Edición Impresa, Policiales, Últimas

Antesala de otra pena para Marito

Hoy se conoce el fallo en el juicio que se le sigue a Mario Segovia, alias Rey de la Efedrina, y otras 11 personas por integrar una banda que enviaba precursores químicos a México y elaboraba metanfetaminas en una quinta de Ingeniero Maschwitz.


Hoy, Mario Segovia, para algunos Marito, pero más conocido como Rey de la Efedrina, puede sumar una nueva condena, esta vez en el Tribunal Oral Federal Nº4 del partido bonaerense de San Martín, donde está siendo juzgado junto a Gisela y Rodrigo Ortega (esposa y cuñado de Segovia), el mexicano Juan Jesús Martínez Espinoza, Ricardo Martínez –padre del actor Mariano Martínez– y otras 7 personas por integrar una banda que enviaba esa sustancia hacia México y elaboraba metanfetaminas en una quinta de Ingeniero Maschwitz.

La audiencia comenzará a las 9, cuando se les dará a los 12 imputados la posibilidad de que pronuncien sus últimas palabras ante el Tribunal Oral.

Luego, los jueces María Lucía Cassain, Alejandro de Korvez y Lidia Soto pasarán a deliberar y durante la tarde darán a conocer el veredicto, dijeron a Télam fuentes judiciales.

También están siendo juzgados Fernando Ventura García, Walter Gabriel Garrido, Rubén Alberto Galvarini, Rodrigo Pozas Iturbe, Pedro Díaz Cavero, Antonia María Moreno (suegra de Segovia) y Horacio Jorge Quiroga.

Durante la etapa de alegatos, el fiscal federal Eduardo Codesido solicitó 14 años de prisión para Segovia y Martínez Espinosa, 8 años para Galvarini, 7 para Garrido, 6 para Gisela y Gonzalo Ortega, 4 para Ventura García y para Martínez, y 3 para Iturbe. En tanto, requirió la absolución de Díaz Cavero, Moreno y Quiroga.

El fiscal reclamó que Segovia y Martínez Espinosa sean condenados por infracción a tres artículos de la ley 23.737 (de drogas), transporte de estupefacientes y tentativa de contrabando de las mismas sustancias, en tanto que al resto se le imputan algunas de esas figuras.

Por su parte, la querella pidió 16 años de prisión para Segovia, 12 para Martínez Espinosa, 10 para Galvarini, 9 para Gonzalo Ortega, 8 para Ventura García y para Garrido, 7 para Martínez, 6 para Ortega y para Díaz Cavero, 4 para Quiroga y pidió la absolución de Iturbe y de Moreno.

El principal imputado en el juicio es Mario Segovia, quien se cree que compraba grandes cantidades de efedrina a droguerías a través de distintas farmacias, que luego volcaba al mercado ilegal.

Se estima que Segovia lideraba la banda desde 2006 y era quien obtenía la efedrina de proveedores porque estaba inscripto para poder comprar precursores químicos bajo la identidad de Héctor Benítez, un preso de Sierra Chica.

Martínez Espinoza era el dueño de la quinta de Ingeniero Maschwitz que funcionaba como laboratorio y aparentemente se contactaba con Ricky Martínez, para que éste consiguiera lugares donde poder lavar dinero.

A este último se lo acusa de ser el dueño de un galpón del barrio porteño de Barracas donde se guardaba efedrina y llegó a haber 700 kilos, pese a que el padre del actor siempre aseguró que no sabía qué le enviaban en los barriles.

A todos los acusados se les atribuyen 93 envíos de efedrina que fueron realizados mediante encomiendas enviadas desde el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

También se les adjudica un intento de enviar dos paquetes de más de 40 kilos de efedrina, cada uno en hormas de zapatos metálicas, que tenían como destino la ciudad de León, México.

Comentarios