Ciudad, Coronavirus

20 de Junio

Bajo asedio: festejo distanciado, marcado por la pandemia, el fuego en las islas y el caso Vicentin

El acto sumó a las particularidades del coronavirus, que acotaron el festejo a unos pocos para darle protagonismo a las pantallas, el recuerdo de Belgrano para iluminar los temas candentes de provincia y ciudad. El presidente habló de utopías y los mandatarios locales llamaron a la unidad

Prensa Municipalidad de Rosario

Con distancia, barbijos y sin desfile este sábado se celebró el tradicional acto para recordar a Manuel Belgrano. El bicentenario de la muerte del creador de la Bandera fue atravesado por la pandemia y los preparativos de grandes festejos fueron reemplazados por un acto modesto y a distancia, donde predominaron las pantallas.

El presidente Alberto Fernández, quien desde febrero había prometido participar del acto, debió suspender el viaje por recomendación de los médicos y lo presidió desde Olivos en forma remota. La nueva normalidad ganó protagonismo y, a través de una videoconferencia el mandatario habló con niñas y niños de 4° grado de todo el país quienes desde sus casas prometieron lealtad a la Bandera.

“En este tiempo singular de la Argentina asediada por la pandemia, y por un país castigado por la desigualdad y por el olvido al que han sido condenados millones de argentinos, Belgrano me inspira a pensar que los argentinos podemos hacer la utopía de un país mejor”, dijo el mandatario desde la residencia de Olivos, junto a integrantes del gabinete nacional y la primera dama, Fabiola Yáñez.

Desde Rosario, el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, la vicegobernadora Alejandra Rodenas, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, la presidenta del Concejo Municipal, María Eugenia Schmuck, y otras autoridades locales esperaban su turno en el propileo del Monumento.

El barbijo, el cambio de micrófonos antes del discurso de cada mandatario, y la distancia formaron parte de un acto donde el frío del inminente invierno se mezclaba con el humo de las quemas de las islas. La virtualidad fue la vedette de la mañana. No sólo en la conexión con Olivos, sino en la transmisión de videos editados para entonar el Himno Nacional y las marchas alusivas dando cuenta que cada intérprete respetaba la cuarentena.

Los discursos de cada mandatario hicieron una esperada alusión a la pandemia y, apoyándose en las virtudes del prócer, hicieron énfasis en la importancia de la unión del país. Los temas candentes como el conflicto por la intervención en Vicentin, los incendios en las islas entrerrianas o la crisis terminal del transporte público no estuvieron presentes, al menos en forma directa.

Alberto pareció referir al constante golpeteo de los medios concentrados contra la cuarentena y el rescate estatal a Vicentin, los que a su vez aglutinan a un sector de la oposición cuyos valores estarían contrapuestos con los del gobierno nacional y del propio Belgrano: “Murió con solo 50 años hundido en la pobreza y, si uno mirara hoy en día los conceptos de éxito, Belgrano no fue exitoso porque en el presente eso significa tener fortunas, pero la historia no hace exitosos a esos hombres, sino a los que como Belgrano dedicaron una vida en pos de la libertad de su pueblo”.

Después del discurso y ante las preguntas de la prensa, Perotti hizo referencia explícita a Vicentin y su propuesta, conocida en la noche de este viernes, de intervenir la firma sin expropiarla, y mencionó el fantasma de extranjerización, el asedio latente ante la virtual quiebra de la firma: “Entendemos y sentimos que podemos trabajar con todos los interesados en conformar una sociedad mixta. Yo me enamoro de que una bandera argentina esté flameando en el complejo agroexportador y oleaginoso más importante del mundo. Vamos a poner todas las energías en ese objetivo concreto”.

Perotti: “Queremos rescatar Vicentin para que sea una compañía mixta, y no se expropie”

Por su parte, el intendente habló de temas locales como otro asedio, la quema en las islas en medio de la pandemia. Mientras en la ciudad de Avellaneda y en otros puntos del país comenzaban los preparativos para respaldar a los empresarios que están bajo la mira de la Justicia penal, mencionó: “Ayer un historiador me dijo que cuando falleció Belgrano había enfrentamientos internos y no se realizó el velorio hasta el año siguiente; de la misma manera, el año que viene realizaremos el acto que queríamos hoy”, en homenaje a Belgrano.

Vigentes

El recuerdo de la vieja normalidad llegó al acto de la mano de un grupo de personas que desde el ingreso al Monumento pedían justicia por la muerte de Carlos Orellano, el joven que fue hallado sin vida en el río a la altura de la Fluvial, dos días después de ir al boliche Ming River.

Antes de iniciar el acto, y apenas llegaron las primeras autoridades, el padre de Orellano le acercó al intendente Javkin y al ministro de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos, Esteban Borgonovo, una carta firmada por familiares de víctimas donde piden la intervención de la Justicia de Santa Fe para reformar el sistema y elegir jueces de la misma forma que se eligen legisladores. “En el día de la bandera la injusticia nos manda a manifestarnos en vez de festejarlo. Otros años hemos venido a desfilar y está vez tenemos que venir para pedir justicia. Nuestra bandera se ve denigrada. No hay país ni bandera sin justicia”, le dijo el padre de Orellano al intendente Pablo Javkin.

Justicia por Bocacha: la familia Orellano pide la intervención de la Justicia Provincial

El cuerpo de Bocacha Orellano, como le decían sus amigos, fue encontrado el miércoles 26 de febrero. Un día antes de la visita del presidente Alberto Fernández por la conmemoración del primer izamiento de la bandera. Ese jueves 27 el mandatario se reunió con el padre y la madre de Orellano antes del acto oficial y en su discurso prometió “dar las batallas que tenemos que dar porque los criminales no tienen derecho a adueñarse de la vida de los argentinos”. Además, Fernández había convocado a los santafesinos y santafesinas para que el 20 de junio “salgan a la calle” y “demuestren al crimen” que “somos muchos más los que no les tenemos miedo”.

La pandemia llegó para cambiarlo todo. No hubo masividad, ni calle. Pero el reclamo y el pedido de justicia siguieron vigentes.

Edgardo Orellano le entregó le petitorio a Borgonovo y Javkin. Foto: Pablo Soria.

 

Quienes también se manifestaron fue un grupo de personas lideradas por una pastoral, que con pañuelos celestes gritaban en “favor de la vida”. Lo hicieron durante el discurso de Perotti, quizás para recordarle cuando como senador se abstuvo de votar en favor del proyecto de interrupción legal del embarazo. Y también, desafortunadamente, golpearon los bombos durante la representación de la creación de la Bandera que hicieron un actor y una actriz de Rosario que, lejos de banderas religiosas o políticas, sólo hacían su trabajo.

La celebración del 20 de Junio, que años atrás llegó a ser una fiesta popular, donde niños, niñas y adultos de todas las edades se reunían en el Monumento para festejar, ver el desfile de los ex combatientes de Malvinas, llevar la bandera más larga del mundo, o degustar un asado a la estaca parece una postal de otra época. El macrismo inauguró las vallas que, por motivos bien diferenciados, anticipaban sin saberlo un distanciamiento social que terminó con la fiesta popular en Rosario, al menos hasta nuevo aviso.

Una utopía

Desde Olivos, Fernández encabezó el acto que tuvo continuidad en el Monumento a la Bandera. El presidente tomó juramento a niñas y niños de todo el país, a miembros de las Fuerzas Armadas y luego destacó la figura de Belgrano a quien tomó como inspiración para “hacer la utopía de un país mejor”.

“La pandemia no nos deja estar cerca, estamos a la distancia, cada uno en un lugar distinto”, dijo Fernández sobre la modalidad que adoptó el acto para respetar el distanciamiento recomendado por sus médicos en el contexto de los numerosos contagios de coronavirus entre dirigentes políticos y el aumento de casos positivos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba).

Al inicio del acto, el mandatario agradeció a Celina, una alumna de 4° grado de la provincia de Neuquén. La nena, que participó en forma remota, le había enviado un tuit para pedirle que el 20 de junio “no sea atrapado por la soledad de la pandemia”, y que pudieran cumplir con la tradicional promesa.

“Encontramos este modo. Chicos y chicas de todo el país reunidos en teleconferencia y que puedan cumplir el deseo de Celina”, dijo Fernández, quien nombró a cada uno de los 31 alumnos y alumnas para luego tomarles juramento. También lo hizo con miembros de las Fuerzas Armadas, quienes participaron de la videoconferencia desde el Ministerio de Defensa.

En el Día de la Bandera, Fernández dijo que Belgrano “inspira a hacer la utopía de un país mejor”

De instituciones y relaciones

“Seguramente este acto será recordado por la manera en el que se está desarrollando”, dijo el gobernador Omar Perotti. En su discurso habló de la pandemia, destacó el trabajo conjunto con los municipios y comunas de la provincia y con el gobierno nacional, y llamó a institucionalizar esa relación. Agradeció a las y los santafesinos por el cumplimiento de las normas y por la responsabilidad, y pidió unión entre argentinos y argentinas.

Perotti mencionó el estudio y el trabajo como dos valores que para Belgrano significaban “grandes generadores de riqueza”. Haciendo referencia a la pandemia, el gobernador destacó la importancia de invertir en el conocimiento, en la ciencia y la educación, además de darle un lugar institucional a esos conocimientos para podar prevenir.

“En la Argentina, la salud y el trabajo se fueron degradando hasta dejaron de tener ministerios. En nuestra provincia la educación nunca tuvo el nivel de conectividad imprescindible para que pudiera estar al alcance de todos. La pandemia nos mostró esta injusticia en la cara cuando tuvimos que mandar a todos nuestros hijos a estudiar a nuestras casas”, mencionó Perotti.

Foto: Pablo Soria.

El gobernador celebró el trabajo conjunto hecho en la provincia para dar respuestas a la pandemia. “Hemos hecho un enorme esfuerzo del que tenemos que aprender. Pudimos trabajar con los 365 intendentes y presidentes comunales de toda la provincia. Supimos poner por delante las necesidades de nuestra gente en cada lugar, en cada pueblo, en cada municipio, en cada departamento, por encima de cualquier diferencia política, ideológica o social. Sería inteligente de nuestra parte institucionalizar esa relación. Estaríamos siguiendo un consejo de Belgrano: educarnos”, señaló.

El gobernador agradeció a la población por la solidaridad y la responsabilidad con las que acompañaron las decisiones del Ejecutivo provincial. “Sé que todos cedieron libertades, tienen angustia, temor e incertidumbre. Sé que la pandemia es más que el virus. Que nos afecta a todos social, cultural, psicológica y económicamente. Vamos a tener por delante la enorme tarea de reconstruir la provincia después del Covid-19. Es una tarea de todos y cada uno de los santafesinos y santafesinas. Hay que hacerla en unidad. Belgrano encarna nuestra primera utopía educativa. Nuestro sueño es una sociedad más justa, más sabia, sana, en paz y sin pobreza. Que sea esta nuestra bandera”, cerró.

Perotti sobre la bandera en su día: “Hoy la queremos más viva y alta que nunca”

Ciudad de unión

Por su parte, el intendente Pablo Javkin se sumó al reconocimiento de los valores del prócer. “Hace 200 años se fue un hombre que encarnó el fervor de la revolución cuando fue preciso y la calma de la paz cuando hizo falta. Enarboló una idea y una palabra que nos hace falta: unión. La hizo su bandera y nos la regaló a todos”, señaló Javkin.

El mandatario destacó la importancia de la educación, uno de los valores de Belgrano, y dijo que el izamiento de la bandera fue para los rosarinos y rosarinas símbolo de la fundación de la ciudad. “Rosario es una ciudad de gente buena y trabajadora que se brinda a la nación con la fuerza del trabajo y el talento de su gente. La cuidan la bandera, la libertad y la independencia. Rosario es una ciudad de unión”, agregó.

El intendente reconoció a María Catalina Echevarría, la hacedora de la primera bandera. Luego se refirió a la pandemia: “Atravesamos días difíciles, todos y todas recordaremos este 20 de junio como el de la incertidumbre, la boca cubierta y la distancia social. Belgrano amaba la ciencia y hoy recurrimos a ella en búsqueda de un nuevo mañana. Me enorgullece que estemos cumpliendo ese mandato”.

El legado de Belgrano: “200 años más tarde, estamos más juntos que nunca”

Comentarios