Edición Impresa, Policiales

Uno de los autores está identificado

Asesinaron a balazos a una adolescente y a un joven

Las víctimas iban en una moto con otro joven cuando les dispararon.


Una adolescente de 16 años y un joven de 25 fueron asesinados a tiros ayer a la madrugada luego de que cuatro motociclistas los emboscaran a la altura de bulevar Seguí y Cafferata, en barrio Alvear. El cuerpo de la chica fue hallado en pasaje Chancay con la moto en la que se trasladaba tirada a pocos metros, mientras que el muchacho fue asistido y llevado al Heca, donde unas horas después falleció. Las fuentes indicaron que uno de los atacantes está identificado, pero, al cierre de esta edición, continuaba prófugo de la Justicia.

Según fuentes relacionadas a la pesquisa, el caso se conoció alrededor de las 6 de ayer cuando personal de Comando Radioeléctrico llegó a la esquina de pasaje Chancay al 3400 (a una cuadra de Seguí a la misma altura) y se encontró con una motocicleta Yamaha Crypton color rojo encendida y tirada en la calle. A unos 30 metros, los uniformados hallaron el cuerpo de una adolescente, identificada como Micaela Leyla Pintos, de 16 años, quien presentaba un disparo de arma de fuego que le traspasó el abdomen. Al hacer una recorrida de la zona, los investigadores determinaron que a la vuelta de pasaje Chancay para el lado de Cafferata había una gran mancha de sangre. Para las 7.30 los pesquisas descubrieron que al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez había arribado Raúl Luis Moreira, de 25 años, con una herida de arma de fuego en tórax, lado izquierdo. En ese momento, personal de la Policía de Investigaciones (PDI) se presentó en el centro de salud y determinó que el muchacho tenía relación con la adolescente asesinada. A las 15, los médicos del Heca informaron que Moreira había fallecido.

En tanto, con el correr de las horas, los investigadores pudieron determinar que había un tercer ocupante de la moto en la que iban Micaela y Raúl, quien fue identificado como Brian V., de 19 años y era el que manejaba el vehículo.

En las primeras declaraciones que brindaron los testigos, los uniformados establecieron que los tres jóvenes iban a bordo de la Yamaha cuando a la altura de bulevar Seguí y Cafferata dos motociclistas con pasajeros se les pusieron a la par. Uno de los recién llegados desenfundó un arma y abrió fuego, describieron las fuentes.

Con respecto al móvil, los investigadores aclararon que si bien en un primer momento surgió la versión de que el doble crimen respondería a un posible intento de robo del vehículo, con el correr de las horas la hipótesis más fuerte fue la de un ataque a los jóvenes por problemas de vieja data con los agresores. Uno de ellos está identificado y era intensamente buscado por la Policía.

El caso quedó a cargo de la fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro, con la colaboración de personal de la PDI y de la seccional 18ª, por razones de jurisdicción.

Comentarios