Ciudad, Edición Impresa

Audiencia por la cascada

La jueza Paula Sansó realizó una inspección ocular en el lugar, una medida que consideró “muy importante” para evaluar los pasos a seguir. Convocó a las partes a una reunión conciliatoria que aún no tiene fecha.

La Justicia realizó una inspección ocular en la cascada del arroyo Saladillo. La medida fue ordenada por la magistrada Paula Sansó a cargo del Juzgado de Distrito Civil y Comercial de la 12ª Nominación dentro de un recurso contencioso administrativo en el marco de la ley 10.000 que protege los intereses difusos. Esta acción fue presentada por vecinos autoconvocados de la zona sur a fines del año pasado ante la licitación de una obra que quiere llevar adelante la provincia en el lugar. En la cascada estuvieron presentes los abogados de ambas partes, la provincia y los vecinos, y fue una medida probatoria más que se suma al expediente, aunque según lo expresó la magistrada fue muy importante. Además, la jueza adelantó que próximamente se realizará una audiencia de conciliación entre las partes aunque aún no se fijó la fecha.

La inspección ocular se realizó ayer alrededor de las 9 de la mañana; en el lugar se apersonó la jueza con su secretaria, los vecinos y representantes del gobierno provincial, además de sus respectivos abogados. En diálogo con El Ciudadano la magistrada sostuvo que fue muy significativa la inspección ocular. “Si bien tengo estudiados todos los informes técnicos y ambientales, las conclusiones sensoriales que se pueden sacar yendo al lugar no son las mismas”, expresó Sansó.

En referencia a la medida, la jueza consideró que: “Es una prueba que está dentro de las medidas probatorias que el código permite y fue muy importante. La medida se hizo con los elementos que había, si bien estaba citado el ingeniero (Hugo) Orsolini (secretario de Aguas de la provincia), éste no concurrió debido a una confusión, aunque en el decreto estaba dispuesta su presencia. Hubiera sido provechosa su presencia para que hablara de los aspectos técnicos”, resumió la jueza

Y concluyó: “Quedamos con las partes en realizar una audiencia conciliatoria que todavía no tiene fecha. Y si es necesario se harán las preguntas técnicas, pero eso no lo puedo adelantar: es algo que se determinará en el momento oportuno”.

El conflicto

La presentación judicial fue realizada por los vecinos luego de que se conociera la licitación de la obra a fines de diciembre pasado y que tiene como fin frenar la erosión que avanza hacia el punte Molino Blanco. Desde el gobierno provincial indicaron que la obra contempla la realización de un revestimiento de 150 metros del lecho y las márgenes del arroyo, que serán construidos, en gran parte, con hormigón. Sin embargo, informaron también que como obra complementaria se incluirán elementos para mejorar el paisaje y así revalorizar el carácter recreativo y el embellecimiento de la zona a través de iluminación y construcción de veredas, escaleras laterales y barandas en las márgenes y su parquización.

Pero los vecinos se oponen a la reforma del paisaje natural de la cascada porque aseguran no se contempla el aspecto natural, social, ni cultural del barrio. El abogado de los vecinos, Jorge López Mirosevich, en diálogo con El Ciudadano,expresó: “En la cascada hay dos problemas, la contaminación y la erosión. El piso es arcilloso y se va desgastando, lo que hace que la cascada retroceda y temen que se socaven los puntales del puente Molino Blanco. Hubo dos proyectos en el año 1995, 2005 que hablaban de mantener la caída horizontal de la cascada pero en el 2010 una consultora rusa dio su parecer: dijo que la caída de la cascada debería ser vertical”. Y agregó sobre el proyecto del gobierno provincial: “Esto significa una lesión al patrimonio cultural y natural y está consagrado en el artículo 41 Constitución Nacional. Con este proyecto se va a transformar la belleza y el icono simbólico de la cascada, se cambia a una pendiente y la cascada desaparece como tal”, refirió el letrado.

Luego de la inspección, se determinó la realización de una audiencia de conciliación que aún no tiene fecha con el propósito de dar un espacio de diálogo, a los fines de lograr un acercamiento entre las partes y ver si logran un acuerdo, caso contrario se continuará con el trámite hasta el dictado de una resolución judicial.

Comentarios