Edición Impresa, Policiales

Zona sur

Asesinan a un muchacho de tres disparos en Tablada

La víctima, de 28 años, fue socorrida por su hermano anteanoche alrededor de las 20 en la esquina de Alem y Centeno.


Un muchacho de 28 años fue asesinado de tres disparos anteanoche por al menos un desconocido en barrio Tablada. A pesar de que el joven fue hallado malherido por su hermano en la parada de colectivos de Alem y Centeno, los pesquisas dudan de que haya sido el lugar de la brutal balacera que le quitó la vida.

Según fuentes judiciales, el hecho se conoció anteayer alrededor de las 20 cuando un automovilista dejó a Nelson Maximiliano Fernández, de 28 años, en el hospital Roque Sáenz Peña. De acuerdo con la médica de la guardia el joven presentaba heridas de arma de fuego en la muñeca de la mano derecha, un orificio en el glúteo izquierdo y dos en la región torácica abdominal, indicaron voceros judiciales, quienes aclararon que no se especificó si los orificios eran de entrada o salida.

Como consecuencia de la gravedad de las lesiones, Fernández fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) donde a las 22.30, los médicos informaron que había fallecido.

De acuerdo con la investigación, su hermano fue quien lo llevó hasta el centro de salud de Laprida 5381 y relató a los pesquisas que alrededor de las 20 le avisaron que a Nelson le habían disparado y le indicaron que estaba malherido en la parada de colectivos de la ochava noroeste de Alem y Centeno. Con respecto a la mecánica de la brutal agresión, el joven dijo desconocer los motivos como tampoco en qué circunstancias fue herido su hermano porque no se encontraba en el lugar.

En esa instancia, los investigadores indicaron que una de las hipótesis es que la víctima –que vivía a unas seis cuadras del lugar hacia el norte– haya sido emboscada en otro lugar.

“Al arribo del personal policial en la esquina donde supuestamente había sido atacada la víctima, no hallamos vainas servidas, ni restos de proyectiles y tampoco manchas de sangre. No había una marca de nada. Esto hace suponer que el joven recibió los impactos en otro lado”, especificaron los pesquisas para agregar que los vecinos de la zona aseguraron que no escucharon detonaciones y que tampoco hubo ninguna situación anormal a esa hora.

En sintonía con la versión policial, voceros de la fiscalía aclararon que, al cierre de esta edición, no se habían presentado testigos presenciales para aportar datos que ayuden a identificar a él o los homicidas y sostuvieron que la mecánica aún no estaba corroborada.

El caso quedó a cargo del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Ademar Bianchini, junto a la colaboración del personal de la Policía de Investigaciones (PDI) y la comisaría 16ª, por razones de jurisdicción.

Comentarios