Edición Impresa, Policiales

Zona oeste

Atado y golpeado hasta la muerte

El cadáver de un hombre de 58 años fue hallado anteanoche en un descampado del extremo oeste de la ciudad.


El cadáver de un hombre de 58 años fue hallado anteanoche en un descampado del extremo oeste de la ciudad. Tenía la mano izquierda atada con la misma soga que le rodeaba el cuello y a primera vista presentaba golpes en todo el cuerpo, además de sangrado en las manos, la nariz y la boca. Vestía ropa de trabajo y fue identificado como Sergio Omar Arias. Al cierre de esta edición la Policía intentaba dar con testigos.

Fuentes judiciales informaron que el cuerpo de Arias fue encontrado en la noche del miércoles en inmediaciones de Jauretche y Larralde, a la altura de Deán Funes al 7800, cerca de un montículo de arena ubicado frente a un descampado y a una escuela en construcción, y alejado a unos 50 metros de casas de familia.

La investigación quedó en manos del fiscal de Homicidios Dolosos Adrián Spelta, quien ordenó una serie de medidas tendientes a dilucidar el caso. La primera fue enviar el cadáver al Instituto Médico Legal para que se le realice una autopsia que pueda determinar la causa de la muerte, que en principio mostraba signos de asfixia. También pidió a un laboratorio que realice pericias de material genético en la soga que tenía la víctima para detectar si en los restos de sangre había ADN de otra persona. A eso se sumó un levantamiento de rastros que realizó la Policía de Investigaciones y el gabinete criminalístico. Por último se solicitó un relevamiento de cámaras, con el que se espera, además de identificar movimientos sospechosos, poder determinar si Arias fue asesinado en el lugar donde lo hallaron o si trasladaron el cuerpo allí luego de cometido el crimen. El cadáver estaba amarrado y presentaba golpes en múltiples partes.

Comentarios