Policiales

Barrio Saladillo

Ataque con ametralladora: un muerto y dos heridos

En el lugar recolectaron más de 40 vainas servidas calibre 9 milímetros.


Los impactos en la pared de la casa de la víctima fatal dieron cuenta del brutal ataque. FOTO: JUAN JOSÉ GARCÍA

Un hombre de 37 años fue asesinado de al menos dos tiros en el tórax este jueves por la tarde cuando desconocidos, quienes lo venían siguiendo en una moto y un auto, lo atacaron con ametralladoras frente a su casa de Dinamarca al 500 bis, del barrio Saladillo. Producto de la balacera, una mujer de 37 años está grave tras recibir un tiro en el pómulo y un nene de 9 fue alcanzado por un proyectil en el pie.

Según fuentes policiales y judiciales, este jueves alrededor de las 17 la víctima, identificada como Cristian “Moco” Reynoso, de 37 años, caminaba por pasaje King y al doblar por Dinamarca dos muchachos en una moto de 125 cilindradas junto a los ocupantes de un Fiat Siena de color blanco lo empezaron a seguir. Cuando el hombre llegó al frente de su casa en Dinamarca 571 bis, los desconocidos sacaron armas –que se presume fueron ametralladoras– y abrieron fuego. Como consecuencia de las detonaciones, Reynoso cayó malherido por al menos dos disparos en el tórax.

Por el horario había muchos vecinos y chicos en la vereda, lo que provocó que todos corrieran para protegerse. Paola S., de 37 años, no logró refugiarse y terminó con una bala en el pómulo, al igual que un nene de 9, quien recibió un disparo en el pie derecho. Reynoso y la mujer fueron trasladados al Hospital Roque Sáenz Peña. El hombre falleció en la guardia mientras que Paola quedó internada en grave estado. Mientras que el nene quedó internado estable en el hospital Provincial.

Una de las versiones que circularon tras la ejecución de Reynoso dio cuenta de que este homicidio se inscribe en la saga de venganzas por traiciones y para recuperar el territorio para la venta de estupefacientes que se vienen dando en este último tiempo en la zona sur. A su vez, algunas fuentes recordaron que Reynoso fue uno de los testigos ofrecidos por la defensa de la banda de Los Monos en el crimen de Diego “Tarta” Demarre en el juicio que terminó hace diez días con altas condenas para los líderes del clan. Al final, su testimonio fue desistido.

La fiscal Marisol Fabbro ordenó la recolección de rastros al personal del Gabinete de Criminalística y la toma de declaraciones a la División de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) para dar con los autores de la ejecución. En el lugar recolectaron más de 40 vainas servidas calibre 9 milímetros.

Si te gustó esta nota, compartila