Edición Impresa, Policiales, Últimas

Avalan cámara oculta en causa contra comisario

Fue grabado pidiendo dinero a un camionero para devolverle su rodado: le ratificaron procesamiento.


La televisión puede cambiar la suerte. Cambió las costumbres de familias de todo el mundo, llegando algunos a pensar que lo que se exhibe por la llamada caja boba es una verdad absoluta. Salir en la tele es algo preciado para muchos, pero seguramente no lo fue para el comisario Claudio Lentini, quien hace poco más de un año fue filmado pidiendo una suma de dinero al dueño de un camión para que éste recuperara su rodado, que había sido robado en la provincia de Córdoba y encontrado en la zona sudoeste de Rosario. Es que la Cámara Penal confirmó el procesamiento contra el uniformado, quien de esta manera no podrá evitar enfrentar un juicio por los delitos de exacciones ilegales e incumplimiento de los deberes de funcionario público, al entender que el material fílmico es de notoria relevancia porque exhibe no sólo la concreción de todo lo actuado sino que además muestra la entrega de dinero al jefe de la comisaría, que lo toma y cuenta, cuando es sabido que la Policía no puede acordar dinero alguno para la entrega de un rodado sustraído, refiere el fallo.

A mediados de agosto del año pasado, una investigación llevada a cabo y puesta en el aire por el programa ADN, de canal 10 de Córdoba, que tomó una denuncia de Mario Franchos, un camionero cordobés que desde hacía más de siete meses venía intentando recuperar un camión que le habra sido robado en esa provincia, puso en jaque al comisario Claudio Lentini, a quien mediante una cámara oculta, se lo puede ver pidiendo 6 mil pesos para volver a ver su camión Dodge 800 año 1980 que había sido robado en la ciudad de Córdoba en noviembre de 2010 y hallado en Rosario.

La filmación muestra al camionero bregando por recuperar su vehículo y a Lentini dando algunas precisiones sobre la forma más rápida de recuperarlo. Según se aprecia en la filmación, con  los seis mil pesos se aceleraría la entrega del vehículo ya que el comisario decía tener tenía influencia sobre el juez a cargo de la causa.

Pero nada de eso fue correcto, o al menos probado. Lo que sí quedó en claro para la Justicia fue que el uniformado iba a ser sometido a juicio oral. “Es claro que Lentini actuó solicitando algo indebidamente, con abuso de su cargo y exigiendo dinero”, sostuvo a principios de diciembre pasado el juez de Instrucción 9ª, Javier Beltramone, quien lo procesó por los delitos de exacciones ilegales e incumplimiento de los deberes de funcionario público.

También procesó al policía Daniel Darío S., de 36 años, por encubrimiento agravado, falsedad ideológica e incumplimiento de los deberes de funcionario público. Es que el uniformado estuvo a cargo del procedimiento del hallazgo del camión que era conducido por dos personas que nunca fueron identificadas.

La resolución de primera instancia fue apelada y tuvo como eje principal atacar el video utilizado como evidencia. La sala III compuesta por Otto Crippa García, Adolfo Prunotto Laborde y Alfredo Ivaldi Artacho entendió que la filmación obtenida en forma oculta puede servir como prueba porque se adecua procesalmente a la prueba documental, a lo que agregó que no se objetó la legitimidad técnica de la filmación sino sólo su valor procesal.

Los camaristas refirieron que la filmación muestra las circunstancias del “arreglo” y cómo el imputado orienta y maneja la entrevista conduciéndola a obtener la entrega del dinero que Lentini toma y cuenta. A lo que agregaron que el video se produjo en una oficina pública donde no se trató un tema personal sino funcional. La sala III concluyó que la filmación no afecta ninguna garantía constitucional, que no hay intromisión encubierta porque no se produce en un domicilio y no es un caso del llamado agente provocador, sino de un delito en curso de ejecución.

Respecto de Daniel Darío S. la Cámara sostuvo que fue el uniformado que actuó en el hallazgo del camión, que tenía el procedimiento a su cargo y que rechazó el apoyo del Comando Radioeléctrico, a lo que agregó que no dejó constancia en el acta que en el rodado había dos personas a las que le permitieron hacer un viaje y luego desaparecieron.

Comentarios