Ciudad

Fiestas tranqui

Balance municipal: la misma cantidad de incidentes que cualquier fin de semana

Salud sólo atendió tres lesionados por pirotecnia, y 10 heridos por armas de fuego y blancas. Los rosarinos se congregaron en espacios públicos con buen índice de convivencia. Los funcionarios resaltaron medidas preventivas, de educación y seguridad. No hubo control de narcolemia


La Municipalidad de Rosario trazó este martes un buen balance del paso de año: informó de apenas tres heridos por uso de pirotecnia y destacó que el resto de los incidentes, en número, no superó la media de cualquier fin de semana. También se atendió a 10 personas por heridas de arma de fuego y blanca. Los operativos de prevención y seguridad especiales comenzaron en la tarde del miércoles pasado y culminaron en la madrugada del primer día de 2019.

El resumen de las consecuencias de los festejos estuvo a cargo de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana y de su par de Salud. Ambas áreas aprovecharon para adjudicar la baja siniestralidad a las tareas preventivas y de educación en torno a la convivencia urbana. Recordaron que se montaron operativos junto a la Unidad Regional II de la Policía santafesina en varios puntos que se prevén de alta concentración de gente en la ciudad para las fiestas de fin de año.

El secretario de Control, Guillermo Turrin, confirmó que durante la noche del lunes hubo 250 intervenciones en el tránsito con el saldo de 13 remisiones al corralón municipal. De ese total, 10 fueron por test de alcoholemia positivos, y el resto por irregularidades en documentación y elementos de seguridad.

Sin drogas a la vista

No se hicieron controles de narcolemia, explicó el funcionario, porque el médico que estuvo en los procedimientos no lo juzgó necesario.

Los controles comenzaron a reforzarse en la tarde del miércoles pasado. Desde entonces, hubo 832 acciones con un registro total de 92 remisiones vehiculares. De ellas, 36 se debieron a alcoholemia, con un máximo de 1.68 gramos de alcohol por litro de sangre en uno de los conductores. Una sola fue por narcolemia: se detectó consumo de cocaína.

“Venimos trabajando fuertemente toda la semana para mejorar los índices, que sin bien vienen bajando, nos empujan a seguir nuestras tareas día a día”, señaló Turrin. El secretario aseguró que este año “hubo mucha gente en los espacios públicos, sobre todo en la costa central, gente que se reúne con tranquilidad, que disfruta respetando las normas a pesar de que se produzca una mayor flexibilización de los horarios”.

Rosario, al contrario de otras ciudades, no tiene normativa que prohíba las concentraciones públicas festivas, recordó el funcionario. “Desde bulevar Oroño hasta Presidente Roca por el río se congregaron unas 3 mil personas. También hubo otra gran concentración en la plaza Buratovich. En ningún caso se registraron problemas, no hubo corte de calles ni desvíos del transporte público. La gente se apropia cada vez más del espacio público”, se entusiasmó el titular del área de Control.

Agregó que apenas se recibieron 20 llamados de vecinos con quejas por ruidos molestos de sus prójimos. Es la cifra promedio de cualquier fin de semana, comparó.

Turrin y su par de Salud, Caruana, resumieron los datos de esta última fiesta en la ciudad durante una conferencia de prensa en la sede de la cartera sanitaria.

Tres por pirotecnia, de los alrededores

Caruana confirmó que sólo hubo tres personas atendidas, en los efectores públicos, con lesiones leves por manipulación de fuegos de artificio. Dos de ellas son oriundas de Villa Gobernador Gálvez y la restante, de Granadero Baigorria. “Es muy importante destacar que se evidencia mayor responsabilidad de la gente en relación a los peligros de estos productos y, sobre todo, una baja en el uso de pirotecnia evidente”, indicó.

Armas de fuego y blancas

Claro que hubo otros incidentes: el secretario de Salud añadió que se asistió a 10 personas por heridas de arma de fuego y a 21 por lesiones de arma blanca. Y se contaron unos 25 incidentes en vía pública.

“Este 2019 fue más tranquilo que otros años, no hubo ninguna situación de complejidad, tuvimos un movimiento similar a un fin de semana cualquiera, teniendo en cuenta la gran presencia de gente y el movimiento que hubo, el saldo es positivo”, manifestó el funcionario municipal.

 

La primera beba del año

El primer nacimiento en Rosario tuvo lugar en la Maternidad Martin a las 0 de este 1 de enero. Se trata de Paz, una niña que pesó 3.065 kilos. A su mamá, Adriana, se le practicó una cesárea; ambas están en perfecto estado de salud.

Cabe señalar que el embarazo fue atendido en el Centro de Salud Dra. Débora Ferrandini, ubicado al lado del Centro Municipal de Distrito Noroeste Olga y Leticia Cossettini, en Provincias Unidas 150 bis y también monitoreado en la Maternidad Martin de Rosario.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios