Mundo

Adjudicado por Isis

Atacante suicida mata a 128 personas en Pakistán

Un integrante del grupo yihadista hizo explotar el cinturón con explosivos en medio de una multitud. Horas previas hubo otro ataque contra un político con cuatro muertos, todo dentro de un ambiente de máxima tensión de cara a las elecciones legislativas del 25 de julio


El atacante hizo explotar un cinturón cargado con explosivos en medio de la multitud.

Un atentado suicida en un mitin electoral en Mastung, suroeste de Pakistán, y reivindicado por el grupo yihadista Isis dejó este viernes al menos 128 muertos y decenas de heridos, anunciaron las autoridades.

Según las primeras informaciones, el atacante hizo explotar un cinturón cargado con explosivos en medio de la multitud.

Este fue el segundo atentado de este viernes contra un mitin en Pakistán, que celebrará elecciones legislativas el 25 de julio en un clima de tensiones.

Este atentado, el más grave de la jornada, cuyo balance de muertos y heridos es provisorio, se produjo en Mastung, a unos 40 km de la capital de Baluchistán, Quetta.

“El ataque suicida en la ciudad de Mastung en Balutchistán causó decenas de muertos, entre ellos un responsable de inteligencia paquistaní y decenas de heridos”, afirmó el Isis en un comunicado publicado por su agencia de propaganda Amaq.

La explosión se produjo en un complejo en donde se celebraba un mitin político, precisó poco antes un responsable de la administración local, Saeed Jamali.

La evacuación de los muertos y heridos tuvo que hacerse en gran parte en la oscuridad por la falta de electricidad.
Según el ministro del Interior provincial Agha Umar Bungalzai, el atentado tenía como blanco al político Mir Siraj Raisani que participaba del mitin, y murió tras el ataque.

“Murió como consecuencia de sus heridas mientras era trasladado a Quetta”, dijo. Era candidato a un escaño de diputado provincial por el partido Baluchistán Awami Party (BAP).

Horas antes de este cruento ataque, una bomba oculta en una motocicleta mató a cuatro personas al estallar al paso del convoy de un candidato electoral cerca de Bannu, en el noroeste del país, según la policía.
El político en la mira, Akram Khan Durrani, representante de una coalición de partidos religiosos, MMA, sobrevivió al ataque.

El martes por la noche un atentado suicida contra una reunión electoral del Awami National Party (ANP) en Peshawar, reivindicado por los talibanes paquistaníes, mató a 22 personas, entre ellas un político local, Haroon Bilour, según un nuevo balance.

“Las autoridades paquistaníes tienen el deber de proteger los derechos de todos los paquistaníes en este periodo de elecciones: su seguridad física y su capacidad a expresar libremente sus opiniones políticas, sea cual sea el partido al que pertenecen”, reaccionó Omar Waraich, director adjunto de Asia del Sur de Amnistía Internacional.

En este contexto electoral sangriento, el ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif, condenado en ausencia a diez años de cárcel por corrupción, llegó a Pakistán.

La condena, que su clan tacha de “política”, disparó la tensión antes de las legislativas del 25 de julio en el país, que el PML-N, en el poder desde 2013, espera ganar.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios