Edición Impresa, Política

Baigorria: crece polémica por incidente en el Concejo

Annunziata, secretario del cuerpo, espera “avances en la investigación” tras el cruce con el edil Gómez.

“La polémica desatada alrededor del libro de notificaciones no está terminada. En los próximos días es probable que haya novedades políticas en torno a este tema. También esperamos que la Justicia avance en la investigación”. Guillermo Annunziata, secretario del Concejo municipal de la vecina localidad de Granadero Baigorria, denunció días atrás en los Tribunales de Rosario la sustracción del libro donde se notifican las novedades entre el cuerpo deliberante y la Municipalidad. El libro en cuestión faltó de la Secretaría del Concejo y en la sesión del miércoles 21 de abril el edil Walter Gómez lo exhibió en sus manos con el propósito de denunciar supuestas “irregularidades” porque “no estaba debidamente completado”. Lo cual desató un escándalo político.

“Presenté una denuncia penal en la fiscalía de turno para que la Justicia investigue por qué el libro apareció en manos del concejal Gómez”, recordó Annunziata en una entrevista con El Ciudadano.

“Antes de la sesión, Gómez dio una conferencia de prensa para presentar una denuncia por supuestas irregularidades en el manejo del registro. Luego, durante la sesión nos acusó, entre otras cosas, por falsificación de documento”, agregó el funcionario del Concejo de la ciudad de Baigorria.

Annunziata comentó que, después de una semana de faltar de la Secretaría del cuerpo, el libro en cuestión fue exhibido por el concejal Gómez luego de que le pidiera a su asistente que se lo alcance. “Hizo un discurso político responsabilizando de lo ocurrido a mí y a la presidenta del Concejo (Érika Gonnet, del Frente para la Victoria) pero no pidió que se creara una comisión investigadora para que se aclare qué había pasado con el libro”, relató el secretario del Concejo de Baigorria.

“Fue sacado del edificio”

“Además hay que decir que por refacciones, las sesiones se están haciendo en la Casa de la Cultura, que está a varias cuadras del Concejo, con lo cual el libro fue sacado del edificio”, señaló Annunziata, y explicó: “En el reglamento interno del Concejo dice con claridad que ningún concejal puede retirar el libro sin permiso”.

En 2007, el justicialista Walter Gómez fue como candidato a primer concejal por la lista del Frente para la Victoria, que llevó a la intendencia a Alejandro Ramos. Después de un año, Gómez saltó de vereda y hoy es uno de los más duros opositores a la gestión de Ramos. Algo que la oposición a nivel nacional suele denominar como “borocotización”.

El Concejo de Baigorria está conformado por seis ediles: cuatro del justicialismo y dos del Frente Progresista, aunque Gómez ahora vota con la oposición, dividiendo al cuerpo legislativo en dos partes iguales, lo que complica la sanción de ordenanzas.

“La jugada de Gómez es un tiro por elevación a su archienemigo, el intendente Ramos. En los próximos días el Partido Justicialista de Granadero Baigorria emitirá un duro documento contra el proceder de Gómez. Esperamos que la Justicia avance en la investigación para saber quién sustrajo el libro de notificaciones del Concejo”, dijo el funcionario del Concejo.

“Y si el tema no avanza también en el terreno político, quedará como un papelón del concejal Gómez”, consideró Annunziata en diálogo con este diario.

Por otra parte, el secretario del Concejo Deliberante baigorrense indicó que el libro donde se registraban la remisión de ordenanzas, resoluciones, minutas de comunicación, decretos y declaraciones enviadas desde el Concejo al Departamento Ejecutivo “dejó de utilizarse desde el 31 de diciembre del año pasado”. En este sentido, el concejal Gómez planteó que de ser así, igual no fue anunciado en el Concejo.

Annunziata, en tanto, sostuvo que “no hay ningún reglamento ni nada que diga que tal determinación debe ser informada en las sesiones del Concejo”.

“Se tomó esa decisión porque era redundante, ya que de cada nota remitida del Concejo al municipio hay dos copias firmadas y selladas. Una copia original queda en la Intendencia y otra duplicada queda archivada en el Concejo”, detalló el funcionario del parlamento local de Baigorria, para luego ampliar: “Lo que se hacía era transcribir a mano en este libro lo que decía la nota, que después había que firmar y poner el mismo sello. Era un doble trámite innecesario”.

Comentarios