Ciudad, Edición Impresa

Sobre ruedas

Avispas italianas rodaron por las calles de Rosario

La Vespa cumplió 70 años y los amantes de la legendaria motoneta italiana participaron de una muestra en el Museo de la Ciudad, con caravana, exhibición y charlas de especialistas del modelo que hizo historia y persiste casi igual.


En el 70º aniversario de la clásica motoneta italiana, se realizó ayer en el Museo de la Ciudad, ubicado en bulevar Oroño 2300, una caravana, exhibición y charlas de especialistas y fanáticos de este modelo que hizo historia. El encuentro fue organizado por la Municipalidad, el consulado general de Italia y el Rosario Vespa Club, que reunió a muchos apasionados y compartieron historias de esta protagonista de las urbes del mundo.

El recorrido comenzó ayer a las 12.30 en el Museo de la Ciudad, luego hicieron una parada en el Monumento a la Bandera, fueron hacia Costa Alta, en el norte del balneario La Florida y desde allí volvieron al museo para comenzar los festejos.

Salvador Ruiz es uno de los integrantes del Rosario Vespa Club y describió a El Ciudadano que hicieron una caravana bordeando la costanera, y almorzaron en los carritos de comida de La Florida antes de pegar la vuelta: el resultado fue un improvisado museo ambulante que sorprendió a los transeúntes, que pudieron contemplar motonetas de distintas épocas, estacionadas todas juntas.

“Soy integrante del Rosario Vespa Club desde que se fundó, el 27 de noviembre de 1989, y hoy reúne a más de 50 socios. Uno de los fundadores ya no está más con nosotros”, especificó el amante de la Vespa. Ruiz contó que realizó varios viajes con su moto: cruzó a Paraguay, Chile, Brasil y llegó hasta La Quiaca. Contó que todos los años, siempre en noviembre, se hace un encuentro nacional de Vespa y le toca a un club diferente. Los pasados transcurrieron en el Vespa Club de Quilmes, antes en Mar del Plata. El encuentro también pasó por Bahía Blanca, San Juan y Mendoza, y este año le toca a una ciudad de Córdoba: se hará en Carlos Paz.

“Es un amor especial, todos la quieren más que a la propia mujer. La Vespa es una moto bondadosa, da satisfacción. La rueda de auxilio es compatible tanto con la delantera como la trasera. No te ensucia la ropa porque el motor está tapado, no te engrasa”, elogió el dueño de una de las famosas motonetas.

Y contó que para participar del cumple en el parque Independencia llegaron  fanáticos de Arrecifes, Pergamino, La Plata, Buenos Aires, Villa María, Venado Tuerto, Santa Fe y Córdoba. “Y hasta un ecuatoriano”, resaltó Ruiz.

El origen de la Vespa

El 23 de abril de1946 –plena posguerra– la moto ligera hizo su presentación en sociedad.

Enrico Piaggio, dueño de una fábrica de orígenes aeronáuticos, le encargó al ingeniero Corradino D’Ascanio (quien diseñó y construyó el primer helicóptero moderno) reconvertir la fábrica con el montaje de un vehículo barato y fácil de conducir. Así fue que ese año se presentó por primera vez al público en el círculo de golf de Roma la motoneta italiana. Los primeros 50 ejemplares salieron de la fábrica de Pontedera y en su primer año de vida se fabricaron casi 2.500 vehículos.

La leyenda cuenta que la Vespa se llama así porque cuando el ingeniero aeronáutico, D’Ascanio, presentó al empresario Piaggio su diseño fue inspirado en el tren de aterrizaje de un avión y exclamó: “Bello, mi sembra Vespa”, que se traduce como: “Bonito, parece una avispa”.

Hoy es venerada en todo el planeta y en sus siete décadas ya se vendieron más de 18 millones de unidades. La popularidad del modelo a través del tiempo creó una gran cantidad de clubes de fanáticos en todo el mundo. Actualmente el Club Mundial de la Vespa cuenta con participación de 40 países con más de 60 mil miembros, que cada año celebran su día.

Comentarios