País, Política

pagos de u$s 850 mil a Gustavo arribas

Arrepentido brasileño volvió a señalar al jefe de espías en megacausa de corrupción


El Director General de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Hector Arribas, durante la reunion de la Comision de Acuerdos en el Salon Illia del Congreso de la Nacion, Buenos Aires, Argentina, el 3 de Agosto de 2016. (foto: Charly Diaz Azcue / Comunicacion Senado)

Uno de los arrepentidos en la saga de hechos de corrupción con sede en Brasil conocida como Lava Jato, Leonardo Meirelles, confirmó este miércoles a la Justicia argentina que realizó más de cinco transferencias por un total de 850 mil dólares al titular de la agencia de inteligencia (AFI), Gustavo Arribas, y además calificó esas operaciones como “coimas”.

En esta investigación está bajo la mira el contrato para la planta potabilizadora de agua Paraná de las Palmas, en la ciudad de Tigre, realizada para la empresa de aguas Aysa. Junto a su abogado y una fiscal brasileña, Meirelles dijo desde Brasil y por teleconferencia que recordaba al ahora jefe de la AFI, Arribas, y que fue a él a quien le había hecho diez transferencias por unos 850.000 dólares. Aclaró después que sólo se ocupaba de “pagar coimas”.

Meirelles declaró vía teleconferencia ante el fiscal de esta causa, Federico Delgado, y Sergio Rodríguez, director de la Procuraduría de Investigación Administrativa (PIA, que el miércoles pasado presentó un recurso para que no se cayera la investigación) en el marco de la causa en las que se investigan los presuntos pagos de coimas por parte de la constructora brasileña Odebrecht para la realización de obras en la Argentina.

No fueron sólo discursos: el arrepentido ofreció documentación de 10 transferencias realizadas por un total de 850.000 dólares, de acuerdo a lo que dejaron trascender fuentes judiciales a varios medios periodísticos.

Lo que el brasileño dijo en la teleconferencia apunta otra vez a Arribas, quien había sido sobreseído la semana pasada por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral en la causa por transferencias bancarias sospechosas que se presume vinculadas al escándalo de corrupción brasileño.

El martes pasado, la megaconstructora brasileña Odebrecht se había presentado ante la el juez federal Sebastián Casanello –investiga los coletazos locales del Lava Jato– para ofrecer “un acuerdo de colaboración” en relación a causas de corrupción que no sólo involucran a Brasil y Argentina, sino a otros países.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios