Política

Autogestoras

“Apostamos por una economía popular y feminista”

Desde Ciudad Futura y el Frente Social y Popular presentaron una serie de herramientas para emprendedoras locales.  Proponen recursos de financiamiento, acompañamiento y formación para mujeres e identidades feminizadas


Foto: Alejandro Guerrero

Desde hace cinco años Paola trabaja en panificación. Empezó haciendo budines en su casa y vendiendo negocio por negocio. De a poco fue sumando otros productos dulces y salados. El año pasado, en el Ferión del Sudoeste –espacio que organiza Ciudad Futura para brindar un canal de comercialización para fortalecer la producción local– se puso en contacto con otras productoras del mismo rubro y, juntas, se organizaron para hacer compras asociativas: en vez de adquirir insumos como minoristas, se juntaron entre más de diez pequeñas productoras para conseguir mejores precios en mayoristas. El beneficio fue colectivo. Esa es una de las herramientas de financiamiento, acompañamiento y formación para emprendimientos productivos que el miércoles pasado presentaron las candidatas concejalas por Ciudad Futura y el Frente Social y Popular (FSP), Caren Tepp y Luz Olazagoitia. Las herramientas van desde líneas de crédito hasta capacitaciones y formaciones que apuntan a fortalecer emprendimientos que llevan adelante mujeres e identidades feminizadas que trabajan de manera autogestiva en forma individual o asociativa.

La presentación de esta caja de herramientas para autogestoras se realizó en el marco del Día Internacional de Mujer Trabajadora y tuvo como escenario La Libre, la librería feminista de Ciudad Futura que funciona en San Martín 1168.
“Sabemos que en los tiempos que corren, la situación económica es mucho más crítica y que nos afecta de manera particular a nosotras, las mujeres, quienes históricamente vivimos en situación de desventaja, con trabajos precarizados, menos remunerados, con la carga extra de las tareas de cuidado y padeciendo que, en momentos de crisis, somos las primeras en ser expulsadas de nuestros lugares de trabajo. Sabemos que somos muchas, y en este contexto cada vez más, las que encontramos en el trabajo autogestivo la alternativa a un modelo económico que precariza nuestras vidas y nos expulsa. Por eso es que decidimos crear herramientas que nos ayuden, que nos permitan fortalecer de manera solidaria nuestro trabajo, lo que hacemos y lo que producimos”, dijo la concejala de Ciudad Futura y candidata a renovar su banca, Caren Tepp.

“Apostamos por una economía popular feminista, con sus pilares autogestionarios y asociativos, cuyo potencial yace en que de estrategia defensiva de supervivencia se transforme en una opción social, económica y política”, sostuvo por su parte la candidata del FSP, Luz Olazagoitia.

Caja de herramientas

El conjunto de herramientas que el miércoles pasado presentaron las candidatas surge de la fusión de los proyectos “Impulsarlas”, de Ciudad Futura, y “La Banca. Fondo Solidario Feminista”, del FSP. El primero apunta a proyectos asociativos; el otro a emprendimientos individuales.
Reunidos, confluyeron en una serie de herramientas que mujeres e identidades feminizadas autogestivas puedan utilizar para fortalecer sus emprendimientos. El acompañamiento que proponen puede resumirse en cuatro grandes líneas: créditos, capacitaciones y formaciones, compras asociativas y canales de comercialización.

Líneas de crédito

“Impulsarlas otorga créditos con fondos propios que después las beneficiarias devuelven sin interés económico”, explicó Tepp. Los primeros 75 créditos se entregaron el año pasado con un tope máximo de 10 mil pesos que en el 85 por ciento fueron devueltos, mientras que el 15 por ciento restante solicitó planes de refinanciación. El 75 por ciento de los créditos fueron solicitados por mujeres y este año serán otorgados exclusivamente a ellas.
Los créditos de La Banca empezarán a entregarse este año con un tope máximo de 5 mil pesos y un sistema similar.
“No hay interés económico pero sí lo que llamamos Plus Sororo”, detalló Olazagoitia. Es decir, los préstamos deben ser devueltos por el mismo monto que fueron concedidos, pero sí se requiere a las beneficiarias que realicen otro tipo de aporte. Se trata de un interés simbólico, una contraprestación contraprestación orientada a compartir los saberes obtenidos a partir de lo que cada una aprendió mientras desarrollaba su emprendimiento. “Se pide que devuelvan la ayuda dando cursos a otras mujeres, o asesorándolas en la difusión, en el montaje de un stand para que sea atractivo. Lo que tengan para aportar a otras mujeres”.

Horizontal

Paola Salemme (45) lleva adelante las compras comunitarias del rubro panadería de las productoras que desde el año pasado participan del Ferión del Sudoeste, un espacio de Ciudad Futura que funciona periódicamente en bulevar Oroño y Arijón en el que 80 emprendedores –78 de ellos mujeres– comercializan sus productos.
“Yo siempre buscaba precios como minorista y era mucho más trabajo, porque todo el tiempo tenía que ver dónde me convenía comprar, a veces en lugares alejados. Los organizadores del Ferión me ofrecieron que me convirtiera en encargada de compras, que nos uniéramos todas las productoras de panificación y que compráramos en conjunto así teníamos un beneficio mutuo”, contó Paola.
Son más de diez productoras que compran juntas a un precio más bajo en mayoristas y que obtienen un beneficio colectivo. Esa es una de las herramientas que fueron presentadas el miércoles. El objetivo es reproducir este modelo de compras a otros rubros de la producción.
En definitiva, Igualarlas y La Banca buscan tejer redes de mujeres. El objetivo es que todas las participantes de los programas entren en contacto en forma horizontal, tomando u ofreciendo capacitaciones, comprando en conjunto y comercializando en el Ferión o en La Furia Feria, un espacio que gestiona el FSP que agrupa a 40 productoras independientes que además cuenta con un escenario para artistas independientes.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios