Región

Reciclaje social

Asistían al delito, ahora a la sociedad

La provincia donó equipos informáticos decomisados del juego clandestino. Municipios de la región y la organización Mucar, de ciegos y ambliopes, recibieron los dispositivos


La Secretaría de Gestión Pública del Ministerio de Justicia de la provincia donó equipos informáticos que habían sido decomisados por la Justicia penal en el marco de causas por juego clandestino a comunas del departamento Rosario y al Movimiento de Unidad de Ciegos y Ambliopes de Rosario (Mucar). De la actividad, que se realizó este viernes en la sede de la gobernación, participó el senador provincial Miguel Ángel Cappiello y representantes de los beneficiarios.
Los elementos se encontraban resguardados en la Agencia Provincial de Registro, Administración y Destino de Bienes y Derechos Patrimoniales (Aprad), inaugurada en julio pasado.

Junto a la organización no gubernamental Mucar, recibieron monitores de computadoras las comunas de Acebal, Álvarez, Alvear, Carmen del Sauce, Pueblo Esther y Soldini. Ahora podrán disponer de ellos y destinarlos a reparticiones oficiales o a otras entidades sociales, ya que se trata de objetos de valor y en buen estado que habían sido secuestrados en el marco de las investigaciones.

“Es muy importante, y también inédito en la provincia y en el país, que bienes que pertenecieron a bandas delictivas o que fueron adquiridos con fondos ilícitos puedan tener a partir de ahora un uso social y comunitario”, señaló el secretario de Gestión Pública, Matías Figueroa Escauriza.

La reutilización se produce a través de la subasta de los elementos, como sucedió en Rosario en octubre con un lote de autos de alta gama que fueron vendidos en cuatro millones de pesos, o por donación, como ya se había concretado con escuelas técnicas a las que fueron a parar piezas de vehículos y motores hallados en desarmaderos de autos no habilitados.

“Estamos muy orgullosos de poder llevar adelante desde Santa Fe acciones como éstas, que tienen que ver con una nueva política pública: afectar el poder económico de las bandas criminales y devolver el patrimonio que se había obtenido a través del delito a la sociedad”, puntualizó Figueroa Escauriza.

Desde la puesta en marcha de la Agencia, creada por una ley provincial, los elementos que secuestra la Justicia penal –generalmente computadoras, televisores, teléfonos y vehículos– son derivados a la Aprad y resguardados en dos galpones de las localidades de Santo Tomé y Alvear. Luego se define su reutilización y aprovechamiento. En el caso de las subastas públicas, los fondos obtenidos son destinados a políticas sociales, con prioridad en salud y educación.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios