Edición Impresa, Mundo

China

Arrancó la cumbre del G20

El presidente chino, Xi Jinping, instó a sus pares a concentrarse en la economía para buscar “una senda de crecimiento” que permita “reducir las desigualdades”. Pero la guerra en Siria, el Brexit y la tensión con Turquía se colaron en la agenda.


El anfitrión de la cumbre del G20, el presidente chino, Xi Jinping, inauguró ayer la cita en la ciudad de Hangzhou con un llamado a todos sus invitados a concentrarse en la economía y en buscar “una senda de crecimiento” para “reducir las desigualdades”, pero sus ruegos quedaron opacados por las maratónicas reuniones que se realizaron al margen por otros temas como la guerra en Siria, el Brexit y la tensión con Turquía.

Mientras se espera que la resolución final que se firmará hoy, al cierre de la segunda y última jornada de la cumbre, esté enfocada en temas económicos multilaterales, los mandatarios de las principales potencias del mundo aprovecharon ayer para discutir algunos de los temas que dominan la agencia internacional.

Tanto la delegación de Rusia como la de Estados Unidos fueron claras al afirmar que utilizarán esta cita diplomática para acelerar las negociaciones bilaterales tendientes a alcanzar una tregua en Siria y asentar las bases para un estable diálogo de paz.

Sin embargo, ni bien llegó a la ciudad china de Hangzhou, la sede de la cumbre, el presidente de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, aclaró que la negociación no será fácil.

“Si los rusos no hacen concesiones para reducir la violencia y mitigar la crisis humanitaria, será difícil lograr la siguiente fase”, explicó Obama, quien consideró el alto el fuego como una condición indispensable para las conversaciones de paz, según informó la agencia de noticias EFE.

Mientras sus cancilleres negocian contrarreloj cara a cara, Obama se reunirá hoy a solas con su par ruso, Vladimir Putin.

El otro tema que domina la cabeza de los líderes mundiales es el Brexit, es decir, la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y sus posibles consecuencias económicas para el bloque y sus aliados comerciales.

La primera ministra británica, Theresa May, activó ayer toda su maquinaria diplomática en su primera cumbre del G20 para dar el puntapié diplomático inicial al Brexit, con la ratificación de la salida de la UE y la búsqueda de nuevos aliados comerciales, y rápidamente se encontró con críticas y advertencias.

La jefa del gobierno británico arrancó la mañana de ayer en Hangzhou con un encuentro bilateral con Obama, la primera reunión entre ambos desde que May asumió el poder a mediados de año, tras la renuncia de David Cameron, desatada por la victoria del Brexit en las urnas.

El encuentro fue ameno, pero en la conferencia de prensa conjunta posterior, Obama intentó evitar quedar en la mira de las críticas de sus aliados del G20 y descartó que una de sus prioridades antes de abandonar el gobierno en Washington, en enero próximo, sea firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Londres.

Con la salida de Reino Unido de la UE, la potencia británica queda afuera de la zona de libre comercio europeo y de los TLC firmados por el bloque con otros grupos o países, entre ellos Estados Unidos.

May también enfrentó una ofensiva diplomática poco común de Japón.

Antes de comenzar la cumbre, el gobierno japonés difundió un documento oficial de su Cancillería en el que amenazaba a Londres con retirar las empresas niponas y mudarlas a algún país de la UE “si las leyes del bloque europeo quedan sin aplicación en el Reino Unido” una vez que se concrete el Brexit, según la agencia de noticias Ansa.

El otro tema que dominó la jornada fueron los intentos de algunas potencias occidentales de reconciliarse con Turquía, después de varias semanas de fuertes críticas por la masiva purga y la ola de detenciones que aprobó el presidente Recep Tayyip Erdogan como repudio por el fallido golpe de Estado del 15 de julio pasado.

Erdogan se reunió en dos encuentros bilaterales con Obama y con la canciller alemana, Angela Merkel, y ambos moderados dramáticamente su discurso.

El primero elogió al “pueblo turco” por “su compromiso con la democracia” y le recordó a Erdogan su alianza militar contra el Estado Islámico al afirmar que tienen “que terminar el trabajo” de destruir a la milicia en Siria, país que Washington bombardea desde el aire y Ankara invadió recientemente.

Merkel, por su parte, prometió a su par turco que puede haber “noticias positivas” en los próximos días sobre la eliminación de visas para los ciudadanos turcos que viajen a la UE, la contraparte firmada por Bruselas para que Turquía cierre por completo sus fronteras, no permita más el paso de refugiados e inmigrantes a Europa y, además, acepte a todos aquellos que sea deportados desde el Viejo Continente.

Ajeno a estas negociaciones bilaterales, el presidente y anfitrión chino, Xi, eligió inaugurar la cumbre de las veinte principales economías desarrolladas y emergentes del planeta –entre ellas la Argentina– con un llamado a buscar soluciones a los problemas económicos del mundo.

Además de los miembros habituales, que incluyen también a organismos internacionales como la ONU y el Fondo Monetario Internacional, esta cumbre del G20 incluye a los líderes de países invitados por la presidencia china: los de Chad, Kazajistán, Egipto, Laos, Senegal, Singapur y Tailandia.

Mauricio Macri participó de la apertura de la cumbre y recibió elogios de Barack Obama

El presidente Mauricio Macri participó ayer de los actos de apertura de la reunión de los líderes del G20 en la ciudad de Hangzhou, en China, donde fue elogiado en público por el mandatario de Estados Unidos, Barack Hussein Obama, quien señaló que el líder del PRO ha tomado medidas para “fortalecer la economía” del país.

Macri saludó al presidente de China, Xi Jinping, que en su carácter de mandatario anfitrión les dio la bienvenida a los líderes de los países miembros del foro, y posó luego junto a los demás jefes de Estado en la foto oficial de la cumbre.

Tras su participación en la apertura de la cumbre del G20, el presidente argentino disertará hoy en las sesiones plenarias de la cumbre, que debate la adopción de políticas para fortalecer a la economía mundial y enfrentar los temas más urgentes de la agenda global.

Tras la apertura, comenzó la primera sesión plenaria de trabajo, en la que el presidente estadonidense, Barack Obama, señaló que “hay que tomar medidas para asegurarnos de no tomar nuevas recetas proteccionistas ni populistas”. El mandatario norteamericano agregó que “hay varios presidentes que están tomando medidas correctas, como en India, Indonesia o Italia”, y en ese marco hizo también una referencia a Mauricio Macri, “el nuevo presidente de la Argentina”, de quien dijo que “ha tomado medidas para rediseñar y darle nueva fuerza a su economía”.

En tanto, Macri participará hoy en el debate sobre el tema “Hacia una economía mundial más eficaz y eficiente y gobernación financiera” y pronunciará un discurso en la sesión plenaria sobre “Desarrollo inclusivo e interconectado”.

Antes de asistir a la ceremonia que puso en marcha el evento, Macri visitó la sede de la multinacional china de alta tecnología Huawei. Allí se reunió con Yafang Sun, la  titular de la empresa, que planea abrir en la Argentina una unidad regional de entrenamiento y un Centro de Investigación y Desarrollo con cobertura de servicios para toda América latina.

Comentarios