País

Sáenz Peña, Chaco

Alpargatas despidió a últimos empleados y cerró su planta

La planta fabril Alpargatas Textil Saic (ex Fibramalva) cerró definitivamente sus puertas en Chaco y puso a la venta su predio. Así lo confirmaron fuentes sindicales. Además despidió sus últimos 30 trabajadores, algunos con hasta 35 años de antigüedad


“El predio ya está a la venta y para fin de año no quedará ningún empleado”, confirmaron fuentes sindicales.

“El predio ya está a la venta y para fin de año no quedará ningún empleado”, confirmaron fuentes sindicales al portal chaqueño Periodismo365 respecto de la situación de la planta que Alpargatas gestiona en esa provincia.

“Es un golpe socio económico muy fuerte para Sáenz Peña. Este año se desmotaron 3.700 toneladas de algodón mientras que el año anterior fueron 20 mil y años anteriores más de 40 mil toneladas por año. Llegamos a este cuadro de situación por la impresionante caída en el consumo interno de ropas, hilados y telas”, añadieron.

“Ésta planta de Sáenz Peña es la única que tiene la empresa Alpargatas en el Chaco. Hace 65 años que Alpargatas le compró la fábrica a Fibramalva. Ya nos avisaron que a fin de año cierran todo, venden y se van del Chaco”, lamentó Dante Quintana, integrante del gremio Sindicato de Trabajadores Aceiteros y Desmotadores de Algodón (Stadyca).

“Con la posible venta se podría traspasar la planta más los pocos empleados permanentes que quedan, pero no es seguro”, explicó buscando una luz de esperanza ante una situación que parece no ameritarlo.

“Es un golpe socio económico muy fuerte para Sáenz Peña porque el dinero de esos sueldos dejará de circular en el circuito comercial local. Las indemnizaciones de los despidos primero irán para cancelar deudas y con el resto se verá que se hace”, explicó el gremialista. En este contexto, Alpargatas quedaría con las plantas textiles de Catamarca, Bella Vista (Corrientes) y Tucumán, más sus oficinas centrales en Buenos Aires.

Quintana explicó que las mayores acciones de Alpargatas Textil fueron vendidas a un grupo inversor financiero brasilero y para ellos no cuentan las cuestiones productivas sino las ganancias. “Este año se desmotaron 3.700 toneladas de algodón mientras que el año anterior fueron 20 mil y años anteriores más de 40 mil toneladas por año. Esto pasa por la impresionante caída en el consumo interno de ropas, hilados y telas. No es que no haya algodón, hubo mucho y va a haber en mayor cantidad para la campaña próxima; pero la empresa desmota únicamente lo que les hace falta para sus hilanderías; y como las ventas han caído estrepitosamente, llegamos a este lamentable final”, detalló Quintana.

Fuente: Info Gremiales

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios