Ciudad

En plan de lucha

Alerta en Conicet: “El ataque a los compañeros es el desmantelamiento de los organismos del Estado”

Trabajadoras y trabajadores de ATE Conicet Rosario se sumaron a la jornada de lucha a nivel nacional contra el despido de un 20 por ciento de la planta contratada del Estado. En el organismo afecta a 1.200 administrativos de todo el país, 38 de Rosario, cuyos contratos vencen este 31 de marzo


Fotos JUAN JOSE GARCIA

Trabajadoras y trabajadores de Conicet Rosario se sumaron a la jornada de lucha y paro nacional este miércoles contra el despido de un 20 por ciento de la planta estatal. Se trata de personal administrativo cuyos contratos vencen el 31 de marzo y aún no fueron notificados sobre su continuidad o cancelación. En el organismo se desempeñan 1.200 personas en todo el país bajo esta modalidad, de las cuales 38 pertenecen a Rosario, algunas con funciones desde hace 10 años.

“Hay un malestar muy profundo y una gran preocupación por la política de desinformación del gobierno nacional. Este plan de shock paraliza y atemoriza a las y los trabajadores porque la información que tenemos se basa en rumores de los que se hicieron eco directores de institutos”, dijo a El Ciudadano Victoria Bona, docente de la facultad de Humanidades y Artes y becaria doctoral de Conicet, quien valoró la convocatoria de este miércoles que contó con el apoyo de los gremios docentes Coad y Amsafé. 

“A 10 días del vencimiento del contrato no se les ha notificado ni por la renovación ni por la cancelación. Hay varios rumores sobre la presión del gobierno para hacer un recorte de entre un 20 y 30 por ciento”, agregó Marianela Scocco, investigadora de Conicet, quien destacó el carácter de unidad de la jornada de este miércoles con docentes y universitarios.

Trabajadores de Conicet convocan a una jornada de lucha contra el ajuste y despidos de personal

Según señalaron desde ATE Conicet, el recorte afecta a más de un 20 por ciento del personal estatal contratado que representa cerca de 70 mil personas en todo el país, de las cuales 1.200 pertenecen a Conicet y 38 son de Rosario. “Es un número muy contundente porque da cuenta de la precariedad del trabajo en el Estado, tan demonizado por el gobierno nacional, y de lo insignificante que representa en términos económicos ya que el despido de ese 20 por ciento tampoco hace al enriquecimiento a las arcas del Estado”, agregó Bona y destacó la falta de información oficial: “Es muy perversa la forma de comunicar. Inmoviliza porque atemoriza, ya que nadie sabe a quién le puede tocar el despido. Exigimos información frente al amedrentamiento y al ensañamiento del gobierno nacional con las trabajadoras y trabajadores del Estado, quienes garantizamos derechos para todos y estamos en pie de lucha para defender nuestros puestos de trabajo”. 

Foto: Juan José García.

Desde ATE Conicet se manifestaron contra cualquier despido y recordaron que en enero pasado pudieron revertir la situación de una trabajadora de Rosario, a quien le renovaron el contrato. 

“Este recorte apunta a quienes están contratados bajo el artículo 9, porque es el personal que, de alguna manera, estructura a los organismos estatales. La viabilidad de Conicet recae en el personal administrativo que lo garantiza. No son ñoquis. Son compañeros que se ocupan de cuestiones de tecnologías, recursos humanos y financiamiento, sin los cuales no podemos funcionar. El ataque a estos compañeros es el desmantelamiento de los organismos del Estado”, señaló Bona. 

Otras medidas de fuerza

Desde la asamblea de ATE Conicet resolvieron sumarse al Abrazo a la Universidad Pública este viernes 22, a las 12, en Ayacucho y Pellegrini “porque nos formamos en la Universidad pública y porque el desfinanciamiento de la  Universidad afecta también a muchos de los institutos de investigación”. 

Además, llevarán la bandera de ATE Conicet a la marcha del 24 de marzo y se suman el próximo martes 26 a la jornada de paro y movilización de parte de los trabajadores del Estado. 

“Queremos llevar este reclamo a la sociedad de manera urgente, porque la situación es grave e inédita. Hay compañeras y compañeros cuyos puestos de trabajo están en riesgo, lo que afecta, además de su vida personal, el funcionamiento de los lugares de trabajo. De forma indirecta afecta a toda la sociedad ya que la desocupación genera una gran recesión a nivel económico y tenemos que denunciarlo. Por eso llamamos a un gran paro y movilización para frenar este ajuste”, dijo Scocco.

Foto: Juan José García.

Comentarios