Ciudad

Comunicaciones

Antenas: van por la audiencia pública

La Concejala de Iniciativa Popular, Fernanda Gigliani planteó la necesidad de debatir sobre la modificación de la normativa que regula la instalación de los aparatos para mejorar el servicio de las empresas en la ciudad. Legisladores fueron capacitados por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom)


Para Gigliani es necesario generar un debate público entre los diferentes actores.

La Concejala de Iniciativa Popular, Fernanda Gigliani, propuso convocar a una audiencia pública para debatir la modificación a la normativa que regula la instalación de antenas en la ciudad. La edila invitó a participar a los vecinos y a funcionarios municipales, provinciales, representantes del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) y de empresas de telefonía, organizaciones de la sociedad civil, instituciones académicas, y asociaciones de defensa de usuarios. En agosto, miembros del Enacom les acercaron a los legisladores del Concejo Municipal informes locales, provinciales, nacionales e internacionales y detalles de la tecnología actual para desterrar el mito de que afectan la salud de los vecinos y vecinas.

“Es un tema sobre el que hay diversas posturas a favor y en contra. Planteamos iniciar una etapa de participación para tomar decisiones administrativas y legislativas. Es importante convocar a las partes involucradas y reunir a todos los actores que tienen un interés particular para que el Concejo pueda abordar las distintas propuestas y escuchar todas las voces”, explicó Gigliani.

La edila señaló que las autorizaciones otorgadas y las instalaciones de antenas que hicieron las empresas generaron polémica y preocupación para los vecinos de la ciudad.

“La idea generalizada es que las antenas ubicadas en sectores densamente poblados generan graves perjuicios a la salud, por lo cual existen pedidos de organizaciones y ciudadanos para que profundicemos las restricciones para su instalación”, agregó la concejala.

Del otro lado, las empresas de telefonía plantearon que el nuevo paradigma tecnológico requiere modificar la normativa vigente ya que la instalación de más antenas mejorará la calidad en la señal y en las telecomunicaciones.

Para Gigliani es necesario generar un debate público entre los diferentes actores sobre la normativa que regula la instalación de antenas y considerar los informes y posturas para abordar de manera integral el tema.

Capacitación

“Rosario no es un caso único. Las resistencias de los vecinos están en todas las ciudades, pero las mediciones que hicimos señalan que es viable multiplicar la cantidad de aparatos para mejorar un servicio que los mismos vecinos reclaman a las compañías. Y más importante, sin afectar la salud de nadie”, explicó a El Ciudadano el director del Enacom, Agustín Garzón.

A mitad de año el organismo publicó un informe sobre los niveles de contaminación electromagnética en la ciudad que están atadas a las antenas. Tomó más de 21 puntos de la ciudad y el resultado fue que el nivel estaba muy por debajo del máximo permitido por el Ministerio de Salud de la Nación. Según explicó Garzón, fue parte de las mediciones de rutina que se hacen en el país a través de seis centros de monitoreo. “Es información que necesita el gobierno local, los legisladores y la ciudadanía para saber que no están afectados y cuánto pueden crecer sin tener problemas”, señaló el director de Enacom y agregó que al igual que en otras ciudades del país el ente ofreció un modelo de ordenanza con límites de salubridad avalados por los datos técnicos recogidos.

“Cuando tenés pocas antenas, forzás a las antenas y a los equipos (teléfonos celulares, tablets, entre otros) a usar más energía y emitir más ondas”, explicó Garzón y ofreció la página www.antenasamigables.gob.ar para compartir datos nacionales e internacionales sobre la seguridad de los equipos. “No hay otra forma de tener un mejor servicio. Tenemos que dar la batalla cultural. No puede haber resistencia desinformada”, agregó el director de Enacom.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios