Espectáculos

Aristimuño repasa eternas canciones

El músico mostrará “En Concierto”, el disco doble donde interpreta parte de un repertorio consumado en su etapa de mayor evolución popular. Este martes, en el teatro El Círculo.


Hace meses sus fanáticos agotaron hasta la última entrada y sólo esperan que pasen las horas para que, esta noche, a las 21.30, Lisandro Aristimuño llene de magia el teatro El Círculo (Laprida y Mendoza) con sus bellas canciones.
Mientras prepara su nuevo disco de estudio, el músico inició una serie de presentaciones en el marco del lanzamiento de su primer disco doble en vivo, los volúmenes 1 y 2 de sus conciertos, material que registra la originalidad de sus canciones arregladas y versionadas en la potencia única de su interpretación en directo.
Acompañado una vez más por su banda los Azules Turquesas, llega a la ciudad en el marco de una gira que lo llevará a Buenos Aires, Montevideo, La Plata, Bahía Blanca, Córdoba y Santiago de Chile donde está mostrando En Concierto, su último disco doble.
Desde la singularidad creativa de su composición y sus imperdibles conciertos en vivo construyó una obra original y en constante mutación, que ha merecido numerosos premios y reconocimientos. En este concierto fusionará sonidos electrónicos, instrumentos acústicos, programaciones y arreglos de cuerdas, en el marco de una imponente puesta visual y lumínica.
Los dos volúmenes de En concierto son el registro del período de mayor crecimiento del músico rionegrino. Ambos discos se grabaron entre 2012 y 2014, el tramo en el que Aristimuño pasó de tocar en Niceto a hacer su primer Gran Rex, para luego sumar otras cuatro fechas en el mismo teatro a lo largo de ese lapso. Con las canciones de Mundo anfibio como eje temático, los shows le permitieron volver sobre sus primeros trabajos, con el énfasis puesto en la reversión antes que en el repaso fidedigno.
Su carrera, por fuera de los comienzos informales en su tierra natal, tuvo un puntapié amarrado a una impensada trilogía surgida al murmullo abrumador que lo sacudió ni bien pisó suelo porteño: primero, Azules Turquesas (2004), luego Ese asunto de la ventana (2005) y después 39° (2007). Luego, con el doble Las crónicas del viento (2009) empezó a subir el voltaje de exposición y su nombre comenzó a resonar con mayor insistencia, hasta que Mundo anfibio (2012), tal vez su propuesta más rockera, lo catapultó al éxito masivo.

A doce años de ese primer disco, Aristimuño celebra un repertorio de más de setenta canciones, incontables shows, la libertad de hacer un camino propio y el reconocimiento, no sólo del público, sino de artistas como Ricardo Mollo, Liliana Herrero y Fito Páez.
Durante el mes de marzo participó además del significativo homenaje a Alfredo Zitarrosa en el Estadio Centenario de Montevideo. Finalizando el 2015, premios Konex distinguió a Aristimuño como una de las cinco mejores figuras de la Última Década de la Música Popular Argentina en la disciplina Canción de Autor.
Su servicio M.S.F.L. (música sin fines de lucro) creado para dar a conocer mensualmente la obra de nuevos compositores lleva más de dos años promoviendo creaciones originales de artistas de nuestro país y el continente americano.

Comentarios