Policiales

Una guerra sin tregua

Amenazas y denuncias detrás de un crimen

Marcela Díaz era amedrentada y hostigada desde hace meses. Su abogada realizó denuncias ante la Fiscalía y la Policía pero nunca obtuvo respuestas. “Si me pasa algo, la culpa es del fiscal”, dijo ayer la letrada.


Una historia de amenazas y denuncias que no tuvieron eco en la justicia signaron los últimos meses de Marcela Díaz, la mujer que fue asesinada ayer en zona oeste. La razón, según su abogada Romina Bedetti, es que su cliente era la hermana de Tubi, un joven que está preso por el crimen de Lorena Ojeda, entre otros hechos, en el marco de una pelea entre varios sectores de barrio Municipal y  Parque del Mercado que ya lleva cerca de 35 muertos en 22 meses. En el marco de esa disputa, el hijo de la víctima, Milton, está postrado como consecuencia de un ataque a balazos. También está malherido el hombre que la acompañaba cuando la atacaron. Según Bedetti,  hubo denuncias en Asuntos Internos, presentación de habeas corpus y avisos al fiscal del caso, pero no hubo respuestas para Marcela. “Esto se podría haber evitado”, sostuvo.  Denunció una persecución policial contra la mujer y pidió custodia para ella, la familia de Marcela y para el testigo presencial del crimen. “Si me pasa algo es responsabilidad del fiscal”, dijo en forma tajante la abogada.

Marcela Díaz era madre de dos hijos, uno de 18 y otro de 7, estaba en pareja y cuidaba los intereses de su padre que, después de un accidente cobró un juicio y compró un taxi. Como su padre estaba postrado Marcela lo administraba, contó Bedetti. Es hermana de Ariel  Tubi Segovia y ello se transformó en una pesadilla.

A Tubi los investigadores lo vinculan a Alexis Caminos. Y sostienen que ambos están enfrentados a los Funes, en una disputa a sangre y fuego que ya lleva varias víctimas. Bedetti representaba a Marcela y a su hijo, que desde hace tiempo venían siendo hostigados, detalló.

Milton tenía un par de investigaciones abiertas donde la letrada lo asesoraba pero el 30 de diciembre todo empeoró. Bedetti explicó que Marcela fue amenazada en su casa y le dispararon aunque logró salir ilesa. Unas horas después lo balearon a su hijo Milton, una de las balas se alojó en su espalda y actualmente estaba postrado y al cuidado de su madre.

Bedetti  explicó que en el hospital Milton estaba con custodia. Pensó que era por protección pero estaba detenido sin orden fiscal, refirió y aseguró que un sumariante de la comisaria le dijo “si lo matan no se pierde nada”, afirmó.

“El 3 de enero presentamos la denuncia por los disparos que recibió Marcela, y por el ataque a su hijo. Ese día estaban en un bar, cercano a Tribunales, y se dieron cuenta que había personal de la Policía Federal sacando fotos”, refirió. Entonces hicieron denuncias en Asuntos  Internos. El 10, Marcela denunció en la misma repartición la persecución que sufría por parte de la Policía porque era hermana de Tubi”, dijo la letrada.

El crimen de Ulises

“Cuando mataron a Ulises Funes (hace 10 días), salieron a decir que el supuesto sicario era Cable y al volante iba una mujer. Decían que era Marcela”, contó. Cable es mi cliente y ese día estaba cenando con su padrino que es chofer de un funcionario provincial”. La abogada hizo una presentación espontánea por  ambos y nunca los citaron en la causa.

“Toda esta información se la llevamos al fiscal y no nos llevaron el apunte. El sábado 13 presentamos un habeas corpus a favor de Marcela que dio negativo y allí informé una persecución de la policía, de varios jefes policiales”. Nunca le ofrecieron custodia, ni se le dio lugar a las denuncias. “¿Y qué paso? Esta chica terminó acribillada. Esto se podría haber evitado y no lo hicieron”, subrayó.  La abogada remarcó el pedido de custodia para la familia de la víctima y para la pareja de Marcela que fue testigo presencial del crimen. Teme que haya un ataque durante el velatorio pero le dijeron que lo tiene que pedir por escrito”, aseguró. Además reclamó un refuerzo a su seguridad, ya que cuenta con una ronda policial, pidió que sea permanente. La respuesta fue la misma. Bedetti aclaró “si me pasa algo, es responsabilidad del fiscal”.

Por su parte el fiscal Ademar Bianchini, a cargo de la investigación, dio un pantallazo de los homicidios del fin de semana. En relación a crimen de Marcela Díaz, dijo que la víctima estaba con un hombre más joven en una moto o junto a una moto y desde un auto le dispararon. El muchacho está internado. Y si bien no profundizó en cuanto a la versión que en el interior del auto estaba Alan Funes, con captura por el crimen de Eugenio Solaro, dijo que aún no tenía la información es sus manos pero es un dato que circula y está sujeta a confirmación. Respecto a los detalles del caso, hipótesis y posibles autores dejó abiertas todas las posibilidades.

Baleado y hemipléjico

Milton R. es hijo de Marcela Díaz, el 30 de diciembre fue atacado a tiros en doctor Rivas al 20 bis. Llegó por sus propios medios al Hospital Provincial donde recibió las primeras curaciones y por su estado de salud fue derivado al Heca. Como consecuencia sufrió una grave lesión en la espalda que lo dejó hemipléjico.

Alan Funes está prófugo

Alan Funes enfrenta una causa penal en un Juzgado de Menores por el crimen de Eugenio Pupi Solaro, ocurrido el 1 de mayo de 2017 en un pasillo de Ayacucho al 4300. El tirador llego encapuchado y le gritó: “Esto es por culpa de tu hermano que mató a mi mamá”. El agresor sacó un arma y disparó. Solaro murió en el lugar y otras dos personas resultaron heridas, entre ellas un niño de 11 años.

La Policía detuvo a Ulises Funes por el crimen en un lavadero donde trabajaba, pero rápidamente fue desvinculado. Este muchacho, que era embarcado,  fue asesinado la semana pasada frente a su novia en la puerta del pasillo que da a su casa en Garay al 1400. Desde las redes sociales prometieron venganza.

Alan cayó después y estuvo en el IRAR un año y medio. Finalmente en octubre pasado, después de varias negativas de la Fiscalía, se acordó en una audiencia de Cámara una morigeración. Alan se fue a su casa con un arresto domiciliario.

Pero este fin de año, un video lo mostró con una metra a los tiros, festejando. Ello le valió la revocación del beneficio y un pedido de captura. Aún la policía lo busca, una versión lo ubicó en el auto que se usó para el crimen de Marcela Díaz. Según trascendidos un defensor sondeo la posibilidad de una presentación en Tribunales pero con algunas condiciones que la Fiscalía no acepto. Hasta ahora no hay noticias de Alan.

Tubi, el hermano de Marcela

Rubén Ariel Segovia fue baleado en octubre de 2016 y entró herido al Heca.  Una versión dice que tentó a los uniformados para que lo dejaran ir pero no lo logró. Lo imputaron de tres crímenes, dos de ellos como instigador, entre otros hechos. En el último quedó vinculado como partícipe secundario su entonces abogado Marcos Cella.

Las comunicaciones telefónicas le jugaron en contra y fue la evidencia clave de la Fiscalía. Lo imputaron, junto a Elías Emanuel V., alias Zapatito, de matar a balazos a Jonathan Alexis Rosales, el 23 de junio de 2016. Su mujer Brisa, vio toda la secuencia y terminó herida en la pierna. Durante la audiencia la Fiscalía dijo que, según su teoría, la diferencia entre Rosales y Tubi fue porque el primero no cumplió con una orden de Segovia para matar al Cuatrerito, fugaz jefe de la barra de Newell´s.

El 10 de noviembre de 2016 mataron a  Lisandro Javier Fleitas de 5 disparos – aparentemente al confundirlo con Lautaro Lamparita Funes – en Mister Ross y Callao. Una escucha telefónica dejo entrever la confusión.  En el último crimen que le achacan, también se confundieron de persona. Mataron a Lorena Ojeda el 16 de diciembre de 2016, en la puerta de su casa en Vera Mújica al 2900. La confundieron con su hermana Brisa, mujer de Rosales y testigo presencial de ese crimen, dijo la Fiscalía.

Acribillaron a la hermana de un conocido barra leproso implicado en dos asesinatos

Si te gustó esta nota, compartila