Edición Impresa, Política

Arranca el otro canje con Boudou en Roma

El titular de Economía busca sumar a bonistas chicos. Mañana viaja a Londres.

Desde hoy y por espacio de 30 días estará abierto el nuevo canje de deuda que impulsa el gobierno nacional para regularizar la situación con los tenedores de bonos en default.

Junto con la apertura del registro para que los bonistas expliciten sus ofertas, el ministro de Economía, Amado Boudou, comenzará en Roma la primera escala del `road show` internacional, con el objetivo de sumar a la mayor cantidad posible de tenedores minoristas a la operación.

“Entramos en un proceso de terminar definitivamente con la vergüenza del año 2001”, dijo ministro de Economía, Amado Boudou, quien hoy se presentará en la capital italiana para impulsar esta operación en la que el gobierno aspira a lograr una adhesión que “ojalá pudiéramos obtener el 100 por ciento, pero el 60 es nuestro objetivo”, sostuvo Boudou.

El ministro, junto con el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, buscará sumar voluntades entre los tenedores italianos. El segundo tramo de la gira internacional será Londres, donde Boudou y Lorenzino estarán mañana y el miércoles.

A la par del canje, Economía lanzará la suscripción hasta el 14 de mayo para adquirir un bono con vencimiento en el 2017 por mil millones de dólares, en la que confía en conseguir una tasa de un dígito.

El ministro reiteró la semana pasada que este canje “no es sólo para normalizar la situación financiera del país, sino que además, servirá para bajar las tasas de interés, y permitirá a nuestras empresas financiarse de manera más beneficiosa, y continuar impulsando el crecimiento”.

La operación prevé una quita no menor al 66,3 por ciento. En esta oportunidad la deuda elegible que entra en el canje suma 18.300 millones de dólares, mientras que en 2005 ascendió a 81.800 millones de dólares, y recogió una adhesión del 75 por ciento de los tenedores.

Boudou considera que logrando una adhesión de al menos el 60 por ciento se terminará con las causas judiciales de aquellos acreedores que reclaman el pago de la adeudado. “Quedarían solo aquellos sectores que no aprovecharon las dos oportunidades que les dio el gobierno argentino, y que sólo quieren cobrar de una manera agresiva, por vía judicial”, dijo el ministro.

A los grandes tenedores de bonos que ingresen antes del 12 de mayo se les tomará el valor pleno, pero a quienes lo hagan después de esa fecha, se les descontará un centavo por cada dólar que aporten. Esta “penalización” no regirá para los minoristas.

Los acreedores podrán optar entre dos tipos de bonos, uno Discount -orientado a inversores institucionales- y otro Par, que fue diseñado para inversores minoristas. En el tramo minorista, para aquellos que tengan títulos hasta 50.000 dólares o su equivalente en otras monedas, los acreedores recibirán un bono Par, sin quita, con un cupón atado a la evolución futura del PBI y el pago de los intereses devengados en efectivo, hasta un total de 160 millones de dólares.

Para los mayoristas, por montos superiores al millón de dólares, la propuesta contempla bonos Discount, con una quita del 66,3 por ciento, un bono atado al PBI, también hacia adelante, y el pago de los intereses devengados a través de un bono 2017, con una tasa de interés del 8,75 por ciento anual en dólares.

El canje se hará respetando la moneda de origen en la que está emitido el título en default, ya sean pesos, dólares, euros o yenes, y los nuevos papeles en pesos mantendrán la actualización por CER.

Comentarios