Política

Escándalo

Aportes truchos en la campaña y truchadas en la Facultad

Presidencia de la FUBA pide la renuncia de María Fernanda Inza –la contadora que fue echada por María Eugenia Vidal– al Consejo Directivo de la Facultad de Económicas


El escándalo de los aportistas truchos en la campaña electoral de Cambiemos 2017 ha tomado un nuevo giro luego de que la Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, haya pedido la renuncia de la contadora general de la provincia, quien es además tesorera del Pro, ex subsecretaria académica y actual Consejera Directiva por Franja Morada/Nuevo Espacio en la FCE, María Fernanda Inza.

El presidente de la FUBA, Julián Asiner, dijo: “los mismos que trucharon aportistas para Cambiemos en la provincia son los que intentaron hacer un fraude en la FUBA truchando dos delegados. Desde la presidencia de la Federación exigimos la renuncia inmediata de Inza a su cargo de Consejera Directiva en Económicas y reclamamos la apertura inmediata de las cuentas de la facultad, para clarificar los negociados que se siguen realizando a costa de los estudiantes, docentes y no docentes”.

Al respecto, Gonzalo Finlez, estudiante de Economía y militante del Movimiento por Económicas (MxE, la segunda fuerza de la facultad), declaró: “para quienes conocemos las corruptelas de Nuevo Espacio, este escándalo no debería sorprender. Como antecedente inmediato tenemos el caso de la renuncia del ex Decano Giusti luego de denuncias de malversaciones de fondos del Hospital de Clínicas a partir de la venta de insumos con sobreprecio de una empresa de su propiedad, en sociedad con el actual vicedecano y líder de Nuevo Espacio Emiliano Yacobitti. Incluso, estos fondos robados a la Universidad fueron destinados a financiar la campaña de Martín Lousteau en su candidatura a Jefe de Gobierno”.

El consejero superior de la UBA, Juan Winograd, agregó: “en la misma FCE se realizan negociados fabulosos a expensas de las carreras de grado. Así, el Instituto Capacitarte cuenta con oficina propia y disponibilidad de aulas para dar sus cursos pagos, convenios con el Banco Santander que llegan al extremo de la existencia de una sede física en la facultad, lo mismo con la editorial Errepar, la privatización de los espacios del CECE, las pasantías de trabajo precario a grandes firmas como PwC o EY, los cursos pagos del Centro Universitario de Idiomas… La lista es interminable”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios