Ciudad, Edición Impresa

Informe

Al final suele ponerse difícil

El Consejo Asesor de la Vivienda informó que los problemas en las rescisiones de los contratos de alquiler están al tope de las quejas por parte de los inquilinos. Recomiendan hacer un inventario durantes los primeros 30 días.


Ponerle punto final a un contrato de locación viene siendo, por lejos, la instancia más problemática para los inquilinos.

Los requerimientos “desmedidos” por parte de las inmobiliarias para dar por terminada la relación contractual generando gastos –muchas veces elevados– están al tope de las denuncias por parte de los inquilinos. Esto se desprende de un informe elaborado por el Consejo Asesor en Defensa de la Vivienda e Inquilinos, que depende de la Oficina Municipal de Defensa del Consumidor, desde donde además señalaron que las presentaciones por distintos reclamos aumentaron un 15 por ciento durante el primer semestre de 2016 en comparación con el mismo período del año pasado.

Mientras que en 2015 la cantidad de denuncias llegó a las 544 entre enero y junio ahora trepó a 628. Con respecto a los alquileres, este año de los 445 casos que se presentaron, 404 fueron consultas por inconvenientes en locaciones de viviendas con destino familiar y 41 por alquileres comerciales. La mayor cantidad de conflictos se dieron, además por los requerimientos desmedidos a la hora de recibir la propiedad, en la falta de conexión y servicio de gas en las propiedades con incumplimientos de la parte locadora a la hora de abordar el problema.

El coordinador del Consejo Asesor de Vivienda en la Oficina del Consumidor, Ariel D’Orazio, contó que “las quejas fundamentalmente tienen que ver con los problemas al momento de entregar la propiedad y con las exigencias que tienen las inmobiliarias”.

“Esto se ha tornado en el primer tema de consulta de los inquilinos en este primer semestre de 2016. Ocurre porque cuando se entregan las propiedades muchas veces no están en condiciones. Hay inquilinos que desconocen que deben hacer el inventario correspondiente y al devolver las llaves las inmobiliarias exigen condiciones que no condicen con el estado original de la propiedad intentando sacar incluso una suma de dinero extra, lo que la convierte en una práctica extorsiva”, señaló.

“El Estado está ausente y se debería crear un mecanismo para que pudiera arbitrar entre las partes porque en estos casos las inmobiliarias terminan siendo juez y parte y nunca en beneficio de los más débiles que son los inquilinos. Por eso, como primera recomendación es fundamental hacer el inventario en los primeros 30 días, tomarse el trabajo de observar detalladamente cuáles son las condiciones que describe el contrato de locaciones sobre las condiciones que se encuentra la propiedad y aclarar cuáles son las cuestiones que no tienen nada que ver con el estado original de la propiedad. Hay que hacerlo con una copia escrita y si la inmobiliaria se niega enviarlo en forma de carta documento para que se constituya en un documento a la hora de entregar la propiedad y no tener que erogar gastos que no corresponden”, añadió.

La renovación

Los reclamos también pasan por aumentos desmedidos en la renovación; problemas edilicios, con vicios ocultos de la propiedad, humedad o filtración de agua; cobro de expensas extraordinarias; rescisión anticipada de contrato e indexación excesiva del valor del canon; consulta por gastos iniciales; y cobros de conceptos indebidos.

También se recibieron consultas por renovación del contrato; por problemas en el inicio de la relación contractual; retención indebida de seña; consulta para confección de contrato; y retención del depósito en garantía.

Con respecto a los consorcios y administraciones de edificios, el rubro registró 124 expedientes. Hubo principalmente consultas sobre inscripción en el Registro de Administradores de Consorcios; denuncia de mala gestión o maltrato por parte del administrador; dudas sobre conceptos en liquidación de expensas; y sobre administradores que no convocan a asambleas o no realizan rendición de cuentas.

Con respecto a la vivienda única, se gestionaron 32 expedientes. Las denuncias son radicadas contra entidades bancarias o, en menor medida, particulares. Los principales motivos de consultas fueron por juicios por deudas hipotecarias y por consultas por ley de suspensión de remates.

Además hubo 12 expedientes por viviendas con financiación anticipada. Esta temática presenta una operación similar a los planes de ahorro. En este caso la principal duda gira en torno a la manera en que se debe proceder para cancelar la totalidad de las cuotas y a los permanentes incrementos de las mismas.

Por último, con respecto a los loteos y fideicomisos hubo 15 denuncias contra desarrolladores inmobiliarios de zonas aledañas a Rosario y son formuladas, principalmente por demoras en la entrega de los lotes o unidades de vivienda.

Del total de los 628 expedientes de estos primeros seis meses de 2016, tuvieron resolución favorable 387, 30 mediante la vía de audiencia de conciliación, 37 resolución negativa, 138 de los casos sólo concurrieron por asesoramiento y 66 todavía no poseen un cierre definitivo a lo planteado.

Comentarios