Ciudad, Edición Impresa

Alquiler y expensas, un drama

En dos años los contratos se encarecieron un 50 por ciento y los pagos comunes en edificios casi se duplicaron. Advierten que las renovaciones alcanzaron un valor “prohibitivo” para el salario promedio.

Si bien en los últimos días mucho se habló y se hizo hincapié en el incremento de la canasta básica de alimentos, hay otros rubros donde los aumentos tal vez han sido menos abruptos, pero igualmente vienen manifestándose de manera casi constante. Según datos del Centro de Estudios de la Concejalía Popular, el valor de los alquileres de vivienda se incrementó en el último año alrededor de un 25 por ciento y, si se tiene en cuenta que los contratos deben firmarse cada dos años, en relación a 2008 las subas sobrepasan el 50 por ciento. Sin embargo, más preocupante es la situación de las expensas, que de acuerdo al mismo trabajo se han casi duplicado en los últimos 24 meses.

 Los números son abrumadores. Y esa consideración se profundiza si se los ve en perspectiva. De acuerdo a lo que marca Nire Roldán, el titular de dicha ONG, desde el año 2003 a esta parte el costo de alquilar una vivienda –ya, se a una casa o un departamento– en Rosario subió un 200 por ciento. En concreto, hace siete años un contrato promedio era de 327 pesos mensuales, pero hoy ese monto asciende a los 1.100. Según el estudio de la organización que defiende los derechos de los inquilinos, el salto más importante se dio al comienzo: entre los períodos 2003/2004 y 2005/2006 los incrementos fueron cercanos al 85 por ciento; en tanto que entre 2005/2006 y 2007/2008 el aumento promedio fue del 60 por ciento. Por último en los períodos 2007/2008 al 2009/2010 los costos de las rentas mensuales han crecido en alrededor de un 50 por ciento.

 “Como se observa, lejos de amesetarse o detenerse, los números no dejan de crecer. La situación de los inquilinos es cada vez más difícil”, explicó el también ex concejal.

 En términos concretos, y en relación a los incrementos de este último período, alquilar un departamento de un dormitorio o un monoambiente “relativamente amplio” en el centro de la ciudad de entre 45 y 55 metros cuadrados costaba hace dos años alrededor de 800 pesos mensuales. Hoy Roldán estima que esos contratos se están renegociando a un valor de 1.200 pesos. En tanto, un piso familiar, con dos habitaciones y de entre 60 y 80 metros cuadrados en el centro y macrocentro de la ciudad, ha pasado a costarle a quien lo alquile alrededor de 1.500 pesos por mes, cuando hace dos años el precio no superaba los 1.000.

 “Además, los últimos datos que tenemos indican que un inquilino que paga, por ejemplo, 1.000 pesos mensuales de alquiler, ahora, para recontratar el inmueble va a tener que destinar 1.000 dólares promedio en concepto de las comisiones que cobra la inmobiliaria, mes adelantado y demás costos que acompañan esta operación. Esto es algo realmente prohibitivo para cualquier trabajador que tenga que hacerse cargo de esa situación”, explicó el dirigente.

 Si embargo, más preocupante es la situación de las expensas. Según Roldán, en los últimos dos años el costo de ese rubro prácticamente se ha duplicado e incrementado alrededor de un 50 por ciento más que lo que lo han hecho en el mismo lapso los alquileres. “En un departamento que antes costaba 1.100 pesos mensuales y ahora está en 1.400, hay casos en donde las expensas subieron de 250 a 400 pesos”, explicó el titular de la Concejalía Popular. “El tema de las expensas es algo que está un poco oculto, y es un tema más que importante. Históricamente es un rubro que estuvo por debajo de la luz y el agua, por ejemplo, y hoy la realidad es totalmente inversa”, aseguró Roldán.

 Por su parte, el representante en la ciudad de la Asociación de Propietarios de Inmueble de Propiedad Horizontal (Apiph), Juan Carlos Lagrange, sostuvo que los aumentos se deben en parte a un hecho que ha pasado desapercibido. “En los últimos dos meses los administradores han incrementado sus honorarios, lo cual repercute en las expensas”, explicó el dirigente. Actualmente los administradores perciben honorarios que, según el caso, oscilan entre los 600 y los 2.000 pesos mensuales.

  Lagrange también agregó a la hora de intentar explicar los incrementos otro factor determinante: “Es el de los porteros. Por supuesto que me parece bien que los sueldos sean altos, pero eso tiene sus costos. Por cada año de antigüedad tienen un incremento salarial por convenio colectivo del 10 por ciento. Y eso también tiene un peso importante”, opinó.

Comentarios