Ciudad

Violencia de género

Asistir a mujeres es uno de los objetivos para la GUM

Fabiana Bergia es la primera en ocupar el máximo cargo jerárquico en la Guardia Urbana Municipal.


La nueva titular es abogada, mediadora y lleva 25 años en la función pública dentro de la Municipalidad de Rosario.

Durante enero la Guardia Urbana Municipal (GUM) atendió 14 casos por violencia de género: un promedio de un caso cada dos días. El número creció en relación al año pasado, cuando la dirección registró 5 llamados durante el mismo mes. En cada caso, personal de la GUM asistió y acompañó a las mujeres y sus hijos a salir del contexto de violencia y contactarlas con las demás áreas especializadas.

En diálogo con El Ciudadano, la nueva directora de la repartición, Fabiana Bergia, cuenta que fortalecer la asistencia es uno de los objetivos para su primer año de gestión. La mujer asumió en el lugar que dejó Diego Herrera la semana pasada. Es la primera en ocupar un puesto jerárquico en las seis direcciones de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana.

Bergia trabaja en la función pública desde hace 25 años y en los últimos cuatro estuvo al frente de la Dirección General de Fortalecimiento Institucional, donde capacitó personal para cada dirección. “Pude trabajar con todas las áreas. Aprendí y conocí el trabajo en la calle que es distinto a los demás”, recuerda.

Bergia es abogada y mediadora. Vive con sus dos hijos, de 18 y 11 años. Dice llevar una vida sencilla y muy bella. Le gusta pasar tiempo al aire libre, jugar al tenis y cuidar de sus plantas. No se considera militante feminista, pero busca alejarse del machismo. Quiere que sus hijos abran la cabeza y sean mejores hombres.

Cuando le ofrecieron estar al frente de la GUM Bergia sintió el reconocimiento a tantos años en la función pública. Al principio tuvo miedo a la exposición y a la visibilidad del cargo. Consultada por cómo será su gestión, ella habla de garantizar la proximidad y la eficiencia. “Es un desafío enorme formar parte de una dirección que tiene 230 personas, un grado de exposición muy alto y una visibilidad muy significativa. El objetivo es que cada vez que el ciudadano nos demande sienta que estamos respondiéndole”, dijo Bergia a El Ciudadano.

Pionera

Bergia se sorprendió de la repercusión mediática que tuvo su designación, pero no la condiciona. “No creo que sea determinante ni en la eficiencia ni en el rol de la institución. Tengo una personalidad que amigablemente puede construir autoridad desde mi género”, opina.

La directora nunca proyectó estar al frente de la GUM. Trabajó en la Secretaria de Servicios Públicos y Medio Ambiente bajo la órbita de Pablo Seghezzo y en 2013 pasó a la de Control y Convivencia en espacios de capacitación.

“La GUM tiene 14 años de trayectoria. Es poco tiempo para una organización. Hay muchas cosas hechas y muchas por mejorar. Junto con el subdirector, Maximiliano Pagliarecci, estamos haciendo un primer diagnóstico para conversar con cada área y procurar un ordenamiento interno. Vamos a plantear objetivos claros para mostrar a la ciudadanía una acción concreta que pueda sumarse a lo que venimos haciendo”, explica.

La GUM trabaja en tres modalidades: atienden las demandas de los vecinos, acompañan eventos municipales y privados, y recorren espacios públicos como las peatonales del centro, La Florida y los centros comerciales en los barrios.

Para Bergia el objetivo principal es que la dirección pueda dar respuesta a los reclamos y acompañar a las personas en las resoluciones.

“El diálogo es la primera herramienta que usamos aunque tenemos facultades de control y sanción. Buscamos aportar a la convivencia de la manera más amigable. En la calle apuntamos a una presencia eficiente, servicial y oportuna. No somos un área específica de seguridad, pero aportamos a generar un espacio seguro”, señala.

Atención  sensible

Uno de las demandas más fuertes que recibe la Dirección es el pedido de atención a víctimas de violencia de género. “Somos el único espacio que toma la asistencia de la mujer y los hijos. Cubrimos un lugar cuando otra área no puede responder. Es muy valioso el trabajo que hacemos”, destaca Bergia y adelanta que trabajará para fortalecer el área.

Según explica Bergia, el personal de la GUM asiste a la víctima, la traslada hasta un lugar seguro y la contacta con personal del Ministerio de Desarrollo Social de Santa Fe. También la acompaña a hacer los trámites que necesite.

“Es enorme la demanda. El año pasado trasladamos 170 chicos. Tenemos protocolos de actuación. La protección es muy valiosa y es uno de los aspectos de los que más orgullosa estoy. Es importante que las personas sepan que pueden acudir a nosotros en esta situación”, agrega.

Si te gustó esta nota, compartila