Policiales

Pueblo Nuevo

Ajuste en desarmadero: lo matan de 8 tiros

Los agresores no se habrían llevado dinero ni elementos personales del lugar. La víctima, apodada Karasay, era de barrio Tablada. Tenía 38 años.


Un taller de Cervantes al 700, el último lugar de el apodado Karasay.

Un hombre de 38 años murió este jueves, pasado el mediodía, en el hospital Roque Sáenz Peña a causa de los disparos recibidos cuando se encontraba en un taller mecánico y desarmadero, ubicado en Cervantes al 700, de Villa Gobernador Gálvez, junto con su padre y sus hermanos. La mecánica de la ejecución puso como primera hipótesis un ajuste de cuentas.

Según fuentes ligadas a la investigación, el padre de la víctima, de 76 años, dijo a las pesquisas que dos hombres entraron armados al taller y atacaron a balazos a Emilio Pagliano, de 38 años y apodado Karasay, quien fue el único de los tres alcanzado por las balas.

En un examen preliminar, el médico forense determinó que el cuerpo de Pagliano tenía al menos ocho impactos, explicaron voceros judiciales para aclarar que esperaban el resultado de la autopsia que se realizará en el Instituto Médico Legal (IML) para corroborar estos datos.

Siempre sobre la base del relato del padre del fallecido, los atacantes abrieron fuego y se escaparon rápidamente sin que los presentes pudieran ver en qué vehículo huyeron.

Los agresores no se habrían llevado dinero, ni elementos personales del lugar, dijeron los pesquisas.

“Entraron le apuntaron a uno de los tres que estaba adentro. Le tiraron a todos pero le apuntaron a uno. Y se fueron corriendo. No es robo ni nada, es una bronca personal. No sabemos si es por un problema con la venta de estupefacientes”, dijo un detective.

El Gabinete Criminalístico de la Policía de Investigación (PDI) trabajó en el lugar y recolectó 13 vainas servidas calibre 9 milímetros.

Interviene el fiscal Adrián Spelta, de la Unidad de Homicidios Dolosos del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Ataques previos en Tablada

Karasay había sido víctima de ataques a comienzos de 2018, la mayoría de ellos no denunciados y ocurridos en la zona sur de Rosario.

A fines de febrero, su casa de Esmeralda al 4000 fue el blanco de balazos. En esa época, un búnker de drogas de Centeno al 100 bis ardió. El puesto de venta de drogas, según contaron por lo bajo allegados en Tablada, estaba atribuido a Pagliano y en el lugar se encontró un revólver calibre 32 entre las cenizas. Las broncas escalaron y debió recalar en la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia hasta que sus enemigos mermaran el asedio, o bien aparezca la plata, describió un allegado bajo estricta reserva, y agregó: “Le pagaba a los C. (en referencia al clan asentado en La Granada) para poder vender droga”.

De profesión mecánico, tenía una flota de coches que trabajaban para una remisería de barrio República de la Sexta. Además de camiones de remolque y una pollería, expuso el conocido, para agregar: “Tuvo problemas tanto con la banda de René como con Los Monos”.

En enero de 2011, un hermano, con antecedentes por robo, amenazas y lesiones, fue herido de bala en Chacabuco y Quintana. Los tiros entraron por la zona lumbar y lo dejaron internado en el Heca.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios