Gremiales

Unidad de los trabajadores

Ahora sí resurge la CGT Rosario

A ocho años de la fractura que dividió a la CGT Rosario y en la emblemática fecha del 26 de julio, en un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón, medio centenar de gremios rosarinos participaron este jueves de una cumbre con la vista puesta en la unidad y el relanzamiento de la CGT Rosario.


A ocho años de la fractura que dividió a la CGT Rosario y en la emblemática fecha del 26 de julio, en un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón, medio centenar de gremios rosarinos participaron este jueves de una cumbre con la vista puesta en la unidad y el relanzamiento de la CGT Rosario.

En el cónclave en el que participaron secretarios generales o primeras líneas de gremios grandes, medianos y pequeños, todos los asistentes coincidieron en un primer paso clave para todo proyecto común: dejar de lado las diferencias y todo proyecto sectorial o personal para privilegiar al conjunto. “Es lo que nuestras mismas bases nos están reclamando”, marcó el titular de Luz y Fuerza, Alberto Botto, quien además está al frente del Movimiento Sindical Rosarino, que acompañó como formación  la convocatoria.

El cónclave tuvo lugar en la histórica sede de la CGT Rosario en Córdoba al 2061 y del armado participaron, entre otros, Botto; el titular de la Federación de la Carne, José Fantini, y el titular de Camioneros de Santa Fe, Sergio Aladio. Con trayectorias diferentes, ellos y otros pesos pesado del sindicalismo local convergieron en la misma mesa y lo seguirán haciendo: una de las decisiones de la reunión es volver a sentarse en exactamente una semana para continuar la ronda de conversaciones.

La segunda cita será la clave del interés real, y alguno de los participantes ya anticiparon a este diario que no sólo no dejarán vacante el espacio sino que invitarán a otros gremios y corrientes con el mismo paraguas: el contexto político, económico y social no las permite.

“En el espanto todos estamos unidos”, se sinceró el titular de la UOM Rosario, Antonio Donello. Con otro compromiso, el jefe de los metalúrgicos no estuvo en la reunión, pero sí otro representantes. “Estamos adentro”, dijo Donello  y resaltó la importancia de que todos los gremios estén unidos: “De a uno nos van a ir destruyendo. Tenemos que brindar todos un gesto de humildad”, sostuvo.

“Todos los gremios de la industria tenemos en un problema tremendo. El mercado se comprimió al máximo, se está cayendo a pedazos. Si no hay consumo en las panaderías, en las verdulerías, en los almacenes, ¿quién va a comprar una plancha, una heladera, un televisor”, se preguntó el metalúrgico. Y apuntó a las carroceras de la región, la línea blanca y las pymes como los sectores más comprometidos por la depresión del mercado interno y la apertura de importaciones que le da el golpe de gracia y “peor que en 2001”.

El mismo diagnóstico hizo el lucifuercista Botto, aunque resaltó “la predisposición de todo los dirigentes” para transitar un camino común que “en principio será una unidad de acción”.

El dirigente explicó que en la próxima reunión analizarán la situación gremio por gremio, con una decisión de acudir en apoyo de los que estén atravesando conflictos. “Quizás los primeros sean los industriales, pero este modelo nos va a terminar afectando a todos. Nadie se salva”, sostuvo, y acusó al gobierno de Mauricio Macri de buscar, lisa y llanamente, “destruir el modelo sindical argentino”.

Otro de los presentes, el titular de los Docentes Privados, Martín Lucero, resaltó el “nuevo inicio” por la unidad del movimiento obrero, y diferenció, como sus pares, los anteriores intentos de que se entreteje ahora. “Hay gestos de acercamiento, y la coyuntura contrarias a los derechos de los trabajadores nos obliga a la  unidad del movimiento obrero”, adivitió el titular de Sadop Rosario.

Con todo, entre los presentes también estuvieron otros pesos pesado de la región, como La Bancaria, Smata, Municipales, Madereros, Judiciales, Sutracovi y Telefónicos, con decenas más.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios