País

Más de 30 años en Canal 7

Apartaron de la TV Pública a la histórica mujer del clima

La meteoróloga Nadia Zyncenko, de 69 años, no estará más a cargo del Servicio Meteorológico. “Consideran que soy grande”, dijo. Y se quejó porque le adeudan 462 francos.


La histórica presentadora del clima de la TV Pública, Nadia Zyncenko, fue apartada del programa dedicado al servicio meteorológico y las columnas en otras emisiones del canal estatal. La meteoróloga se quejó porque le adeudan 462 francos y se irá sin indemnización.

Zyncenko, nacida en Italia pero con raíces ucranianas, llevaba más de tres décadas difundiendo datos del clima en la TV Pública. Su característica manera de hablar –en su casa siempre se usó el idioma ucraniano– y su precisión para informar los sucesos meteorológicos le permitieron ganarse un nombre y un prestigio del cual no gozan muchos de sus colegas.

“La empresa decidió que no estoy más, consideran que soy grande”, lamentó la conductora de “Nadia 6.30”, el programa especializado en el estado del tiempo que se emitía en la mañana.

Desde hacía varios días que Zyncenko ya no se encontraba al frente de la columna meteorológica del canal. La experta descartó que la decisión hubiera sido puntualmente del gobierno nacional, y evitó apuntarle al titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos, Hernán Lombardi. “Consideran que soy grande, es una decisión que yo acato y respeto. Son las leyes del trabajo”, agregó la histórica columnista, que comenzó su carrera por medio de una suplencia en Canal 7 durante 1980.

No sólo se trató de “la mujer del tiempo”, como se la conoció durante su extensa trayectoria, sino que además fue jefa de Meteorología Aeronáutica del Servicio Meteorológico, y miembro de la Organización Internacional de Presentadores del Tiempo. Además de sus columnas en los noticieros, en 2012 comenzó a conducir “Nadia 6.30”.

“No me indemnizaron, por la edad no correspondía, es por la edad jubilatoria. Creo que el gobierno quiere hacer cumplir la edad jubilatoria, me lo han mencionado, estoy pasada de edad. Es decisión de quien te contrata”, agregó la experta en el clima. En este sentido, sí se quejó de que tras apartarla de la programación le quedaron “debiendo” 462 francos, debido a que durante muchos años trabajó domingos y feriados: “No era porque no me gustara descansar, sino porque lo pedían y yo los hacía”.

Si te gustó esta nota, compartila