Economía, País

Concurso de acreedores

Aseguran que la situación de Molinos Cañuelas es “totalmente diferente” al caso Vicentin

El presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera, Diego Cifarelli, aclaró que "Molinos Cañuelas no le está debiendo una tonelada de trigo ni una bolsa de harina a nadie. La operatoria es 100% normal". La deuda de la empresa es de 1.300 millones de dólares con entidades financieras


El presidente de la Federación Argentina de la Industria Molinera (Faim), Diego Cifarelli, sostuvo que la empresa Molino Cañuelas, que este viernes convocó en concurso preventivo de acreedores, no tiene deudas con sus proveedores y que el caso es “totalmente diferente” al de la cerealera Vicentin.

“Molinos Cañuelas no le está debiendo una tonelada de trigo ni una bolsa de harina a nadie. La operatoria es 100% normal y desde la empresa aseguran que va a seguir siendo así”, dijo Cifarelli a Télam.

Este viernes, Molino Cañuelas, el principal productor argentino de harina, se presentó en concurso preventivo de acreedores por su deuda de 1.300 millones de dólares y con el objetivo de preservar las 3.000 fuentes de trabajo que tiene la compañía.

“Pese a los esfuerzos realizados en estos últimos años de negociaciones, y no obstante al consenso alcanzado con una relevante cantidad de las instituciones financieras involucradas, incluida la banca nacional y organismos multilaterales, las acciones judiciales promovidas por una minoría de entidades financieras forzaron a la empresa a solicitar, conjuntamente con la firma Compañía Argentina de Granos (Cagsa), la apertura de su Concurso Preventivo de Acreedores”, indicó la empresa en un comunicado.

La firma remarcó que “con esta medida busca proteger sus activos, los puestos de trabajo directos e indirectos de la empresa y los intereses de los propios acreedores, manteniendo su estructura productiva y asegurando su continuidad operativa en todas sus plantas y establecimientos industriales y comerciales”.

Al ser consultado por Télam, Cifarelli dijo que”la operatoria de la empresa es totalmente normal, comprando trigo y vendiendo harina y todos los productos que fabrican en las plantas y los nuevos lanzamientos”.

“Es una diferencia de 180 grados con lo ocurrido con Vicentin. Totalmente diferente”, subrayó el dirigente molinero.

Por último, Cifarelli dijo que en la actualidad “el grado de endeudamiento del sector es bajísimo comparado con otros años” y que no prevé la aparición de “ningún cisne negro”.

Comentarios