Policiales

Femicidio en Esperanza

Agustina: una búsqueda desesperada con el peor final

Trascendió que sobre el sospechoso, que se suicidó, pesaban dos denuncias de violencia de género por parte de su ex pareja, ambas en trámite


El asesinato de Agustina Imvilkeried está caratulado como femicidio. Lo confirmó en conferencia de prensa la fiscal Laura Urquiza. El principal sospechoso es Pablo Sebastián Trionfini, 39 años, sobre quien pesaban denuncias en trámite por violencia de género hechas por su ex pareja. En el marco de allanamientos para dar con la adolescente en la localidad de Esperanza, la Policía llegó a la casa del sospechoso, que se desempañaba como empleado municipal, y lo encontró ahorcado en el patio. Ahora la investigación está centrada en la autopsia de la joven de 17 años y en los peritajes sobre redes sociales y celulares de ambos, aunque el Agustina aún no apareció.

Las actuaciones para hallar a Agustina se desarrollaron desde las 19 del domingo. A través de registros de cámaras de seguridad, se estableció que ese día a las 5.54 la adolescente salió del boliche Teos.

En diálogo con LT10, Fabio Rudolf, el responsable de la discoteca ubicada sobre la ruta 6, brindó detalles de esos momentos, que fueron captados en una grabación.

“Hay una imagen que está recorriendo [los medios] que esa que publicamos nosotros, cuando ella sale por una de las puertas del boliche. Ella va hasta la otra punta, donde hay un carribar, se la ve que compra una hamburguesa y después se vuelve y se va caminando por la ruta hacia el norte. La cámara pierde el rastro bien adentro de la ruta, llegando a calle 9 de Julio”, dijo el empresario.

“Hasta ese momento que se pierde el rastro –agregó–, siempre está sola. Nunca se le acerca nadie ni a hablar ni nada”.

“Hay un malentendido porque en una de las imágenes que subimos parece que hay un hombre que la está mirando y acosando pero no, es un remisero ese. Es una calle donde paran todos los remises”, aclaró sobre el hombre que se puede ver sobre una Renault Kangoo color blanco.

Testimonios que fueron incorporados al legajo sostienen que testigos la vieron hablando, minutos después, con Pablo Trionfini, en una estación de servicios cerca de la discoteca. Sería la última persona en tener contacto con Agustina.

El dato se esparció por Esperanza, de 43 mil habitantes y ubicada a 38 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Vecinos preocupados por la situación de Agustina protagonizaron una protesta frente a la casa del sospechoso para exigir respuestas. Poco después, pasada la medianoche, la Policía y la fiscal Urquiza llegaron a la casa, en Uruguay y Stein.

Trionfini decidió atrincherarse, dijo un jefe policial, por lo que la fiscal solicitó una orden de allanamiento al juez en turno. Transcurrió alrededor de una hora hasta que el pelotón de uniformados ingresó al domicilio. En el patio, hallaron al sospechoso colgado de una viga, sin signos vitales. Esa decisión presagió el peor desenlace, que ocurriría unas 7 horas después.

El cuerpo de Imvilkeried apareció al costado de un camino de tierra, entre plantas, a 500 metros del boliche, 250 metros distante de la ruta 6. Estaba tapado con bolsas que se utilizan para cereales. Tenía las mismas ropas que vistió la última vez que la vieron con vida. Bomberos llegaron allí gracias al olfato de perros especializados en rastreo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Urquiza dijo sólo con los resultados de la autopsia se sabrá dónde Agustina fue asesinada, si el cuerpo fue movido y si sufrió abuso sexual. Confirmó además que en la casa del sospechoso no se encontraron pertenencias de la adolescente, pero sí guantes con tierra. Además, existe la versión de que Trionfini pidió a un vecino una pala de punta y deslizó que se iba a suicidar.

Durante la mañana trascendió que sobre el sospechoso pesaban dos denuncias por parte de su ex pareja, ambas en trámite. Una de ellas por amenazas y la otra por desobediencia a una orden judicial.

Otro detalle inquietante es que el celular de Agustina no apareció. Una aplicación de rastreo lo ubicó en un predio industrial delimitado por las calles 3 de Febrero, Berutti, Velez Sarfield y la ruta 6. Allí Bomberos Voluntarios y Policía trabajaron varias horas detrás de la señal, sin éxito por el momento.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios