Gremiales

Fin del conflicto, por ahora

Amsafé y Sadop aceptaron la última propuesta salarial

Los votos a favor de darle un visto bueno a la última propuesta del gobierno santafesino duplicaron a los de rechazo entre los maestros públicos. Entre los privados fue más contundente: el 80 por ciento por cerrar la controversia salarial


La asamblea provincial de Amsafé resolvió aceptar la última propuesta salarial del gobierno provincial: un aumento del 18% en dos cuotas (marzo y agosto), con cláusula gatillo (se aplicará a medida que la inflación supere el incremento y no a fin de año, como ocurrió con la paritaria 2017) y una suma no remunerativa de 300 pesos por cargo, retroactiva a enero, en concepto de material de trabajo.

Votaron en toda la provincia 32 mil docentes del sector público: 21 mil se inclinaron por aceptar la propuesta y 11 mil la rechazaron. En el acta de asamblea, la conducción de Amsafé señaló que la decisión obedece a que la propuesta “incluye importantes avances en nuestras condiciones de trabajo y un aumento salarial para activos y pasivos, recogiendo gran parte de nuestros reclamos”.

La aceptación de la propuesta por parte del gremio mayoritario del sector docente fue con dos condiciones: la primera, que la liquidación del aumento se haga por planilla complementaria dentro de la primera quincena de mayo; la segunda, “el cumplimiento estricto” de la cláusula de actualización salarial (cláusula gatillo) si la inflación supera el aumento. En caso de incumplimiento, aclararon desde Amsafé, convocarán a asamblea provincial para definir medidas de fuerza.

El compromiso por parte de la provincia de adelantar la aplicación de la cláusula gatillo al momento que la inflación supere el incremento fue una de las claves que permitió destrabar un conflicto que llevaba un mes y medio. En los gremios docentes hay mucha preocupación ante la escalada inflacionaria: en el primer trimestre del año, en la provincia se acumuló un incremento del 6,9 por ciento según datos del Ipec.

El otro elemento influyó en la decisión de los docentes fue la suma fija de 300 pesos por cargo que agregó el gobierno en la nueva oferta y que equivalen a los seis kilos de pan que mencionó en su momento el gobernador Miguel Lifschitz. Esa suma no remunerativa hace que el aumento real de bolsillo vaya del 18 al 22 por ciento según la categoría salarial, de acuerdo a lo informado por Amsafé.

Así, el salario de bolsillo de un maestro de grado que recién se inicia será de 16.856 pesos desde marzo y 18.162 pesos desde agosto (en la propuesta previa, rechazada por Amsafé y Sadop, era de 16.556 pesos para marzo y 17.862 pesos para agosto). El mismo cargo, pero con la máxima antigüedad, tendrá un salario de 23.505 pesos en marzo y de 25.377 pesos en agosto.

El tercer punto que resultó decisivo fue la decisión del gobierno provincial de no descontar los días de paro a los docentes que adhirieron a las medidas realizadas el 4 y el 5 de abril. El compromiso del gobierno de dar marcha atrás con los descuentos fue planteado en la reunión paritaria del martes 17 y estaba sujeto a la aceptación de la propuesta por parte de los gremios.

Además, en el último encuentro paritario, el Ministerio de Educación ofreció modificar las condiciones de los concursos de nivel secundario y otros concursos docentes, con nuevos cronogramas, y se incluyó en la agenda paritaria la incorporación de los docentes de coros y orquestas del Bicentenario al sistema educativo provincial.

Postal de asamblea. Sadop también abrazó la propuesta provincial.

 

Sadop también aceptó

El 80 por ciento de los docentes particulares del Sadop votaron por aceptar la propuesta salarial del gobierno provincial. En un comunicado señalaron que “con la clara convicción de que la unidad y el compromiso son el camino para defender nuestros derechos, los docentes nos mantenemos firmes en la lucha por sostener  la paritaria como ámbito de negociación por mejores condiciones salariales y laborales”.

“Los docentes manifestaron en la asamblea  la necesidad de continuar la lucha contra los fuertes tarifazos que golpean nuestros bolsillos y ponen en riesgo el poder adquisitivo de los salarios”, indicó la secretaria general de Sadop Santa Fe, Patricia Mounier. “Es necesario que el gobierno tome nota de esto y dé respuesta a los santafesinos y santafesinas que cada día reciben en sus casas facturas que impactan negativamente sobre el salario de los trabajadores”.

En tanto, el líder de Sadop Rosario, Martín Lucero, señaló tras la asamblea gremial que “la paritaria docente termina como corresponde, es decir con acuerdo de partes y no por decreto”, en referencia a la medida del gobierno de liquidar los sueldos con aumento aun sin el acuerdo firmado en paritarias. “Es un triunfo de la unidad de la docencia santafesina que mantuvo hasta en la última instancia la vocación por el diálogo y la firme convicción en el reclamo salarial”.

“Ha sido un largo conflicto. Durante todo este tiempo la docencia santafesina demostró unidad en las calles para mantener vivo el reclamo salarial y que no quede sujeto a techos impuestos por el gobierno nacional y obtener una cifra superior a la presentada inicialmente por el gobierno de Santa Fe”, añadió Lucero.

 

Lo que dijo la ministra de Educación

“Quiero agradecer muy especialmente a todos los docentes que confían en el diálogo”, declaró la ministra de Educación Claudia Balagué. “Hace diez años venimos trabajando juntos para mejorar la educación en la provincia”. “Este diálogo es el que nos ha permitido grandes avances que dan muestra del compromiso por mejorar la carrera docente, realizar concursos que apuestan a mejorar la formación y, en consecuencia, la educación de todos nuestros niños, niñas y jóvenes”.

 

En Rosario ganó el “No”

Aunque a nivel provincial dos de cada tres docentes decidieron aceptar la nueva oferta, en la departamental Rosario de Amsafé se impuso la moción de rechazo con medidas de fuerza. En el departamento votaron 8705 afiliados: 3226 se inclinaron por la aceptación, 5386 rechazaron la propuesta y 93 docentes votaron en blanco.

Desde Amsafé Rosario señalaron que “si bien a nivel provincial es aceptada una propuesta insuficiente, sabemos que el conflicto no está cerrado definitivamente. El ánimo de lucha quedó evidenciado luego de la contundente marcha llevada adelante en la ciudad de Rosario tras una semana de tregua por parte de la Comisión Directiva provincial, tiempo que no otorgó a las bases para debatir y votar”.

 

Si te gustó esta nota, compartila