidad”, sostuvo.


Este domingo en horas de la madrugada balearon uno de los comedores de la Universidad Nacional de Rosario ubicado en Berutti y Riobamba. De acuerdo a los datos brindados por personal policial, desconocidos abrieron fuego contra el comedor universitario ubicado en Berutti y Riobamba. Personal de la Policía de Investigaciones constató cinco impactos de bala sobre el frente del comedor y una nota amenazante pegada sobre una persiana. Según la información policial, el texto rezaba: “Desde el lunes todo el barrio va a comer, acá cueste lo que cueste, sino se pudre todo, no se salva nadie”. Al respecto, el rector Franco Bartolacci dijo que los disparos fueron notificados por personal de seguridad que trabaja en el predio. “Hay sistema de videovigilancia en la esquina, entiendo que hay registro de la situación y ya está la PDI buscando esclarecer el hecho”, detalló.

Tras el ataque, personal policial entrevistó al encargado del comedor universitario, quien manifestó que nunca habían sufrido amenazas y desconocía las causas.

Este lunes, el recto de la UNR, Franco Bartolacci desayunó con su equipo en ese predio. “Avanzamos con un dispositivo para poner en marcha, hemos generado las acciones para que empiece hoy. Al mismo tiempo, transmitimos que el comedor universitario sigue funcionando. El mensaje es muy importante, en estas situaciones la violencia no gana ni amedrenta y no lesiona ninguna de nuestras prácticas habituales”, sostuvo en Cada Día (El Tres).

Bartolacci señaló que los disparos fueron notificados por personal de seguridad que trabaja en el predio. “Hay sistema de videovigilancia en la esquina, entiendo que hay registro de la situación y ya está la PDI buscando esclarecer el hecho”, detalló.

Sobre el mensaje que dejaron pegado en la persiana, también aclaró que “no fue una amenaza”. “En todo caso es un mensaje y no lo tomamos como algo en particular hacia la universidad”, sostuvo.

“Durante todo el año pasado tuvimos una unidad móvil en la puerta que decidimos enfrentar con presupuesto propio. Con la asunción de las nuevas autoridades, empezamos a trabajar en un nuevo dispositivo con el objetivo de garantizar mejores condiciones de habitabilidad y seguridad para quienes trabajan y estudian en nuestros predios”, concluyó.

Comentarios