Política

Causa de los cuadernos

Ahora también se arrepintió un empresario local: Jorge Balán

El titular de la firma Industrias Juan F. Secco, declaró ante el juez Bonadio por la causa de los cuadernos y se acogió al beneficio. Oriundo de San Lorenzo, tuvo muy buenos vínculos con el gobierno de Carlos Saúl Menem


Balán es oriundo de San Lorenzo y en los 90 estuvo vinculado al gobierno de Menem.

La causa de los cuadernos tiene un nuevo empresario santafesino arrepentido. Se trata del titular de la firma con sede en Rosario Industrias Juan F. Secco, Jorge Balán, quien asistió a Comodoro Py y declaró ante el juez federal Claudio Bonadio.

Balán es oriundo de San Lorenzo y en los 90 estuvo vinculado al gobierno de Carlos Menem. Alberto Kohan, operador político del ex presidente riojano, también es de San Lorenzo y conocía a Balán. En el inicio del gobierno de Menem, la Argentina atravesaba una gran crisis energética y Kohan, quien fue secretario general de la Presidencia y Ministro de Salud, le acercó la idea a Secco, en ese momento con sede en Granadero Baigorria, de importar grupos electrógenos de gran porte, para acercar una solución a las industrias.

Así fue que comenzó un crecimiento exponencial de la firma que luego incorporó la representación de autoelevadores y dio el salto grande cuando se metió en la construcción de centrales eléctricas y contratos de obra pública.

La empresa Secco aprovechó la falta de energía del país y el negocio de alquilar grupos electrógenos a grandes empresas y pueblos enteros fue muy redituable: se transformó en una de las industrias más grandes de la provincia de Santa Fe.

En un primer momento, había sido citado a declarar Raimundo Peduto, quien tiene relación con la Secco. Peduto se había negado a declarar y no se acogió a la figura del arrepentido pero igualmente fue liberado por Bonadio.

Industrias Juan F. Secco fue inaugurada en 1936 cómo una empresa metalmecánica que fabricaba piezas de motores. Fue en el 89 cuando, por intermedio del funcionario menemista Kohan, comenzó a importar generadores.

En 1995 la firma empezó a incursionar en la venta de autoelevadores. La firma estadounidense Clark Material Handling la nombró como distribuidora oficial. El crecimiento llevó a la empresa a abrir oficinas en Buenos Aires y Córdoba. En 2007 abrió su sede central en Rosario.

Industrias Secco cuenta con más de dos mil trabajadores y tienen contratos en Uruguay, Perú y Colombia, donde construyen centrales eléctricas, provee usinas portátiles y planifica logística y movimientos para empresas.

Con el actual gobierno argentino, su suerte se mantuvo. La administración de Mauricio Macri adjudicó el “proyecto DF” que consistió en la construcción y montaje de tres nuevas centrales eléctricas ubicadas en la localidad de Pérez, Cañada de Gómez y Villa Ocampo en Santa Fe. En 2017 las tres plantas ya estaban produciendo energía.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios