Edición Impresa, Le ponen la firma

Economía

Así es el prospecto para la nueva deuda externa


Los bancos que participarán en la colocación de los tres bonos globales ya tienen el instructivo para salir a colocar en los mercados los nuevos títulos. Además de los términos de la operación, el “paper” pondera los primeros meses de gestión de Mauricio Macri y critica al kirchnerismo.

El gobierno tiene ya todo preparado para comenzar a “vender” en los principales mercados financieros del mundo la próxima emisión de las tres series de “bonos globales” por hasta 15.000 millones de dólares para salir del default. Para esto, preparó un prospecto de 256 páginas donde se presenta en sociedad toda la información sobre la emisión y se despliegan, quizá por primera vez con profundidad, los planes del Ministerio de Hacienda y Finanzas, no sólo para colocar nueva deuda, sino para sacar al país de la recesión.

El informe, “estrictamente confidencial”, al que tuvo acceso este diario, les asegura a los seis bancos que participarán de la operación de colocación de la deuda en los mercados (Deutsche Bank, HSBC, JPMorgan y Santander como coordinadores globales y BBVA, Citibank y UBS como asociados) lo que deben decirles a los inversores potencialmente interesados para volver a confiar en el país.

Se afirma que la Argentina volverá a crecer este año, que en el segundo semestre bajará la inflación a partir del ataque al déficit fiscal primario, que se volverán a aceptar las inspecciones del artículo IV del FMI y se critica fuertemente la gestión económica de Cristina de Kirchner.

Sobre la emisión de la deuda, se confirma que se tratará de tres bonos emitidos bajo la jurisdicción de Nueva York y que, en caso de un eventual default, será en los tribunales de esa ciudad donde nuevamente se debería dirimir su pago. El agente de liquidación vuelve a ser el Bank of New York Mellon (BoNY), amnistiado así para volver a ser el agente financiero del país.

El texto advierte que los bonistas que no aceptarán la oferta que llevó a Nueva York el secretario de Finanzas, Luis Caputo, podrían continuar litigando contra el país y que esto derivaría en una extensión en el tiempo del juicio, lo que limitaría futuros accesos de la Argentina al crédito. Se habla también de las dificultades de liquidez que podría tener la colocación de los bonos, lo que justificaría la alta tasa de interés de la emisión.

Los que siguen son los principales puntos del documento:

– Se reconoce que la ley que se aplicará a la emisión de los futuros bonos será la de la jurisdicción “in the Borrough of Manhattan, City of New York”. Esto fue una obligación impuesta por el propio Thomas Griesa, y se elimina la teoría de la administración de Axel Kicillof de emitir únicamente deuda externa bajo la jurisdicción de Buenos Aires, como se hizo en la operación del Bonar 24. Esto implica que de ingresar nuevamente en default, la Argentina deberá someterse otra vez a los tribunales del segundo circuito de Nueva York. Sin embargo, se aclara que además el caso deberá pasar por la Justicia argentina.

– En el informe, el gobierno reconoce que los principales “factores domésticos adversos” en la actualidad son el incremento de la inflación, la suba de las tasas de interés y la volatilidad del tipo de cambio, que influye en un menor crecimiento de la economía y en una caída de las reservas internacionales. Como factores externos, se menciona la caída de la inversión externa, la baja de los precios de los commodities y la recesión en los principales socios comerciales del país.

– Se critica el fallo del juzgado de Thomas Griesa que aplicó la cláusula “pari passu”, pero se afirma que el país desarrolló la oferta de salida del default respetándolo.

– Se menciona que los primeros pasos de Mauricio Macri como presidente fueron eliminar el cepo y las restricciones para el acceso a moneda extranjera, la declaración del estado de emergencia en el Indec y del sistema eléctrico, el desmantelamiento de las restricciones al comercio exterior, la reducción en los subsidios a la energía y la aplicación de políticas de reducción del déficit fiscal

– El prospecto reconoce la reducción del peso del endeudamiento durante las gestiones del kirchnerismo, incluyendo el pago al Club de París. Pero se advierten los 14 años de vigencia del default de 2001.

– Los bonos tendrán vencimiento en 2021 (Serie A), 2026 (B) y 2046 (C); y nuevamente el Bank of New York Mellon (BoNY) vuelve a ser el agente de registro, pago y transferencia. Además, se levantará el juicio que el gobierno anterior le inició en los tribunales norteamericanos.

– El texto oficial reconoce que en la actualidad la emisión de la deuda está dentro las consideraciones de “alto riesgo (high credit risk)”, lo que afectará el costo de emisión de la deuda. No menciona las tasas de interés de los bonos, pero se garantiza que el país hará “los mejores esfuerzos” para que ésta sea la más baja posible.

– Sobre la posibilidad de futuros juicios, el texto menciona que “la República no puede asegurar que los futuros litigios contra la Argentina no afecten negativamente a sus activos o la capacidad para acceder a los mercados internacionales, consumar esta oferta o hacer pagos de los bonos u otra deuda pendiente”. Puntualmente, se habla de las acciones judiciales de los bonistas que no acepten la oferta y continúen litigando en la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

– Se habla, además, de la dificultad de encontrar en el sistema financiero actual un “mercado prioritario” para la emisión. Según el memorando, “no existe un mercado previo para los bonos” y “podría haber dificultades de liquidez” para su demanda, y que ésta “en los mercados de capitales no está garantizada”, al igual que en los “mercados secundarios de bonos”.

– El gobierno se compromete a concentrar gran parte de sus esfuerzos en reducir el alza de precios hasta hacerla manejable primero y equiparable a los países de la región después. Se critica que la gestión de Cristina de Kirchner “ no atacó las verdaderas causas estructurales de la inflación y falló en su reducción”. La política central del gobierno de Macri, según el memorando, para bajar la inflación será “la reducción del déficit fiscal primario y el financiamiento del Banco Central al Poder Ejecutivo”.

Comentarios