Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Arte, moda, espíritu y también bioseguridad

Desde hoy y hasta el domingo se desarrollará en el CEC la primera muestra de tatuajes.

Con la organización del Centro de Expresiones Contemporáneas (CEC) y la Secretaría de Salud de la Municipalidad de Rosario, hoy comienza la primera muestra de tatuajes en la ciudad. Durante tres días Rosario alojará a trabajadores y adeptos de esta práctica en el CEC, ubicado en Sargento Cabral y el río. Allí se realizarán numerosas actividades que van desde charlas, muestras, proyecciones, invitados nacionales e internacionales y tatuadores trabajando en vivo. Desde la organización explicaron que harán fuerte hincapié en concientizar sobre cómo aumentar la calidad e higiene de los procedimientos artísticos.

Los tatuadores se reunirán hoy, mañana y pasado de 16 a 23 en el CEC “para disfrutar de tatuar, de tatuarse, de ver tatuar, de escuchar tatuar, de intercambiar y aprender, en el primer encuentro de tatuadores rosarinos. Este encuentro tiene como eje revalorizar la espiritualidad de marcar los cuerpos, el arte y las técnicas de cada tatuaje”, indicaron desde el CEC.

Habrá charlas sobre bioseguridad orientadas al público en general con el apoyo y la supervisión de la repartición de Salud municipal.

En diálogo con El Ciudadano, Paola Carizza, organizadora y tatuadora de la ciudad desde hace 7 años, explicó: “Habrá tatuadores profesionales y enfermeras del área de Control de Infecciones de la Secretaría de Salud para charlar también sobre el proyecto Tatuajes Libres, que intenta mejorar la calidad e higiene de los tatuajes realizados por personas de bajos recursos, como los carcelarios y los que se confeccionan sin algunos recaudos”.

Por otro lado, la muestra tendrá un espacio dedicado a la perforación y «bodymodification» a cargo de profesionales y exposición de obras “fuera de la piel”, esto es, diseños sobre tablas de skate, lienzos y otros tipos de soportes relacionando el tatuaje con otras formas de arte más conocidas.

Además, habrá proyección de películas de estética relacionada al «tattoo», tales como Ponyo en el acantilado (2009) y El castillo vagabundo (2004), ambas animaciones del japonés Hayao Miyazaki; Tekkonkinkreet (2006), de Michael Arias, Las trillizas de Belville (2003), del realizador francés Sylvain Chomet, y La casa de las dagas voladoras (2004), de Zhang Ziyi, entre otras.

Tal como indicó Paola Carriza a este medio, la muestra se convertirá en un crisol de escuelas y estilos del «tatoo». A saber: realismo (dentro del cual se encuentra el fine line para hacer retratos, por ejemplo); oriental (motivos relacionados con la cultura japonesa como peces, dragones, budas, samurais y geishas); new school (de colores muy fuertes y contrastados con contornos desdibujados al estilo pintada de pared); tribal (dibujos abstractos) y trenzados celtas, que requieren mucha precisión y complejidad.

Entre los 24 tatuadores de renombre se encuentran el neuquino Cristian Benvenuto, de Rotten Tattoo Alemania; Lucky Style (Buenos Aires), Martín de Vida Tattoo (Buenos Aires), Capocha de Calaveras y Diablitos (Santa Fe) y Blacky (Rosario).

Comentarios