Política

El Fondo va a fondo

Ahora el FMI se tiró contra los productores agropecuarios

Para mejorar la situación fiscal del país, el organismo de crédito recomendó al gobierno de Cambiemos frenar la rebaja de retenciones a las exportaciones de soja y postergar aspectos de la reforma tributaria,


La titular del FMI, Lagarde, llega este viernes al país para supervisar la marcha del acuerdo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomendó este viernes a la Argentina frenar la rebaja de retenciones a las exportaciones de soja y postergar aspectos de la reforma tributaria, para mejorar la situación fiscal del país.

En el “staff report” que los técnicos del organismo que conduce la francesa Christine Lagarde elevaron al directorio para que la Argentina consiguiera la línea de crédito de 50.000 millones de dólares, sugirieron también “vender tierras” y amortizar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad para financiar el pago de reclamos jubilatorios.

Para lograr disminuir el déficit primario y llevarlo a 2,7% del PBI este año y a 1,3% en 2019, proponen al gobierno de Mauricio Macri retrasar la implementación de partes de la reforma tributaria aprobada recientemente hasta 2020 como un medio para preservar los ingresos.

También sostienen que habría que “mantener la tasa promedio de impuestos a la exportación en productos de soja en 25,5%”.

Las retenciones a la soja son hoy de 26,5% para la exportación del poroto y de 23,5% para los subproductos y derivados.

El gobierno nacional de Mauricio Macri viene reduciendo mes a mes un 0,5% las retenciones a la soja y ante los rumores de que podía frenarse o volver en otros productos agrícolas dijo que no se tocará el cronograma de baja de esas retenciones.

En el FMI recomiendan, además, “vender tierras y amortizar los activos de los fondos de pensiones que actualmente tiene el gobierno para financiar parcialmente el pago de los reclamos de pensiones pasadas”, es decir, lo que el macrismo llamó “reparación histórica”.

Además, el organismo multilateral pide acelerar la reducción de subsidios y recortar el gasto, aunque da detalles de que habría que disminuir “la masa salarial mediante la reducción del empleo público a través del congelamiento a los ingresos en la administración nacional (excluyendo universidades) para 2019 y 2020”. En este punto, el gobierno de Cambiemos ya anunció que lo hará.

La economía argentina se recuperará “gradualmente” en 2019 y 2020, según el informe, y registrará una contracción en el segundo y el tercer trimestre de este año.

El FMI estimó que la economía crecerá este año 1,5%, afectada por la sequía y alrededor del 3% en el 2020.
Entre otros puntos que solicita cumplir el FMI para realizar los desembolsos de dinero, figuran:
n Limitar el crecimiento de los salarios del sector público, incluidos los beneficios no salariales y pagos, a un promedio de 8% durante junio de 2018-junio de 2019.

Reducir las transferencias a las empresas estatales en un total de 15% para 2019, combinado con esfuerzos para fortalecer su posición financiera.

Reducir las transferencias discrecionales a las provincias en un 1,2% del PIB para 2019 y garantizar esas reducciones se compensan con recortes en el gasto provincial en salarios y bienes y servicios.

La consiguiente reducción en el déficit federal será, por lo tanto, reforzada a nivel subnacional nivel.

Reducir el gasto de capital en un 0,6% del PIB en 2019 con la expectativa de que el sector público privado y los proyectos de asociación protegerían el nivel general de desembolsos en infraestructura pública.

El informe elaborado por los técnicos del FMI, liderados por el italiano Roberto Cardarelli, hizo también un análisis de la sostenibilidad de la deuda argentina: resalta la importancia del tipo de cambio flexible.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.