Ciudad, Edición Impresa

Bajo agua

Arroyo Seco se llevó la peor parte en el marco del diluvio

Según la provincia, cayeron 320 milímetros de agua en la vecina localidad. Hasta se inundó el cuartel de bomberos.


Ayer desde las primeras horas del día la lluvia volvió a poner en aprietos al sur santafesino. Desde la provincia indicaron que cayeron 320 milímetros de agua en distintas localidades, particularmente en Pueblo Esther y Arroyo Seco, pegadas a Rosario, donde más de 100 personas debieron dejar sus casas. En esa localidad se inundó el cuartel de bomberos y el centro de evacuados. Al cierre de esta edición, los equipos de Defensa Civil trabajaban con tareas de bombeo en distintas localidades. Chabás, Labordeboy, Peyrano, General Lagos, Empalme Villa Constitución, Chovet y Firmat recibieron alrededor de 150 milímetros de lluvia y se registraron familias autoevacuadas. Hubo cortes de luz y también la interrupción del tránsito en la ruta nacional 9, entre otros caminos. El fenómeno llegó en pleno recambio de temporada de vacaciones, lo que complicó la situación aún más. En la ciudad se registraron árboles y ramas caídas más calles anegadas.

De nuevo mojados

Las lluvias que empezaron el sábado y se mantuvieron por gran parte del domingo volvieron a poner en juego la calma dominical en el sur santafesino. Desde Defensa Civil pusieron en marcha el protocolo de acción ayer por la mañana y pidieron a conductores circular únicamente en caso de necesidad y con la mayor precaución posible. Los anegamientos de rutas y calles hicieron que las autoridades insistan en evitar “moverse”.

Una de las ciudades más afectadas fue Arroyo Seco, donde cayeron más de 300 milímetros de agua en pocas horas de la mañana. Esto llevó a un centenar de personas a ser evacuadas. En declaraciones a medios nacionales, el jefe de los bomberos voluntarios de Arroyo Seco, Alexis Sciacca, informó que varias casas estaban hasta con un metro y medio de agua, el centro de evacuados también se inundó y el agua entró inclusive en el cuartel donde trabajan. “Desde 1983 que estamos acá y nunca pasó esto”, señaló el agente.

Atenuado en Rosario

A diferencia de lo que pasó la primera semana del 2017, a Rosario le tocaron menos milímetros de agua que al resto de las localidades del sur provincial. De igual modo, siempre según calcularon desde Defensa Civil, entre la mañana y la tarde de ayer se registraron más de 100 milímetros de agua. Fue una cantidad de agua similar a lo que cayó durante el temporal registrado a principio de enero en el departamento Castellanos y que llevó la crisis a la cuenca lechera afectando más de 3 mil tambos.

El subdirector de Defensa Civil, Gonzalo Ratner informó que los agentes respondieron a distintas llamadas de emergencia en la ciudad de Rosario. Sobre todo, insistió el funcionario, en barrios por fuera del centro. Sumaron denuncias por zonas inundadas –Las Flores, Nuevo Alberdi, Empalme Graneros, Mangrullo, entre otros– y al cierre de esta edición no había información oficial sobre evacuados.

Toda la Región Centro afectada

El fenómeno de fuertes tormentas que afectó ayer a Rosario y la región desde la madrugada se extendió a todo el territorio de la provincia de Santa Fe y a buena parte del centro del país con consecuencias de graves daños materiales, localidades, anegadas, zonas rurales inundadas y personas evacuadas, pero no había denuncias de personas desaparecidas ni víctimas fatales. Además de Arroyo Seco (ver página 6) la zona donde más cantidad de agua precipitó, otro grave escenario se registró en la ciudad cordobesa de Villa María: un tornado con vientos de hasta 90 kilómetros por hora derribó árboles, arrancó techos y desprendió carteles, postes y cables a su paso.

El alerta meteorológico que lanzó a primera hora de ayer el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) se verificó a partir de la madrugada con temporales de lluvia y viento que se registraron en el noroeste y norte de la provincia de Buenos Aires, Córdoba, sur de Corrientes; Entre Ríos; norte de San Luis y hasta el sur de Santiago del Estero.

Toda el área de cobertura recibió tormentas que en muchos casos fueron localmente severas, con fuertes ráfagas, caída de granizo, e intensa actividad eléctrica. Y el dato general fue la abundante caída de agua.

Santa Fe, junto a una amplia zona del noreste, las áreas más afectadas.

Paraná, la capital entrerriana, recibió más de 100 milímetros de agua entre la madrugada del domingo y el mediodía de ayer. Fuentes de Defensa Civil local dieron cuanta de que se registraron desbordes de arroyos, anegamientos en viviendas y problemas en el sistema cloacal en todo el departamento, a lo que se sumó el corte temporal de la ruta provincial 11.

El agua acumulada en la calzada dejó gran cantidad de vehículos varados durante más de dos horas en las banquinas de la ruta a la altura de un puente en construcción en la localidad de Aldea Brasilera.

En Diamante y localidades aledañas se desbordaron arroyos y zanjas, se inundaron calles y casas y los caminos rurales estaban comprometidos

Hacia el norte de Santa Fe, el temporal castigó con más fuerza a Reconquista, donde en pocas horas cayeron alrededor de 80 milímetros de lluvia, según fuentes locales.

“Reconquista es una de las localidades mas afectadas de acuerdo a lo que me están informando intendentes y presidentes comunales”, informó la coordinadora regional de la provincia Érica Rubiola, quien mencionó daños materiales, como voladura de techos y caída de árboles y cables en diferentes puntos de la ciudad.

En el medio del temporal se produjo, además, un corte del suministro de energía en toda Reconquista.

Región bajo agua

Pero fue el sur santafesino la región que se llevó la peor parte. “La situación es complicada desde el punto de vista que se ha recibido un volumen de agua en corto tiempo, estamos hablando de más de 300 milímetros”, dijo el director de Protección Civil para el sur de la provincia, Aldo Fabucci.

Según marcó el funcionario, las mayores consecuencias del fenómeno hídrico se registraron en las localidades ubicadas sobre el cordón de la ruta provincial 21, que une Rosario con Villa Constitución, donde se produjeron inundaciones y anegamientos severos en barrios de las localidades de Arroyo Seco, Villa Gobernador Gálvez, Pueblo Esther, Fighiera, General Lagos, Empalme y Villa Constitución. “Son localidades muy comprometidas, ha entrado agua a las viviendas y hay evacuado y autoevacuados”, precisó Fabucci.

En Arroyo Seco, indicó a modo de ejemplo, se registraron precipitaciones por 320 milímetros hasta la tarde de ayer. Las lluvias provocaron los desbordes de los arroyos Seco y Frías. Y otra zona que el director de Protección Civil refirió como “muy afectada” es hacia el sudoeste de Rosario, sobre la ruta nacional 33.

“Han sido afectadas también las localidades del corredor de Labordeboy, Elortondo, Wheelright, Firmat, Chabás y Villada, entre otras”, detalló Fabucci. “Allí también hay agua dentro de las viviendas familiares y anegamientos importantes dentro de las ciudades”, dijo el funcionario provincial.

“Activamos la asistencia a través del Ministerio de Desarrollo Social a cada localidad, en combinación con el presidente comunal o el intendente”, agregó el funcionario desde Firmat, desde donde coordinaba a cuadrillas de Protección Civil que trabajaban con bombas para evacuar el agua de zonas habitadas en ciudades y comunas inundadas.

Fabucci explicó que la provincia estaba “llevando mercadería, colchones, frazadas” a vecinos afectados mientras se realizan tareas de “bombeo en todos los lugares”.

“Lo más importante ahora –remarcó el director de Protección Civil- es llegar con la asistencia y la contención rápido”.

A la vez, evaluó que las precipitaciones caídas en el sur de Santa Fe desde la madrugada de este domingo representan “un volumen de agua que no soporta ninguna ciudad ni ninguna infraestructura”.

Villa María sufrió destrozos por fuertes vientos

Una tormenta con fuertes vientos provocó en la madrugada de ayer caída de árboles en espacios públicos y daños en viviendas y edificios de la ciudad cordobesa de Villa María, ubicada a unos 280 kilómetros de Rosario.

Según informó Defensa Civil de la provincia de Córdoba, dos cuadrillas del Corralón con pala mecánica, camiones y motosierras trabajaron en el retiro de grandes árboles caídos en las zonas más afectadas.

Por otra parte, desde la Secretaría de Inclusión Social y Familia se brindó inmediata asistencia a dos familias que sufrieron voladura de techos, en un trabajo conjunto con el Instituto Municipal de la Vivienda.

Uno de los casos se dio en una casa del barrio Las Playas, donde habitaba un matrimonio –la mujer está embarazada–, que se trasladó inmediatamente a la casa de unos familiares.

El segundo caso ocurrió en el barrio Vista Verde, en que las ráfagas volaron la cobertura de chapa del techo de una casa. Allí no fue necesario el traslado de la familia.

Otras dos voladuras de techo ocurrieron en los barrios Evita y San Juan Bautista, en viviendas que se encontraban desocupadas.

En tanto, un galpón utilizado por la Cooperativa 7 de Febrero, que se dedica a reciclar los residuos secos que llegan al basural de Villa María producto de la recolección domiciliaria, quedó totalmente destruido después del temporal.

Por otra parte, la Empresa Provincial de Energía de Córdoba (Epec) informó que por la caída de postes de alta tensión no había luz en varias zonas de Villa María y localidades cercanas.

Comentarios