Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Algunos negocios abrieron pero faltaron los clientes

La lluvia atentó contra aquellos locales que levantaron la persiana porque casi no hubo gente en la calle.

Con calles vacías, lluvia incesante y diferentes opiniones sobre qué sucedía en el ámbito comercial de la ciudad, el análisis de los comerciantes sobre el primer “feriado puente” del año sembró lecturas encontradas. Mientras Elías Soso, presidente de la Asociación Empresaria, se manifestaba “satisfecho” por el panorama que brindaba el día; Fabio Acosta, que preside la Federación de Centros Comerciales a Cielo Abierto, consideró que la apertura de comercios fue “bastante baja” y que, claro, sus expectativas no fueron cumplidas. Ambas asociaciones, en trabajo conjunto con la Municipalidad, habían impulsado la apertura de negocios en vistas a que Rosario tome características turísticas, pero los proyectos fueron desdibujados por el mal clima; aun así, la misma campaña se replicará en Semana Santa. Cabe destacar que el gremio de los Empleados de Comercio se declaró contra estas medidas al considerar que “los feriados son para todos y no tendrían que trabajarse”.

“No todos podemos salir de vacaciones”, “éste es un feriado entre comillas”, “hay que pagar el alquiler, y todos los gastos fijos…”, “con tantos feriados no podemos sostener la economía”, “el verdadero feriado fue ayer (por el 24 de marzo)”. Éstas, y unas cuantas más, fueron las explicaciones que se dieron desde los pocos negocios abiertos en la ciudad. A lo largo de la jornada de ayer, Rosario se mantuvo calma. La lluvia y el feriado fueron una buena combinación para quedarse en casa; las calles estaban desiertas y sólo unos pocos comerciantes decidieron abrir sus locales, sobre todo los dueños. Eso, al menos, es lo que pudo verse en la recorrida que hizo El Ciudadano fuera del centro de la ciudad.

Pero también estuvieron abiertos los grandes locales de Rosario, gastronómicos ante todo; aquellos que están en puntos clave para el turismo. En este sentido, Fabio Acosta resaltó que algunos lugares estratégicos, como la avenida Pellegrini, abrieron en un 60 por ciento, mientras que los centros comerciales barriales, que no esperan ser visitados por el turismo, sólo abrieron sus puertas para los clientes habituales. Según el relevamiento realizado por Acosta, sólo un 25 por ciento de los locales de la ciudad no adhirió al feriado puente; siendo los rubros sobresalientes: estaciones de servicios, farmacias, almacenes, supermercados, carnicerías, verdulerías, electrodomésticos, por ejemplo. Además de la “baja apertura” que describió, Acosta destacó que “los grandes ausentes del día fueron los clientes”; que ni siquiera fueron atraídos por los diversos happy hours y promociones anunciados.

Sin embargo, y a modo de contrarrestar estas últimas declaraciones, para Elías Soso la actividad del día “superó las expectativas”, y, a pesar del mal tiempo, consideró que el resultado fue satisfactorio. “Abrieron negocios, centros comerciales barriales, bares, y las galerías más importantes de la ciudad”, describió el presidente de la Asociación Empresaria. Según explicó, la apertura se impulsa para que Rosario tome las características de una ciudad turística, lo que, precisamente, intenta fomentar el nuevo calendario de feriados.

Aun así, abrir o no en un día como el de ayer, no deja de ser una decisión del empresario o del dueño del local en cuestión. Víctor Trovato, secretario general de la Asociación Empleados de Comercio, hizo hincapié en esto, agregando también al 24 de marzo como fecha en la que varios locales abrieron sus puertas. El gremialista se mostró en desacuerdo con estas campañas que impulsan trabajar durantes los feriados. “Los feriados no tienen que trabajarse, pero a los empleados de comercio no les queda otra: o trabajás, o no tenés más trabajo. Como ésta es una decisión empresarial, el gremio no puede hacer más que verificar que el que trabaja un día así cobre lo que se merece”, dijo. Y a modo de ejemplo, agregó: “Ayer (por el 24 de marzo), fue un día muy importante. Los empleados tendrían que haber estado con sus familias, no trabajando”.

Comentarios