Policiales

Allanamientos en tres cárceles

Atentados: peritan 10 celulares incautados a Monchi y Viejo

La Justicia secuestró además chips y tarjetas de memoria a los integrantes del clan Cantero en el pabellón donde están alojados Los Monos en Piñero, en la causa que investiga atentados contra los jueces Manfrín y Vienna. Hubo operativos similares en las prisiones federales de Resistencia y Rawson


La Justicia provincial ordenó este viernes allanamientos en la cárcel de Piñero y en dos penales federales de otras sendas provincias en el marco de la causa que investiga las intimidaciones a jueces que intervinieron en el juicio contra la banda Los Monos, que terminó con la condena de sus cabecillas por delitos de asociación ilícita y crímenes.

Uno de los operativos, en el que además de la Tropa de Operaciones Especiales de la Policía provincial actuaron efectivos de Gendarmería y la Policía de Seguridad Aeroportuaria, se realizó en el pabellón siete de la cárcel de Piñero. Allí están alojados Ramón Ezequiel “Monchi” Machuca y Ariel Máximo “Viejo” Cantero, padre del anterior y también de otro hijo del mismo nombre, más conocido como Guille. En total, participaron del operativo dos centenares de efectivos bajo las órdenes de los fiscales de Delitos Complejos y Económicos de la Fiscalía Regional Rosario Natalia Benvenuto y David Carizza.

En Piñero

Según informó Fiscalía, en Piñero se secuestró “material de interés para la investigación que consiste en más de 10 celulares, que serán enviados a realizar pericias, dispositivos de almacenamiento electrónico (chips, tarjeta de memoria), agendas y documentación con anotaciones varias que serán procesadas y evaluadas” en relación con líneas investigativas.

Los funcionarios judiciales indagan sobre los motivos y autores de los atentados intimidatorios contra los jueces Ismael Manfrín y Juan Carlos Vienna. En el primer caso, ocurrido el 29 de mayo último, dispararon contra dos domicilios donde había vivido el magistrado en el pasado: Italia al 2100 y Montevideo al 1000. En su caso, tras los ataques, pidió excusarse en los trámites de ejecución penal de las condenas a la banda de los Cantero, lo que le fue concedido. Los atentados dirigidos a Vienna –instructor de la causa que terminó en las condenas– fueron contra la casa de su ex esposa –ubicada en Buenos Aires y pasaje Ivanowski, frente a la vivienda de su hermano, el fiscal Marcelo Vienna–, el 19 de junio pasado, y la de su padre, al día siguiente, en Laprida al 3600. Los frentes, en ambas acciones, fueron acribillados a balazos.

Penales federales

Además del operativo en Piñero, hubo otros dos en penales federales asentados en otras provincias. Uno de ellos es el de Rawson, en la provincia de Chubut. Allí fueron trasladados dos miembros de los Monos por decisión de la Justicia federal: Jorge “Ema” Chamorro y Luis Pedro “Muchacho” Peñalba. Fue a raíz de un pedido del Servicio Penitenciario de Santa Fe, en virtud de su peligrosidad y, como sugirieron otros hechos e incluso una investigación federal conocida como Los Patrones –en ella Peñalba está bajo sospecha de ser proveedor de Los Monos–, seguían comandando los negocios criminales de la banda. La orden para los traslados la emitió el flamante Tribunal Oral Federal Nº 3 de Rosario, que será el encargado de ventilar este expediente en juicio oral. En la celda de Chamorro se secuestró documentación que será peritada.

El restante allanamiento reclamado por los fiscales se concretó en la cárcel federal de Resistencia, Chaco, hacia donde fue derivado Ariel Máximo “Guille” Cantero. Allí, según informó Fiscalía, secuestraron “documentación con anotaciones varias que será procesadas”.

Tanto Guille Cantero como Ema Chamorro están procesados como organizadores de una banda narco en la causa Los Patrones y ambos recibieron condenas, igual que Monchi y el Viejo, en el juicio por asociación ilícita y homicidios que finalizó en abril pasado en el fuero provincial. El ataque sobre las que habían sido viviendas de Manfrín ocurrió pocas horas antes de que Guille, Ema y Muchacho fueran trasladados a penales federales, luego de que sus defensores no pudieran suspender la medida a pesar de presentar recursos en ambos fueros.

Se sumó un domicilio

En el mismo operativo se concretó un allanamiento en un domicilio de pasaje Franco y República Dominicana, en barrio Industrial, donde fue detenido un hombre identificado como Emanuel Suárez, luego de que se incautara droga, una tumbera y municiones de diversos calibres.

En el marco de esta investigación, voceros de Fiscalía precisaron que no hay detenidos hasta el momento, pese a que habían sido demoradas distintas personas en los trece allanamientos que se desarrollaron desde el sábado último. Ese día hubo cinco procedimientos en barrio La Lata y dos días más tarde hubo otros en avenida Presidente Perón al 4100. Como resultado fueron incautadas tres pistolas calibre 9 milímetros ante la presunción de que pudieron haber sido usadas en los ataques. Sólo en el caso de la balacera en Montevideo al 1000 se usó un calibre diferente: 40. Un arma de este calibre fue incautada a una pareja de colombianos el pasado 5 de junio en Machado al 5900, en barrio Azcuénaga.

Un viejo conocido

Emanuel Daniel Suárez, de 31 años y detenido en la zona norte, fue condenado en diciembre de 2013 como partícipe secundario en el crimen, en marzo de 2010, del ex jefe de la barra de Newell’s Roberto “Pimpi” Caminos, ultimado en la puerta de un bar de la zona oeste. En el juicio por este asesinato Ema Suárez había sido absuelto, pero la Cámara Penal revocó el fallo y un nuevo tribunal lo penó con seis años y medio de cárcel. Por este homicidio cumplen condena a 11 años de prisión como autores materiales René “Brujo” Ungaro y Carlos “Betito” Godoy.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.