Ciudad, Edición Impresa

Tarifazo

Bajó el consumo de electricidad y el comercio redobla el alerta

En marzo se registró una baja del 11% con relación al mismo mes del año anterior y lo vinculan con el fuerte incremento.


En Rosario y demás departamentos de la provincia el consumo de energía en comercios, industrias y residencias, registró en marzo una baja del 11 por ciento con relación al mismo período del año anterior, según un estudio realizado por la Fundación Para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec) y ratificado, de manera parcial, por la Empresa Provincial de la Energía (EPE). Los números precisados por la organización, que están en concordancia con el resto del país, se conocieron luego de que se registrara en febrero pasado una cifra récord en el gasto de electricidad por los usuarios santafesinos, que alcanzó los 2.332 megavatios.

Desde la EPE indicaron que la merma fue del 8,20 por ciento y consideraron que la variación no se debe únicamente a los aumentos que impactaron de manera notoria en las boletas en los últimos dos bimestres. “Hay que tener en cuenta varios factores, como que la temperatura media en marzo de 2015 fue de 22,3º, mientras que durante el mismo mes de este año fue de 21,5º”, dijeron voceros de la firma prestadora del suministro.

Lo cierto es que los ya conocidos como “tarifazos” afectan de lleno en las actividades comerciales e industriales, como también en las viviendas particulares. Sólo por citar un ejemplo, un local del rubro almacén, cuyo alquiler es de 15 mil pesos, pagó el último bimestre del año pasado cerca de 1.800 pesos de luz, mientras que en marzo de este año la liquidación de la temida factura por el servicio energético fue de casi 8.000 pesos.

Es decir, más de la mitad del pago de locación del inmueble.

Una situación similar se da en las casas residenciales: en un departamento de dos dormitorios, con un alquiler que ronda los 4 mil pesos, la tarifa de la EPE subió de 350 pesos (el último bimestre de 2015) a 1.500 en marzo pasado.

Quejas y temor

La Asociación Empresaria de Rosario (AER) emitió ayer un comunicado a través del cual expresó su preocupación sobre los altos costos de luz que deben afrontar pequeños y medianos comerciantes.

Desde AER consideraron que la decisión del gobierno nacional de actualizar desmesuradamente las tarifas ha provocado en pequeñas unidades de negocios la imposibilidad de afrontar el pago, lo cual, además, puede generar en algunos casos el cierre del comercio con la consecuente pérdida de puestos de trabajo.

“Si bien entendemos el origen de los aumentos apelamos a que desde nuestra gobernación provincial se adopten medidas para amortiguar tan desmedido aumento, se establezca una mesa de diálogo y se sume al sector empresarial a elevar el correspondiente reclamo ante el gobierno nacional”, dijo Ricardo Diab, presidente de AER, en diálogo con El Ciudadano.

Desde la EPE admitieron que la suba impacta en la actividad económica pero sostuvieron que “fueron muchos años de tener un subsidio que ya no está más y la conciencia en los usuarios se va a tomar a medida que lleguen las facturas”.

La Asociación Empleados de Comercio, por su parte, también expresó su preocupación por los aumentos. Silvana Crocci, secretaria gremial, le dijo a este diario que “nuestros afiliados nos manifiestan que les llega en sus casas la luz con un aumento del 100 por ciento, por eso lo que pedimos es aunar fuerzas y hacer una presentación junto al gobernador y la intendenta y elevar el pedido a nivel nacional”.

“No vemos alterada hasta el momento la actividad comercial, pero esta semana hemos tenido una reunión con pequeños comerciantes de la ciudad por la quita de subsidios en luz y gas, a lo que hay que sumar alquileres. Creemos que debemos juntarnos todas las organizaciones de la provincia junto con el arco político y pedir que vuelvan para atrás con el tema de los subsidios”, expresó la dirigente gremial.

Para Sergio Ricupero, titular de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA), uno de los sectoresque se manifestaron más afectados por la quita de subsidios a la luz y el gas, sentenció: “Estas políticas que llevan al pago exorbitante de alquileres y aumentos desproporcionados de luz van en desmedro de las medianas y pequeñas empresas, que terminarán cerrando sus puertas y dejando en la calle a los trabajadores que tenían contratados”.

El secretario general de Gastronómicos insistió con que la política actual va a “fundir” a todos los empresarios chicos. En ese sentido, recordó que “un negocio en Capital Federal pagaba antes de la quita del subsidio 300 pesos y ahora paga 600, pero acá en Rosario pasaron de abonar 1.500 a 6 mil, 7 mil y hasta 8 mil pesos, y se trata de lugares que absorben a trabajadores que se verán afectados si no se hace algo de manera urgente para revertir la situación”.

La industria aún espera

Sobre el impacto de la suba tarifaria de energía en la actividad productiva a gran escala, el titular de la Federación Industrial de Santa Fe (Fisfe), Guillermo Moretti, recordó que “hay un estudio realizado a nivel nacional que muestra que hoy una empresa electrointensiva, que consume más de 300 mil kilovatios, es directamente inviable”.

Moretti señaló que el sector industrial espera respuestas del gobierno nacional al pedido planteado por el gobernador Miguel Lifschitz para que la quita de subsidios se haga en forma escalonada y que se financien los pagos para morigerar los aumentos.

Integrantes de Fisfe viajarán a Buenos Aires la semana próxima para reunirse con representantes de Energía Argentina Sociedad Anónima (Enarsa) por la quita de subsidios al gas.

Comentarios