Ciudad, Edición Impresa

Ambulancias a domicilio: contrapunto público-privado

Para director médico de la firma Urgencias “toda la ciudad es peligrosa”. Desde el Estado no están de acuerdo.

Por: Laura Hintze

“Toda la ciudad es una gran zona peligrosa”, sentenció Carlos Didier, director médico de la empresa de emergencias médicas Urgencias. Su declaración, lejos de estar aislada, es una más de las múltiples brindadas por los diferentes servicios de salud que se encuentran en Rosario. La mayoría coincide en un mismo análisis: a cada hora y en todo lugar, las ambulancias están inseguras, pero eso no significa que no se intente llegar a todos los puntos de la ciudad. Así, Mario Clemente, gerente general del grupo Emerger, advirtió que si bien “el campo delictivo se amplió”, y las zonas “rojas” son un “montón de zonas de la ciudad”, el acompañamiento de la Policía ayuda a que se vaya la sensación de inseguridad y desprotección que tiene el médico. Como contrapartida, el secretario de salud municipal, Lelio Mangiaterra, destacó que no es frecuente este tipo de ataques; y en este sentido, Juan Becerra, director del Sistema Integrado de Emergencia Sanitaria (Sies), prefirió hablar de “situaciones de inseguridad”, no de “áreas”.

La incógnita sobre cómo se brindan los servicios de salud en las zonas consideradas “peligrosas” se desprendió tras la denuncia de un vecino de Presidente Roca al 2900, quien acusó a la empresa Ecco de no brindarle el servicio que pidió por vivir en una zona “roja”. En cambio, se le ofreció algo más “económico”, con la salvedad de que al caer la noche el móvil de atención sólo acudiría ante un llamado si iba acompañado por Gendarmería. A partir de esta situación, El Ciudadano se comunicó con las empresas de salud más importantes de la ciudad, quienes confirmaron que ante la “alta inseguridad” que, afirman, se padece en Rosario hacen que sus servicios recurran a fuerzas de seguridad.

“En general, el servicio de salud es igualitario para todo el mundo, más allá de su condición social o de la obra social que tenga. Por eso digo que no existen planes que se cobren según la zona”, sostuvo el gerente general de Emerger, Mario Clemente. Sin embargo, a la par admitió que “sí hay dificultades para entrar a determinados lugares de Rosario”.

“Insisto, no sé qué pasó con Ecco, pero sí sé que hay un manto de inseguridad que vivimos todos, y que afecta más a este servicio porque es de 24 horas, de lunes a lunes”, insistió el gerente. “Nosotros recorremos la ciudad todas las noches, de punta a punta. Tenemos claridad de todo lo que pasa y ha pasado; hay amplios antecedentes de robos. Los profesionales están expuestos, y me parece más grave que lo que pasó”, insistió.

Según especificó Clemente, en un principio las zonas rojas eran lugares muy específicos. Pero, a través del tiempo, aparecieron otras nuevas: esos lugares marcados están determinados por sus propias experiencias, y por ello el gerente dice sostener con fundamento que “el campo delictivo se multiplicó”.

En un mismo sentido, cabe destacar la perspectiva del director médico de Urgencias, para quien la definición de zona peligrosa abarca a “toda la ciudad”.

Así, esta empresa, además de hablar con la Policía, trabaja con un servicio de custodia adicional, con el que cuentan a partir de las 18 horas. “Priorizamos la seguridad del que trabaja con nosotros”, admitió Didier. “Si algún médico se siente inseguro o ve algo sospechoso, le recomendamos volver”, remarcó.

A diferencia de las sentencias de las empresas privadas, desde salud pública municipal minimizaron el alarmante diagnóstico, y hablaron en cambio de ataques “pocos frecuentes”. Mangiaterra incluso explicó que, a la hora de catalogar las diferentes zonas, el servicio público se maneja con referentes de los centros de salud, que están diseminados por todo el territorio rosarino.

Admitió, empero, que a veces el Sies tiene que combinar con la Policía, pero insistió en que son las menos: “La mayoría de las veces es la propia gente del barrio la que nos ayuda, la que nos espera, y la que nos cuida”.

Por su parte, Juan Becerra, director del Sies, prefirió hacaer referencia a “situaciones peligrosas”, en lugar de áreas geográficas. “Lo evaluamos desde la central de emergencia, ya que consideramos que no es lo mismo que llamen desde un domicilio por una patología, que desde la calle por una golpiza. Y esas situaciones pueden darse en un barrio o en el centro”, explicó.

Sea como sea que se trabaje, Mario Clemente no dudó en aclarar, y concluir: “Hablando de las tres empresas consideradas como más importantes en Rosario (Ecco, Urgencias y Emerger), creo que hay que aclarar que son empresas que se dedican a salvar vidas. Nuestra responsabilidad es muy importante, y si uno pudiera comunicar lo que se hace todos los días se vería que cosas como las que salieron (en referencia a la denuncia del jueves pasado) son importantes, pero no tanto”.

Comentarios