El Hincha, Fútbol

Fútbol playa

Argentino se adueñó de la arena y sueña con la Libertadores

El Salaíto dio la sorpresa y se clasificó a la fase final en busca de un lugar en la próxima Copa Libertadores. El Albo venció primero a Central por penales 3-2 tras igualar 5-5 en el alargue y luego se quedó con el clásico ante Central Córdoba por 7-2 para sellar su pasaje a la próxima ronda, que se llevará a cabo la semana entrante en Buenos Aires.


Argentino dio la sorpresa y se clasificó a la fase final en busca de un lugar en la próxima Copa Libertadores. El Salaíto venció primero a Central por penales 3-2 tras igualar 5-5 en el alargue y luego se quedó con el clásico ante Central Córdoba por 7-2 para sellar su pasaje a la próxima ronda, que se llevará a cabo la semana entrante en Buenos Aires.

En el duelo inaugural, los Albos dieron el batacazo y se recuperaron a tiempo para vencer al gran candidato Central, que llegaba con los pergaminos de ser el último finalista de la edición que se jugó en enero de este año. Tras remontar una desventaja de 4-1 al final del primer período, el elenco de barrio Sarmiento logró igualarlo para forzar el tiempo extra, que terminó 5-5 y derivó en los penales, donde se terminaron imponiendo con el gol decisivo de Maximiliano Ponzetti, quien se formó en el Canalla y fue parte importante del elenco que llegó a la definición de la Libertadores, pero no pudo seguir en el equipo auriazul y ahora se “vengó” de la mejor manera.

En segundo turno, Central goleó 7-1 al Charrúa y se ilusionaba con una mano de los jugadores de barrio Tablada, que tenían que vencer al Sala para clasificar a la etapa final.

Pero nada de eso ocurrió, porque Argentino desplegó un gran juego colectivo para imponerse por un contundente 7-2 y ahora esperar más que entusiasmados la próxima fase en busca del sueño de jugar la próxima Copa Libertadores.

 

Paca Andrada: “Puse el corazón como cuando jugaba”

 

“Fue una emoción inmensa volver a vestir la casaca del Salaíto después de tanto tiempo. Recorre otra energía por el cuerpo cuando uno se pone esta camiseta, por eso traté de poner el corazón como cuando jugaba en fútbol de once”. Esta frase resume todo lo que vivió Mauro Andrada en su vuelta a la actividad representando a su querido Argentino.

Sobre el funcionamiento del equipo en el torneo, el Paca Andrada afirmó: “No éramos candidatos y lo sabíamos, porque Central era el que mejor llegaba y fue clave haberles ganado en un partido muy complicado donde no nos desesperamos cuando íbamos perdiendo. Ahora tenemos todo por ganar. Yo siempre se lo digo a los chicos, que aprovechen esta linda experiencia”.

Y para cerrar, el Salaíto venció a Central Córdoba para lograr la clasificación y eso fue un plus: “Si había un broche ideal para este torneo, era ganando el clásico, más para uno que se crió en el club es una experiencia inolvidable”.

A sus 32 años, Mauro Andrada volvió a defender los colores de Argentino y ahora sueña con consagrarse como lo hizo alguna vez en el fútbol once, pero esta vez en la arena.