Edición Impresa, Policiales, Últimas

Atrapan a un joven por fatal ataque a tiros en Tablada

Le dicen Bananita y fue arrestado por la Brigada de Investigaciones mientras caminaba por la zona sur.

Un joven de 20 años, apodado Bananita, fue detenido ayer a la mañana en Alem al 3700 y quedó implicado como cómplice en el asesinato de Juan José Alcaraz, ocurrido el 4 de diciembre del año pasado en la esquina de 24 de Septiembre y Colón. Por este caso, también están apresados un adolescente de 18 años, quien confesó ser el que detonó los dos tiros que terminaron con la vida de Alcaraz porque le pagaron y una mujer de 33 años conocida como La Pipi, sospechada de ser la encargada de conducir el auto en el que escapó la banda tras el asesinato. Además, la Policía intensificó la búsqueda del cuarto integrante del grupo que participó del hecho, quien continúa prófugo.

Según fuentes policiales, personal de la Brigada de Investigaciones recorría la zona sur y al llegar a Alem al 3700 a sólo dos cuadras de la casa de la víctima fatal advirtió que la fisonomía de un joven que se trasladaba en bicicleta les parecía familiar.

Cuando se acercaron comprobaron que no sólo lo conocían por sus antecedentes sino que descubrieron que era uno de los dos sospechosos por el crimen de Juan José Alcaraz.

Tras la detención y en sede policial, el joven fue identificado como Franco Eduardo C., de 20 años y conocido en el barrio como Bananita, señalado por los testigos como uno de los dos muchachos que acompañaron la madrugada del 4 de diciembre del año pasado a El Burrito, el adolescente que luego de caer el 31 de diciembre de 2010 en un camping de Puerto General San Martín confesó que una persona le pagó para cometer el homicidio.

La caída del Burrito

Según la pesquisa, a comienzos de diciembre pasado, Alcaraz fue emboscado cuando llegaba a su casa en barrio Tablada. Los investigadores mencionaron que Alcaraz fue alcanzado por dos disparos y que luego su asesino se subió a un auto que era conducido por una mujer, y se dieron a la fuga por 24 de Septiembre.

Brian P., de 18 años, conocido como El Burrito, fue arrestado a las 14 del último día del año pasado en el camping municipal de la ciudad de Puerto General San Martín, ubicado sobre la autopista Aramburu –entre San Lorenzo y Puerto General San Martín–  por personal de la comisaría 16ª, en conjunto con miembros de la URXVII.

Los uniformados encontraron al joven refugiado en una carpa donde tenía unas mudas de ropa y un poco de comida, señalaron los voceros en dicha oportunidad.

Siete días antes de la detención y la confesión del adolescente, Liliana D., de 33 años y conocida por el apodo de La Pipi, cayó detenida luego de que los pesquisas realizaran al menos 16 allanamientos en barrio Tablada para dar con el autor material.

La mujer fue sindicada por los testigos como quien pasó en un auto a unos metros del lugar y sacó de la escena al atacante, mientras otras tres personas “cubrían” su retirada. Esa mecánica, que da cuenta de una ejecución preordenada, fue explicada por los familiares de Alcaraz como represalia de una pelea, indicaron los vecinos tras el crimen.

El homicidio de Alcaraz

Los familiares de Juan José aseguraron que el móvil del asesinato fue una pelea que se desarrolló la noche anterior entre un hijo de 16 años de la víctima y otro joven de 22 años.

En esa oportunidad, los adolescentes comenzaron a discutir hasta agarrarse a las piñas hasta que el padre intervino para separarlos. “Se agarraron porque el joven quería integrar a su banda al adolescente, quien se negaba”, señaló uno de los testigos.

A las 3.30 del domingo 4 de diciembre pasado, Alcaraz estaba en la puerta de su casa de 24 de Septiembre al 200 acompañado por su pareja, Roxana, y su hijo, cuando el muchacho de 22 años pasó caminando y avanzó hasta la esquina de Ayacucho. Desde allí llamó a Alcaraz y cuando el hombre se acercó, sin mediar palabra, lo ejecutó de dos disparos en el abdomen y el tórax con un revólver calibre 38.

A pesar de las versiones que sostienen familiares y vecinos, los investigadores nunca descartaron que el ataque esté ligado al trasfondo de la venta de drogas en el barrio. Esta sospecha está fundamentada en los antecedentes que tenían tanto la víctima fatal como su concubina.

Es que la pareja estuvo dentro de los ocho detenidos del 18 de septiembre de 2010, cuando personal de la Dirección de Prevención y Control de Adicciones  (ex Digedrop) desbarató una cocina de drogas que funcionaba en una vivienda de Convención y 24 de Septiembre atribuida a Ramón Campito Giglione, quien logró darse a la fuga, pero cayó dos días después.

En ese operativo se secuestraron alrededor de 20 kilos de droga valuados en más de un millón de pesos. Alcaraz y su pareja, Roxana N., fueron apresados en su propia casa de dos plantas. Ahí se incautaron tres kilos de cocaína, 700 monedas de un peso, 300 en billetes y un utilitario Kangoo. Luego los excarcelaron.

Además, el matrimonio había estado detenido en 2005 acusado de encubrimiento de un homicidio del 6 de enero, cuando la banda del fallecido Guillermo Torombolo Pérez mató a Norberto Acuña, de 16.

Comentarios