Edición Impresa, Policiales, Últimas

Agoniza un pibe baleado en la puerta de un boliche

Por Ana Laura Piccolo.- Tiene 16 años y le dispararon en su tercer día de trabajo como cuidacoches de un local bailable.


El Límite es un boliche que como su nombre lo indica, está ubicado donde se funden Villa Gobernador Gálvez y Rosario. En la madrugada de ayer también fue el límite de la vida de un muchacho de 16 años, que hacía una semana había comenzado su primer trabajo como cuidacoches en la puerta del lugar. Una bala le atravesó el cuerpo y lo dejó en coma farmacológico conectado a un respirador. Sus familiares dijeron que los médicos no le dieron esperanzas de vida y atribuyeron el ataque a tiros —efectuado desde una moto en movimiento desde arriba del puente de la Circunvalación, que divide ambas ciudades— a la disputa con Brújula, otro local bailable que funciona en la misma manzana.

“Los médicos no nos dieron esperanzas. Hay que esperar”, dijo entre sollozos la mamá de Gustavo desde uno de los pasillos del hospital Provincial.

“Yo le digo Enano a Gustavito, es muy sano, muy tranquilo y le gusta estar en su casa. No era de tener juntas ni nada por el estilo, le esquivaba a todo eso”, recordó su mamá que vive en la zona sur de Rosario.

Según relató, el muchacho había comenzado a cuidar las motos de los pibes que van al boliche Límite, en un espacio verde ubicado frente al bailable que está sobre la Colectora entre Avenida San Martín y Filipini. La madrugada de ayer iba a ser su tercer día de trabajo, ya que los dos primeros fueron el viernes y sábado de la semana Santa. Su mamá contó que el muchacho fue invitado a trabajar allí por un matrimonio amigo de su familia, que calificó de “gente muy buena”; y que el hombre fue testigo del ataque, ya que acompañaba a su hijo al momento de la balacera.

“Le tiraron dos que iban por arriba del puente”, dijo la mujer tras agregar que tanto su hijo como el matrimonio amigo ya le habían comentado “que había problemas entre los clubes de bailes”, en relación al Límite y Brújula, que funcionan a escasos metros de distancia uno del otro

En ese sentido, allegados a la víctima especularon que “disparó gente del otro baile” por una disputa comercial y agregaron que “hace tres semanas balearon el auto de Sergio Torres” cuando terminó de dar un show, en relación al popular músico de cumbia santafesina.

“No sé si va a estar vivo en una hora”

La mamá de Gustavo dijo que su hijo fue atacado cerca de las 2.30 y que había llegado al lugar minutos antes, en los que sólo acomodaron dos vehículos. También lamentó que ningún representante del bailable se haya solidarizado con ella, como acercándose al hospital para saber el estado de salud de su hijo o si necesitaban algo.

“Yo sé que mi hijo era muy apreciado por el dueño del lugar. ¿Vos creés que vino alguien y me preguntó si necesitábamos algo?”, se preguntó la mujer al borde del llanto tras agregar que ni siquiera se presentó a declarar en la comisaría: “Yo no sé si mi hijo va a estar vivo dentro de una hora”.

Varios jóvenes que aguardaban en uno de los patios del hospital Provincial a tener noticias de Gustavo dijeron que tras el ataque que dejó al borde de la muerte al muchacho, “el Pantera” (por el encargado del boliche) cerró las puertas y la siguió adentro”. También hicieron referencia a que el lugar cuenta con servicios adicionales de la Policía pero que pese a las reiteradas grescas que se arman a la salida, muchas a los tiros, “la policía sólo cuida el interior del baile”.

Tras ser herido, el joven fue trasladado en ambulancia hasta el “hospitalito” de Villa Gobernador Gálvez y más tarde trasladado a Rosario por su estado de gravedad.

Fuentes policiales dijeron que por el momento no hay imputados en la causa. El ataque ocurrió en Jurisdicción de la seccional 26ª de Villa Gobernador Gálvez y es investigado por el juzgado de Instrucción de la 14ª Nominación, con colaboración de la Brigada de Homicidios.

Comentarios