Ciudad

Al sur para estar arriba

Arranca el Encuentro Nacional de Mujeres y hay agenda

Este sábado, domingo y lunes feriado la reunión de trabajo hará de Trelew la escena del debate feminista que sumará la discusión sobre el lugar de ellas en el fútbol y de las integrantes de Pueblos Originarios


 

La edición 33° del Encuentro Nacional de Mujeres (ENM) llega este octubre al punto más austral del país. Será este sábado, domingo y lunes  en la ciudad de Trelew, Chubut. El evento se hace desde 1986 de manera ininterrumpida en distintas ciudades en una experiencia inédita de federalismo que lo convirtió en uno de los más importantes de la agenda feminista argentina. Año a año creció en convocatoria y desde el primer Ni Una Menos de junio de 2015 se volvió masivo, con más de 50 mil mujeres, lesbianas, travestis y trans de todo el país. El paso del ENM marca un antes y un después para cada una de las ciudades que fueron sede. También traza las estrategias y genera vínculos de cara a las demandas a nivel nacional. A los 71 talleres de la edición de Resistencia, Chaco, este año se suman Mujer y Fútbol y Mujeres por la Libre Determinación de los Pueblos.

De acá

Rosario recibió al encuentro en tres ocasiones, en 1989, 2003 y 2016. Las tres ediciones llegaron en momentos políticos distintos y fueron el semillero de debates que después se tradujeron en conquistas. El encuentro de 1989 fue la cuarta edición. Más de 3 mil participantes se reunieron en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) durante un fin de semana lluvioso de agosto y debatieron en 33 talleres. El evento llegó meses antes del indulto del ex presidente Carlos Menem a los genocidas. Del taller de Derechos Humanos participaron las Madres de Plaza de Mayo de todo el país. Estuvo Nora Cortiñas y entre todas las participantes redactaron una carta al presidente en la que pidieron que no dicte el indulto.  En plena primavera democrática la discusión por la participación de las mujeres en la política fue clave. Habían pasado casi 40 años de la implementación del voto femenino en 1952 pero la representación de diputadas en el Congreso Nacional había caído paulatinamente de 26 a 3 por ciento. Durante el encuentro se hizo el Foro de Mujeres Políticas con representantes de distintos partidos. Fue el origen del proyecto de cupo femenino y sentó las bases del lobby parlamentario que terminó dos años después con la aprobación de la ley en 1991.

El de 1989 fue el primero en el que se hizo el taller de sexualidad, al que fueron más de 300 personas. Hoy es uno de los más convocantes. Y también fue la primera vez que hicieron una guardería para los hijos y las hijas de las asistentes. Mabel Gabarra, referente feminista de Rosario e integrante de la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, fue parte de la comisión organizadora. En diálogo con El Ciudadano contó que ese año consiguieron un subsidio de 5 mil dólares del Consejo Mundial de Iglesias. “Teníamos una pastora metodista dentro de la comisión organizadora que hizo el contacto. El Consejo siempre fue sumamente adelantado en relación a las otras organizaciones religiosas. Gastamos la plata íntegramente en pagar alojamiento a las compañeras que venían de afuera en los hoteles de Rosario. Había muchas de sectores populares que venían con las organizaciones. El Hotel Riviera estaba lleno”, recordó.

Color verde

El ENM de 2003 quedará en la historia del movimiento de mujeres argentino como el primero en el que las asistentes usaron el pañuelo verde para marchar. Gabarra recuerda que caminaban por Pellegrini en la marcha y miró para atrás y se sintió en una marea verde. Los triángulos de tela habían llegado en cajas en manos de las cordobesas de Católicas por el Derecho a Decidir, quienes propusieron usarlo para la movilización de cierre. Los pañuelos no eran todavía un símbolo de pelea por el aborto legal en Argentina pero el germen de esa lucha también estaría en Rosario. El ENM de 2003 fue el paso previo a la Campaña Nacional  por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, formada dos años después en 2005. Lo que generó un cambio radical en la discusión sobre el aborto fue que por primera vez se hizo el taller de estrategias por el aborto legal. “El año anterior el encuentro había sido en Salta y estuvo marcado por un movimiento muy fuerte de mujeres católicas que venían a los talleres de aborto y anticoncepción a pelear. Para el de Rosario planteamos que necesitábamos un taller para encontrarnos con quienes estábamos de acuerdo para armar estrategias hacia una ley. Y eso no lo podíamos hacer a los gritos. Para pelear había otros talleres. Al principio quisieron invadirlo y llevaron una escribana pero finalmente logramos hacerlo”, contó Gabarra. En esa edición también hicieron una asamblea por el derecho al aborto con más de 300 personas y se trazó un plan de lucha nacional que terminó con la entrega en el Congreso del primer proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) y una caja con 50 mil firmas de apoyo de todo el país.

En el de 2003 entraron al movimiento feminista las mujeres piqueteras, que llegaron después de la crisis de 2001 y las asambleas populares en los barrios que las tuvieron como protagonistas. También fue la primera vez que se hizo el taller de trabajo sexual. Una de las encargadas de proponer el espacio como integrante de la comisión organizadora fue Sandra Cabrera, la secretaria general de la Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) Rosario asesinada meses después. “Siempre como organizadoras buscamos que las compañeras se puedan encontrar sin que sea una batalla campal. Hasta el momento había talleres no oficiales de trabajo sexual y oficiales de prostitución, y participaban las abolicionistas y regulacionistas en los dos. Las compañeras de Ammar pidieron un taller propio en la grilla oficial para charlar con tranquilidad sobre lo que les pasaba porque venían llegaban trabajadoras de todo el país y para ellas era fundamental tener ese espacio”.

Las pibas

Gabarra nunca se imaginó un ENM como el de 2016. “Fue impresionante por la masividad y la participación de jóvenes. Veníamos de la explosión de Ni Una Menos y el encuentro se volvió realmente masivo. Ya en Mar del Plata habíamos sido 50 mil y acá fuimos 70 mil en la marcha de cierre. Nunca vi una movilización tan grande en Rosario, con el Monumento tan lleno. Fue la irrupción de las pibas. La mayoría de las compañeras que hoy están militando en la Campaña surgieron en 2016 y fue la primera vez que participaron de algo colectivo”, agregó. En 2016 aparecieron talleres que reflejaban nuevos debates. Se hizo por primera vez el de mujeres y cannabis medicinal, mujeres afrodescendientes y el de activismo gordx. También hubo una fuerte presencia de las mujeres de pueblos originarios. “En los encuentros no se dividen en los talleres. Hacen una asamblea grande y siempre reclaman y espacio para estar juntas y debatir. Conseguimos una escuela frente al Monumento con un patio grande y se hizo una asamblea en la que eran más de 500”, explicó Gabarra y opinó que una ciudad que hace un encuentro no queda igual que antes. “Se revitaliza. Es un semillero de nuevas militancias y de ideas y propuestas que después se llevan adelante. No hay otra instancia que tenga esa masividad y federalidad desde hace 33 años”, agregó.

La más al sur

La 33° edición del ENM fue propuesta el año pasado por las mujeres mapuches cuando aún estaba desaparecido Santiago Maldonado. Primero se votó que sea en Puerto Madryn y finalmente la comisión organizadora definió Trelew por ser más grande, con 100 mil habitantes. También habrá actividades en Madryn y Rawson. La edición llega a una ciudad atravesada por varios conflictos. Es una de las poblaciones con mayor índice de desocupación del país, con 12,5 por ciento en junio, falleció el gobernador Mario Das Neves  y la provincia atravesó este año un conflicto docente sin precedentes. Además, desde el sector evangelista lanzaron una ofensiva para suspender el evento. A los 71 talleres de la edición de Resistencia, Chaco, se suman Mujer y Fútbol y Mujeres por la Libre Determinación de los Pueblos. También habrá 89 actividades con más de 120 artistas y la feria gastronómica “Al horno el Patriarcado” con 90 stands de productores y emprendimientos autogestivos locales. Se hará una feria llamada “Moly, ArteSana de Sueños”, que homenajea y busca visibilizar el femicidio de Evelyn Tatiana Lehr, una artesana de 25 años asesinada en junio en Trelew.

Hay más de 30 mil pedidos de alojamiento en escuelas y la plaza hotelera está completa desde principios de año. Además de lo gestionado y la hotelería disponible, se creó un grupo de Facebook para ofrecer alojamiento solidario con la fiscalización de la comisión organizadora para evitar abusos en las ofertas de alquiler. El gobierno garantizará la gratuidad del transporte urbano e interurbano para ir a las actividades y los lugares de alojamiento que quedan por fuera de la ciudad de Trelew. El Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) esquivó lo prometido a la Comisión Organizadora con respecto a viandas. De las 40 mil solicitadas sólo aseguraron poder garantizar 20 mil, y a último momento confirmaron 12 mil.

En el cronograma oficial del ENM se incluye por primera vez la marcha contra los travesticidios y transfemicidios, además del Festival Torta que se realizó por primera vez en el ENM de Rosario de 2016. El recorrido de la marcha del domingo se hará público en el mismo día por cuestiones de seguridad.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios