Gremiales

Pelea de bolsillo

Ahora uno de los jefes de la CGT habla de paro

Acuña, que llegó al viejo triunvirato cegetista como ladero del gastronómico Luis Barrionuevo, volvió a exhibir la distancia que el sector históricamente tuvo con el kirchnerismo


“Están dadas las condiciones para un paro general”, toreó Carlos Acuña, uno de los integrantes del ahora binomio que conduce la CGT. En una retahíla de posicionamientos y definiciones, el dirigente barrionuevista también calentó la interna gremial y política: sostuvo que el ex ministro Sergio Massa “es el candidato del movimiento obrero” y que el camionero Hugo Moyano no sólo está muy lejos de las huestes cegetistas: “Es de la CTA”.

Cada espacio sindical empieza a apurar y a jugar sus fichas por sus candidatos pensando en los comicios de octubre. A horas de que Pablo Moyano haya fogoneado una fórmula con Cristina Fernández de Kirchner presidenta y Massa gobernador bonaerense, Acuña salió a dinamitar esa posibilidad de entendimiento.

Acuña, que llegó al viejo triunvirato cegetista como ladero del gastronómico Luis Barrionuevo, volvió a exhibir la distancia que el sector históricamente tuvo con el kirchnerismo. Empero, esta vez no eludió hablar de una huelga, como pide el ala combativa del sindicalismo desde hace meses.

“Por supuesto que están dadas las condiciones para un paro general”, sostuvo. “Toda la sociedad está muy disconforme con la actitud del gobierno”, agregó el titular del gremio de estaciones de servicio y lavaderos, Soesgype.

“Veo al presidente hablar de alegría, de que no hay otro camino. La verdad que me entristece que no reconozca. Es como una cachetada para la sociedad y los trabajadores hablarles de alegría cuando es un momento triste para todos los argentinos”, apuntó contra Mauricio Macri.

El consejo directivo de la CGT todavía espera del gobierno nacional una respuesta a su pedido de convocar al Consejo del Salario para discutir un nuevo Salario Mínimo, Vital y Móvil. Lo único que obtuvieron, en cambio, es que la segunda parte del acuerdo CGT-gobierno que diluyó la posibilidad de un paro general en diciembre –un bono de fin de año y un mecanismo para evitar despidos– quedara en letra muerta por falta de reglamentación.

Demasiado hasta para la pacificación del sindicalismo más amigable. Por ello Acuña puso distancia con el oficialismo, e incluso elogió la figura opositora de Roberto Lavagna: “También buen candidato”, dijo, pero claro está, “si Massa decidiera dar un paso al costado”.

Antes de fin de año, el ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner se reunió con la “mesa chica” de la CGT. Y es visto con simpatía por el propio Barrionuevo.

El límite para Acuña es evidente: “Casi todos los candidatos hoy le ganan a Macri en segunda vuelta, excepto Cristina”, dijo, aunque recientes encuestas muestran exactamente lo contrario. “Los que apoyan a Cristina, en definitiva, quieren que gane Macri”, sorprendió el cacique cegetista, que así agitó más la interna con los Moyano y su Frente Sindical para el Modelo Nacional, y hasta con el independiente Héctor Daer, del gremio de la Sanidad, que desandó trancos con la ex presidenta y promueve, como otros pesos pesado del sindicalismo, la interna del peronismo con todos adentro.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios