Ciudad, Edición Impresa

Persianas que bajan

Alerta: estiman que los locales en alquiler ya crecieron un 25%

El dato corresponde a Rosario y compara con igual período de 2015. Según una entidad ya cerraron 2 mil negocios este año. La merma en el consumo y el alza en los costos, sobre todo de la luz, comenzó a impactar a pleno.


La merma en el consumo y el alza en los costos, sobre todo de la luz, comenzó a impactar a pleno en la ciudad. Según datos que entregan desde la Cámara de Empresas Inmobiliarias de Rosario (Cadeiros), la cantidad de locales comerciales en alquiler creció un 25 por ciento en lo que va del año en relación con el mismo período de 2015. El dato refleja en la práctica que se incrementó en muy poco tiempo el cierre y (en menor medida) la rotación de negocios.

De hecho, representantes de entidades que nuclean a pequeños y medianos empresarios y paseos comerciales a cielo abierto mencionan que ya debieron bajar sus persianas entre 1.500 y 2.000 negocios (ver aparte).

Las estimaciones en torno a la caída en las ventas en los comercios locales varían según la zona de la ciudad.

Distintos relevamientos privados reflejan que en el centro la baja ya ronda entre un 15 y 20 por ciento. Mientras que en algunos barrios llega al 30 por ciento. A la par, el ajuste en los gastos se siente con todo. El impacto más grande lo marcó la energía eléctrica, cuya última factura llegó con subas de entre 100 y 150 por ciento .

Ese escenario está comenzado a reflejarse en la calle. Basta sólo transitar por algunas arterias comerciales de la ciudad para notar que crecen los locales vacíos con los carteles que anuncian la puesta en alquiler.

“Desde 2002 que no se veía una situación similar. Sin ir más lejos, hasta el año pasado había lista de espera cada vez que se desocupaba un local, y hoy toma entre 60 y 90 días volver a colocarlo”, describió a este diario Marcelo Gustafsson, titular de la inmobiliaria que lleva su nombre y presidente de la Corporación Empresas Inmobiliarias de Rosario (Ceir).

Para graficar la situación, el intermediario hizo eje en lo que está sucediendo en el tramo céntrico de calle Córdoba. “Hacía más de diez años que no se veían carteles ofreciendo alquileres allí. Y hasta en algunas cuadras se ve más de uno. Algo similar se observa por Rioja. Esto es inédito en mucho tiempo, es una señal de alerta”, señaló.

El escenario que describe Gustafsson marca un cambio notable en relación con el año pasado. Según un informe que Ceir entrega y actualiza cada seis meses en conjunto con la Federación Gremial de Comercio e Industria local, el centro de la ciudad cerró 2015 con 251 locales comerciales vacíos.

El relevamiento se realiza en el radio delimitado por bulevar Oroño, Tucumán, avenida Belgrano, Buenos Aires y Mendoza. La cantidad de inmuebles desocupados representó sólo el 6,4 por ciento del total de las 3.934 propiedades para uso comercial que hay en la zona.

“En julio vamos a tener información concreta otra vez. Pero está claro que el crecimiento en la disponibilidad de locales en el mercado es marcado y te diría que se empezó a notar en abril”, menciona el agente inmobiliario.

Por lo pronto, toda la atención y las expectativas están puestas en lo que ocurrirá en los próximos meses, que serán claves en la evolución de la economía local, además de nacional. “Hoy no se ve que la situación vaya a mejorar. Por lo tanto, todo podría continuar igual si no hay grandes cambios. Creo que deberían tomarse más medidas que favorezcan al crecimiento, el consumo y a las pequeñas y medianas empresas”, señaló Gustafsson, para quien unos de los rubros más castigados es el textil.

En tanto, José Ellena, titular de Cadeiros, dijo que aún no se puede hablar de un escenario de crisis, “pero sí de alarma”.

“Además de los cierres, lo que se está observando es una tendencia de mudar el negocio a locales más chicos a la hora de renovar el alquiler. Por ejemplo, en zona sur comercios que estaban en avenida Arijón o Ayacucho se achican y se van a San Martín, que ahora tiene disponibilidad. Se posicionan mejor pero sacrifican metros cuadrados. Esto es un emergente de la situación. Por eso hay que ser muy cautos al momento de negociar un contrato”, sostiene el referente inmobiliario.

Tras eso, Ellena mencionó que a la delicada realidad económica de algunos locales del  centro de la ciudad se le suman otras complicaciones. Y es que el “reordenamiento urbano” que encaró la ciudad y se fue consolidando por su propia dinámica en el tiempo dejó ganadores y perdedores.

“Por ejemplo, si Rioja, San Juan y Santa Fe tienen una cantidad importante de locales vacíos es porque esas calles también fueron de las más castigadas. San Juan quedó ediliciamente muy fea. Y en Santa Fe influyó la instauración del carril exclusivo y que varios bancos se fueron, algo que antes era impensado”, sostiene.

En cambio, Ellena explicó que las calles Sarmiento, Entre Ríos, Corrientes, y Paraguay permanecen con buenos registros de ocupación. Al menos hasta ahora.

Cifras que asustan

Algunos de los sectores que representan a los comerciantes también entregaron datos en torno al cierre de negocios en lo que va del año en la ciudad.

Según Juan Alcaraz, integrante del Paseo Comercial de avenida Arijón, unos 1.500 negocios “se vieron obligados a bajar sus persianas porque no pueden afrontar el alza de costos”. De acuerdo con datos de la Guía Productiva elaborada por la Municipalidad, en Rosario hay 17.651 comercios habilitados, de los cuales unos 7.000 están ubicados en los 29 centros a cielo abierto distribuidos por la ciudad.

En tanto, un número aún mayor entregó Juan José Sisca, secretario nacional de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme).

El dirigente dijo que este año ya cerraron 2 mil comercios. “Hay que hacer algo urgente para parar esta situación y que así no se transforme en irreparable”, señaló.

Comentarios